Tintar las lunas del coche, ¿es recomendable?

Tintar las lunas del coche, ¿es recomendable?

¿Estás planteándote tintar las lunas de tu coche pero te da miedo que puedan echártelo atrás en la ITV? Lo primero es tener en cuenta que en España no se pueden ni tintar ni laminar las ventanillas delanteras; es decir, las del conductor y el copiloto. Tampoco el parabrisas delantero; y es que los cristales que estén en un ángulo de 180 º alrededor del campo de visión del conductor deben estar sin tintar. Por tanto, si tu idea es que todos los cristales de tu coche estén tintados, puedes ir olvidándote de ella.

Únicamente está permitido solicitar el tintado con materiales transparentes de las ventanillas y el parabrisas de la parte delantera bajo prescripción médica; esto es, si se padece alguna enfermedad por la que los rayos solares afecten especialmente, como el lupus. Si se trata de un vehículo oficial o de una persona amenazada también se puede instalar una lámina de seguridad. Eso sí, siempre con autorización.

¿En qué consiste tintar las lunas del coche?

laminar cristales coche

Cuando compras un coche, puedes añadirle como extra los cristales tintados. Pero si te lo has pensado más tarde, no hay ningún problema en ponerles las láminas tintadas. En la mayoría de los casos no es necesario desmontar el cristal para colocarlas. Esto es gracias a las herramientas de alisado, amoldamiento y el jabón especial que se utiliza para que no queden burbujas. Además, ni siquiera te quedarás sin coche durante varios días; la instalación se puede hacer en un par de horas.

Hay que diferenciar las lunas tintadas, que son los cristales originales del vehículo coloreados, de las lunas precortadas o laminadas y las láminas de quita y pon. Las precortadas o laminadas son láminas tintadas homologadas que están hechas o se cortan a medida en función del tamaño de los cristales y que se instalan en el coche con la intención de que se queden de forma permanente en las lunas. Por último, las de quita y pon, como su propio nombre indica, se colocan en la parte interior de los cristales cuando se quieren utilizar y se quitan cuando no se necesiten. Están cortadas con las medidas de las ventanillas y se encajan en ellas, con el inconveniente de que no dejan bajar los cristales y que no están homologadas.

Se utilizan tanto para ganar privacidad o por estética como para beneficiarse de alguna de sus ventajas. Consiguen bloquear hasta un 99 % de los rayos UVA; reducen la temperatura en el interior del coche; y son una medida de prevención del cáncer de piel. Además, a nivel de seguridad, evitan los deslumbramientos del coche que circula detrás. Y, como hay una lámina pegada a los cristales, en caso de accidente el riesgo de que salgan los cristales despedidos por el aire es menor.

¿Pasarás la ITV con las lunas tintadas?

Hay tres requisitos imprescindibles para que las lunas tintadas no hagan que tu ITV sea desfavorable. La primera, y la más importante, es solo llevar tintadas las lunas traseras;  ya que, si te cazan circulando así, te puede caer una multa de hasta 150 euros. Además, junto a la ficha técnica del vehículo hay que llevar el certificado de homologación expedido por el fabricante de las láminas; en él también deben constar los datos del taller instalador. Por último, todos los cristales del coche deben estar sellados mediante marcas con pistolas de arena, pegatinas o leyendas en la propia lámina.

En la actualidad, ya no es necesario homologar la instalación mediante una inspección extraordinaria. Eso sí, asegúrate, cuando revises tu coche tras la instalación, de que no tienen burbujas o pompas de más de 2 mm de diámetro. Ese es el máximo que se permite y podrían ponerte problemas cuando vayas a pasar la siguiente ITV.

De cara al seguro de tu coche, si llevas las lunas tintadas de serie, el seguro las cubre. Si las has puesto a posteriori, la cosa cambia. Será necesario que las declares si quieres que, en caso de rotura, cubran también el tintado y no solo la instalación de unas lunas convencionales. Pero esto, en la mayoría de aseguradoras, conlleva un gasto adicional.

Déjanos tus Comentarios