Volvo XC90 T8 Twin Engine, a prueba: alto voltaje

Volvo XC90 T8 Twin Engine, a prueba: alto voltaje

El Volvo XC90 T8 Twin Engine es la versión híbrida enchufable del SUV de Volvo. Un coche grande, cómodo y de alta calidad… con un consumo mínimo.

Volvo XC90 T8 Twin Engine: fotos

Texto: Eduardo Lausín.

Como buen híbrido enchufable, el Volvo XC90 T8 Twin Engine disfruta del distintivo azul de la DGT, que le permite sortear las moratorias de circulación en días muy contaminados. Pero, además, este súper sueco es confortable y muy eficiente, a nada que calculamos con esmero.

Volvo XC90 T8 Twin Engine: opción híbrida

En los tiempos que corren, con la “espada de Damocles” sobre las mecánicas diésel en ciudades como París, Barcelona o Madrid, considerar la adquisición de un coche híbrido no es descabellado, por mucho que alguno tenga que cambiar de “chip”.

Un ejemplo de manual entre los “SUV” (Sport Utility Vehicle) más poderosos es el Volvo T8 Twin Engine AWD. Una alternativa conjunta de gasolina y electricidad, enchufable, a los diésel D4 y D5 (190 y 224 CV) y a las versiones de gasolina T5 y T6 (254 y 320 CV). Supera a todos en precio (como mínimo, 3.000 euros) y en potencia: da un conjunto de 408 CV, o de 420 CV añadiendo el pack opcional “Polestar Performance Optimisation”.

Con la batería del sistema eléctrico a tope (es de 65 kW y de ión litio) anuncia una marcha eléctrica máxima de 43 kilómetros, unos 25 en la práctica que, según tarifas eléctricas, haremos incluso por un euro. De otro modo: para recados y recorridos cortos, bien preparados podemos movernos sin gastar una gota de gasolina.

Volvo XC90 T8 Twin Engine: modos de funcionamiento

Precisamente, el Volvo XC90 T8 Twin Engine AWD, que con el motor de gasolina en marcha exhibe aceptables medias reales de 8 a 10 l/100 km, según la conducción, contempla cinco modos de funcionamiento a escoger: “Hybrid”, que deja al vehículo la elección de combinar los motores de combustión y eléctrico para optimizar consumos; “Pure electric”, activable cuando la batería está llena para circular en eléctrico con tracción trasera (donde va ese motor, de 88 CV y 150 Nm de par); “Power mode”, con los dos motores funcionando a la vez para dar la máxima potencia; “AWD”, que activa la tracción total (ideal para ir pistas y caminos embarrados o nevados); y “Save”, que reserva la batería para un momento posterior (si el nivel de carga fuese bajo, el motor de gasolina lo repone parcialmente).

Volvo XC90 T8 Twin Engine: comportamiento

Volvo XC90 T8 Twin EngineDe una u otra forma, el coche es solvente, incluso yendo cargado. Otra historia es la apuesta del fabricante por los motores térmicos de cuatro cilindros, como aquí: un 2.0 que funciona de cine gracias al turbo y a sus 320 CV y 400 Nm, consecuente con el criterio “downsizing” (más pequeño y austero en emisiones, pero con energía de sobra)… y de sonido “pobre” en un automóvil de semejante porte.

Con la fuerza de que dispone, arrastrar los 200 kilos que sube de promedio frente a un Volvo XC90 T6 (al final, más de 2,4 toneladas sobre el asfalto) no entraña mayor pega. Se siente ágil dentro de su envergadura, hasta subiendo largos repechos, negocia curvas con seguridad y frena con potencia y resistencia. No está pensado para uso campero exigente: carece de reductora y de bloqueos de diferencial, pero luce 21,3 centímetros libres hasta el suelo y puede vadear cauces de 45 centímetros.

A cambio, agasaja al pasaje con un chasis equipado con suspensión de naturaleza neumática. Incluso a buena velocidad, filtra con eficacia “lomos” de autovía y traicioneras juntas de dilatación, de ésas que descolocan el conjunto en pleno apoyo, amén de los rotos tan frecuentes en las vías patrias. En esto también aplican unos asientos que parecen butacones domésticos, incluso los laterales de la fila intermedia.

Volvo XC90 T8 Twin Engine: habitabilidad e interior

Volvo XC90 T8 Twin EngineEn la última, la tercera fila, buen recurso para momentos puntuales, irán bien pasajeros de poca estatura, como mucho chavales. Sobre todo porque llegar o salir de allí obliga a un contorsionista ejercicio (como en cualquier otro modelo de este tipo) poco apto para mortales de edad superior.

La calidad interior brilla a excelente nivel: la precisión de los ajustes, los materiales empleados (el revestimiento de cuero, por ejemplo, es de serie), la insonorización general, una moqueta que recubre hasta el último rincón, la posición de conducción…

En fin, está hecho a conciencia y consagra un esmerado entorno de lujo riguroso. Con cinco asientos hábiles, la capacidad de carga es soberbia.

Además, el equipamiento no se olvida de interesantes elementos de serie como el portón trasero motorizado. Junto a éste, otros tan bienvenidos como los faros LED o el climatizador de cuatro ambientes Y como el fabricante no aparca sibaritismos, es posible dotarlo de un completísimo equipo de audio “Sensus Connect Premium de Sound Bowers & Wilkins”, salpicadero e inserciones de las puertas en cuero, el cada vez más de moda volante calefactado…

Un apunte: en España y con siete plazas, su único rival directo es el Range Rover Sport 3.0 SDV6 HYBRID, que no es enchufable. Sí lo son los Audi Q7 e-tron 3.0 TDI quattro, BMW X5 xDrive 40e y Porsche Cayenne S E-Hybrid, pero todos de cinco asientos.

Volvo XC90 T8: conclusión

Un híbrido enchufable requiere logística (al menos, un enchufe doméstico) y paciencia, porque el cable de recarga termina por el suelo sucio y reponer la batería lleva tiempo. Pero con ésta a tope son un “invento” de lo más interesante.

Volvo XC90 T8: valoración

Imagen: 4
Acabados: 4
Puesto de conducción: 5
Habitabilidad: 4
Maletero: 4
Motor: 4
Recuperación: 3
Prestaciones: 4
Dirección: 4
Caja de cambios: 4
Frenos: 4
Estabilidad: 4
Consumo: 4

*5 es lo máximo, 1 lo mínimo

 

Volvo XC90 T8: ficha técnica

Motor térmico Gasolina, 4 cilindros en línea, turbo
Cilindrada 1.969 cm3
Potencia 320 CV a 5.700 rpm
Par 400 Nm de 2.200 a 5.400 rpm
Motor eléctrico Síncrono de imán permanente
Potencia 88 CV
Par máximo 150 Nm
Motor híbrido Sistema híbrido eléctrico-gasolina
Potencia combinada 408 CV
Par máximo combinado 640 Nm
Velocidad máxima 230 km/h
Aceleración 5,6 s (0 a 100 km/h)
Consumo 2,1 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al) 4.950 / 2.140 / 1.776 mm
Neumáticos 275/45 R20
Peso en vacío 2.394 kg
Maletero 640 l
Precio base 83.459 euros

 

Volvo XC90 T8: equipamiento

DE SERIE. Airbags frontales de conductor y acompañante, laterales delanteros y de cabeza delanteros y traseros; advertencia de cambio de carril (“LDW”); asistencia en frenada de emergencia (“EBA”); aviso de colisión frontal con auto frenado; ayuda de arranque en pendientes (“HSA”); control antivuelco (“RSC”); control de alerta del conductor (“DAC”); control de distancia de aparcamiento trasero; control de velocidad constante y limitador de velocidad ajustable; alerta de tráfi co cruzado posterior; faros LED, mandos multifunción en volante; ordenador de viaje; reconocimiento de señales de tráfico; retrovisores exteriores termicos; climatizador de cuatro zonas; portón trasero eléctrico; tapizado de cuero.

OPCIONES. Alarma antirrobo (635 euros); pintura metalizada (1.089 euros); navegador “Sensus Navigation” (1.180 euros); asistencia de aparcamiento (control de distancia de aparcamiento delantero y aparcamiento asistido 780 euros); cámara aparcamiento 360º (con cámara de aparcamiento trasera y de visión periférica 360º, 780 euros); volante de madera Dark Flame Birch (424 euros); volante con calefacción (206 euros); salpicadero e inserciones de las puertas en cuero (1.573 euros); moqueta interior de techo en color oscuro (333 euros); “Sensus Connect Premium Sound Bowers & Wilkins” con subwoofer (3.328 euros); llantas de aleación de 21 pulgadas de 8 radios con neumáticos 275/40 (1.603 euros).

 

Déjanos tus Comentarios