Sale a subasta uno de los primeros Mini de la historia

Imagen de Catawiki.

Cuando hablamos de subastas de coches clásicos, siempre esperamos encontrar modelos llamativos, únicos, o que, en su día, formaron parte del garaje de algún personaje público que los convierte en automóviles de colección. Vimos casos como este hace tan solo unos días con la subasta del Rolls- Royce que perteneció a Muhammad Ali, o hace unas cuantas semanas, cuando el único Fiat Berlinetta Aerodinámica que llegó a España antes de la Guerra Civil, se ofreció al mejor postor.

En muchos casos, estas subastas alcanzan precios desorbitados, como lo que sucedió con el Ferrari 250 GTO que superó los 40 millones de dólares, pero lo cierto es que hoy venimos a contaros algo muy distinto.

Mini

Imagen de Catawiki

El automóvil que se subasta, ni está perfectamente restaurado, ni perteneció a ningún famoso, ni se ofrece a un precio inalcanzable. Sin embargo, sí que puede ser un ejemplar único, o, por lo menos, poco común.

Se trata de uno de los primeros Mini que se fabricaron en toda la historia de la compañía y, para aquellos que siempre amaron los productos de esta marca y están interesados en pujar por un clásico, hay buenas noticias; la subasta aún está activa.

El Austin Mini de 1959, preparado para un nuevo dueño

Mini

Imagen de Catawiki

Este mini se fabricó en 1959, el primer año de producción de la marca y fue diseñado por Alec Issigonis, para satisfacer las demandas de la British Motor Company (BMC). El objetivo era construir un vehículo muy pequeño (3X1, 2X1 y 2 metros), pero que pudiese transportar a cuatro ocupantes y su equipaje. En ese mismo año, se fabricaron unas 10.000 unidades, pero solo unas pocas han sobrevivido al paso de los años.

Por tanto, según informa Catawiki, la casa de subastas que ofrece este lote, podríamos estar ante el Mini más antiguo de la Península Ibérica. Este “Austin Seven” es un modelo gasolina, con caja de cambios manual y que, como indica el cuentakilómetros, ha recorrido 116.939 kilómetros. Además, es un Mini que destacó en su momento por su peso, pues la carrocería es 50 kg más ligera que el resto de  los Mini. Su matrícula es portuguesa y, actualmente, se encuentra en este país, por lo que su nuevo dueño tendrá que correr también con los gastos de su transporte o exportación.

Un coche emblemático, pero poco cuidado

Imagen de Catawiki

En realidad, este automóvil podría ser una pieza de coleccionista de gran valor. Sin embargo, debido a su estado de conservación no se ofrece a un precio demasiado alto. La puja se inició el pasado día 5 de octubre, partiendo de los 10.000 €, y se espera que cuando finalice el plazo, el próximo lunes día 14 de octubre, se alcancen  los 20.000 €. No obstante, a día de hoy, la puja solo llega a los 10.300 €.

Esto se debe a que el coche presenta defectos que evidencian el paso del tiempo. Algunos elementos están algo oxidados, no presenta  la estera del maletero, tampoco tiene botella de agua/ líquido de limpiaparabrisas y la tapicería de los asientos no es la original. Este Mini no circula desde 2009 y en cuanto a su mecánica, la casa de subastas afirma que está en buen estado, pero recomiendan que el nuevo dueño lleve a cabo una revisión general.

Imagen de Catawiki

Otros modelos clásicos a subasta

Además de este Mini clásico Catawiki ofrece otros modelos que podrían interesarte. Entre ellos, destacan un Chrysler Windosr de 1947, en estado orginal; un Alfa Romeo Giulietta Spider de 1959, un Jaguar MK” 3.9 Overdrive y un ejemplar pick-up de la emblemática fugoneta hippie, también conocida como la T1 de Volkswagen.

Déjanos tus Comentarios