En vacaciones, viaja con tu mascota en el coche

En vacaciones, viaja con tu mascota en el coche

 

Las cifras son capaces de ablandar hasta los corazones más fríos: cada cuatro minutos se abandona un perro o un gato en España, una cifra que se acentúa durante el periodo vacacional. En total, aunque el abandono sea considerado delito, 137.800 mascotas se quedan sin hogar cada año, esperando a que otra persona los rescate.

Si tienes una mascota, llévatela contigo a tu lugar de vacaciones. Si viajas en coche, es mucho más sencillo de lo que crees y con estos ocho trucos proporcionados por SEAT conseguirás llegar a tu destino sin incidencias. Tu perro o tu gato te lo agradecerán y verás cómo te lo pasas genial descubriendo juntos una nueva ciudad.

Documentación en regla

Si vas a circular por nuestro país, en España es imprescindible llevar la cartilla sanitaria oficial actualizada y sellada por un veterinario colegiado. Si se trata de un desplazamiento a otro país de la Unión Europea, necesitarás el Pasaporte para Animales Domésticos. Asegúrate de que lleva el chip puesto por si ocurriera un accidente o se perdiera. Si viajas a un país fuera de la Unión Europea, tienes que consultar en cada caso cuáles son los trámites necesarios antes de viajar.

Viajar sin ansiedad ni mareos

Antes de emprender el viaje, pasa por el veterinario para comprobar que la salud de tu mascota está en perfecto estado. No le dejes comer nada durante las dos horas anteriores al viaje para prevenir los mareos. Para que no se deshidrate, dale agua fresca. Si tu mascota se marea con facilidad, puedes administrarle un antihemético para impedir los vómitos y los mareos, según los consejos del Dr. Armand Tabernero, veterinario. La pasiflora o la valeriana también pueden ayudarlos.

Siempre atados

La normativa de tráfico indica que los animales deben llevar algún tipo de medida de seguridad para evitar que interfieran en la conducción o en la estabilidad del vehículo. Es por ello que los perros no pueden viajar sueltos. Además, en caso de accidente evitarás que salga lanzado hacia la parte delantera del vehículo.

El transportín, arnés o rejilla divisoria, imprescindibles

Los perros pequeños pueden viajar en un transportín que puedes colocar en el suelo del asiento trasero o sujetarlo con el cinturón. Miquel Contiijoch, responsable de accesorios de SEAT, explica que si se trata de un perro grande, una muy buena solución es situarlo en el propio maletero, instalando una rejilla rígida para separarlo del resto de usuarios del vehículo. En ambos casos, puedes también sujetar a tu mascota con un arnés de uno o dos enganches que se fijaría al cinturón de seguridad de los asientos traseros del coche.

Utiliza fundas protectoras

Los perros, en esta época, sueltan mucho pelo. Para mantener limpio el coche y proteger la tapicería, pon una funda en el lugar en el que vaya a estar el perro. Así también evitas problemas si tu mascota babea o vomita a causa del trajín del coche.

Abre la ventanilla con cuidado

Aunque vayas con el aire acondicionado, durante el trayecto se recomienda abrir de vez en cuando las ventanillas para oxigenar el ambiente. Hazlo con cuidado para que tu perro no pueda asomar tu cabeza o podría acabar con otitis o conjuntivitis.

Paradas a la sombra

Realiza una parada, al menos, cada dos horas para que tu mascota y tú podáis estirar las piernas (o las patas, en el caso del animal). Si llevas un gato, puedes ponerle un collar o un arnés con una correa y acercarlo a un sitio con tierra para ver si quiere hacer sus necesidades. En el caso de un perro, pasear un poco le vendrá bien para continuar el viaje. Durante el tiempo que estés parado, intenta que tu coche esté aparcado a la sombra y deja las ventanillas un poco abiertas.

Dale un premio al llegar

Tu mascota querrá viajar más en coche si al llegar al destino le das una chuchería o algo que le guste mucho. Además, así también será más proclive a familiarizarse con su nuevo entorno.

Déjanos tus Comentarios