Cargadores de coches eléctricos, todos los tipos que puedes encontrar… y sus problemas

Cargadores coches eléctricos

Los coches eléctricos son el futuro. Aunque la apuesta que las marcas y las administraciones están haciendo por esta tecnología los están acercando a gran velocidad. Sin embargo, a día de hoy, uno de los problemas con los que encontramos está en el tipo de cargador de coches eléctricos que emplea. Son varios los tipos de enchufes que hay. Cada marca y cada región apuesta por uno sin que se haya llegado a estandarizar. Algo que va en contra de la implantación definitiva de este tipo de mecánica.

Hablamos de diferentes tipos de clavijas, velocidades y soportes para la carga. Si no superamos este problema inicial podemos plantarnos en un marco en el que haya cargadores públicos solo para unos modelos concretos mientras, determinados vehículos tengan dificultades para recargarse por falta de conexiones.

Tipos de conexiones de carga

Cargadores coches eléctricos

Como ya hemos dicho, no todos los enchufes son iguales y actúan a diferentes velocidades. Dependiendo del tipo de enchufe que tengamos, podemos esperar entre 15 minutos, lo que te haría plantearte realizar un viaje de larga distancia, y unas 10 horas. Esto te obligará a cargar el coche todos los días para poder utilizarlo con normalidad. Y descarta por completo realizar con él un recorrido de varios cientos de kilómetros.

  • Carga lenta: es la estandarizada. Se suele emplear mediante un cable que conecta nuestro vehículo a una toma de pared de 230 v con una intensidad de 16 amperios, o lo que es lo mismo, 3,6 kWh. La recarga de un vehículo con una batería de más de unos 25 kWh llevará en torno a las 8 horas de conexión.
  • Carga semirrápida: se necesitan puntos de media y alta tensión algo que, a nivel privado (en un hogar), solo se logrará con una batería externa o wallbox. Permiten tensiones de hasta 400 voltios e intensidades de hasta 64 A, es decir, un máximo de 25,5 kWh. Dependiendo de la intensidad podría recargar nuestro coche en apenas unas horas.
  • Carga rápida: cuenta con un convertidor de corriente alterna a corriente continua y puede alimentar al vehículo a más de 400 V e intensidades de hasta 400 A, es decir hasta 160 kWh. Pocos son los sistemas de este tipo que han superado la fase de proyecto, lo mismo que los coches que se pueden cargar de esta manera. Cuando se generalice su uso, permitirán la recarga de un coche eléctrico en apenas 20 minutos.

Si ya sabemos las velocidades de carga, ahora toca aclarar los modos de recarga, es decir, los tipos de cargadores que se pueden encontrar. Todos los modos de cargadores del mercado se reparten en cuatro opciones:

  • Modo 1: toma de corriente normalizada pero no exclusiva para vehículos eléctricos. Tiene una intensidad máxima de 16 A.
  • Modo 2: permite la conexión a una intensidad máxima de 32 A. Tiene con un cable especial que cuenta con un conductor piloto, un control de funcionamiento (entre el enchufe y el vehículo) y un sistema de protección con diferencial.
  • Modo 3: toma de corriente especial para uso exclusivo de vehículos. Permite la carga entre 32 A y los 64 A y posee con un sistema de comunicación inteligente entre el vehículo y el operador del sistema eléctrico.
  • Modo 4: conexión de corriente continua. El vehículo se conecta al sistema que es capaz de convertir la corriente alterna en corriente continua para ofrecer una intensidad de carga de hasta 400 A. El control y la protección con diferencial están en el lado de la instalación fija.

Tipos de enchufes

Cargadores coches eléctricos

Tras conocer las velocidades y los sistemas de carga, llega el turno de darle forma a esos tipos de cargadores. Y aquí es donde llegan los problemas. Cada región ha diseñado un cargador según sus propias convicciones. En esta ocasión nos referimos a la clavija del enchufe. Así, mientras Estados Unidos se ha decantado por dos tipos de enchufes, los denominados SAE J1772 y CCS-Combo1, Europa lo ha hecho por los Mennekes y CCS-Combo2.

Pero no son los únicos con voz aquí. Japón también apuesta por el SAE J1772, mientras que China lo hace por una quinta opción denominada GT/T, que para que todo sea más complicado, tiene dos opciones de carga lenta y rápida. Y, todo esto, sin olvidar una última, denominada CHAdeMO. Esta surgió de la unión de Toyota, Nissan, Mitsubishi, Subaru y Tepco. En total siete. Son las más importantes. Pero no las únicas.

Características de los enchufes

Cada uno cuenta con una forma diferente y un número de pines de conexión. A continuación mostramos las características de cada uno:

  • SAE J1772: admite cargas de entre 20 y 32 amperios. Cuenta con 5 pines de enchufe y es de Corriente Alterna.

SAE-J1772

  • Mennekes: Permite la carga con una intensidad que varía entre los 20 y los 32 amperios mediante corriente alterna. El enchufe es de 7 pines y puede ser monofásica y trifásica.

Mennekes

  • CHAdeMO: es de corriente continua a 125 A. Es la apuesta de Tesla y posee con un enchufe monofásico de 4 pines.

CHAdeMO

  • CSS-Combo 1: es de corriente continua también a 125 A. Es un enchufe monofásico con 7 bornes.

CSS-Combo 1

  • CSS-Combo 2: cargador de corriente continua que carga el coche a 125 A. El enchufe puede ser monofásico o trifásico con 9 pines de conexión.

CSS-Combo 2

  • GB/T AC: es el tipo de cargador por el que están apostando en China. Puede ser monofásico o trifásico. Y permite la carga a 20 A o a 32 A y los enchufes son de 7 pines.

GB-T-AC

  • GB/T DC: es una versión a la anterior. También se está extendiendo en China y permite la carga de alta potencia. Es un enchufe monofásico, funciona con corriente continua. Puede cargar a 250 A y en la clavija se encuentran 7 bornes.

GB-T DC

En la actualidad hay unos 7.000 puntos de CSS-Combo, entre las opciones 1 y 2, la mayoría de ellas en Europa. Mientras que del tipo CHAdeMO se pueden encontrar 16.639 postes de carga. Sin embargo, si alguno está pensando que pronto tendríamos que decidir entre uno u otro, llega China y nos da un baño de realidad. Según datos de Reuters, existen más de 127.000 puntos de carga del sistema GB/T.

Inversión

Cargadores coches eléctricos

El último problema que encontramos está en la inversión que requiere la implantación de una red que soporte la carga que van a generar los miles de coches que se podrían cargar al mismo tiempo en una misma ciudad. En esa ocasión no hablamos de las ayudas a la compra que requieren estos vehículos. Caros por naturaleza en estos momentos. Cada país cuentan con una subvención, un descuento o una ayuda por parte de las administraciones (en España están pendientes de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado); sino de la inversión necesaria para realizar esa infraestructura que necesitan.

Para realizar todo el cableado en ciudades y carreteras y la instalación de puntos de carga sería necesaria una inversión de 294.000 millones de euros en los próximos 8 años. Al menos eso es lo que indica el banco suizo UBS. Y este cálculo se ha realizado con un tipo de enchufe estandarizado. De mantenerse los diferentes tipos de sistemas, modos de carga y clavija, esta inversión se multiplicaría.

Déjanos tus Comentarios