Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style, prueba

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style, prueba

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4×4 Style: ¿por qué lo probamos?

La llegada al mercado del Škoda Kodiaq mete a la marca checa de lleno en el segmento de los SUV de grandes dimensiones por primera vez. La utilización de los motores de origen Volkswagen del grupo termina de redondear un vehículo que posee todos los elementos para triunfar: calidad de construcción y acabados, amplio espacio interior, motores sobradamente testados…

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4×4 Style: fotos

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: motor

El motor es el ya conocido 2.0 TDI de 150 CV. Va sobrado de fuerza y empuje, aunque el modo eco lo capa bastante para lograr un consumo más eficiente. Este propulsor tiene además buenas recuperaciones, como cualquier TDI que se precie, y asociado a la transmisión automática DSG permite una conducción suave y tranquila y, si se requiere, sube de vueltas rápido y con ganas. No puede sacarse una sola pega a este bloque: buena respuesta, recuperación y buen consumo.

Valoración: 8/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: comportamiento

Me ha sorprendido gratamente este Škoda Kodiaq. La primera vez que me subí creí que me encontraría un coche mucho más pesado y torpe, nada que ver. Tiene un buen comportamiento en curvas (siempre teniendo en cuenta el segmento en el que nos movemos), una buena aceleración y una dirección y unos frenos sobresalientes.

La posición de conducción es muy muy cómoda, eso de ir tan alto es genial para entrar y salir del coche y a la hora de ver la situación de la carretera. Además, permite viajar cómodamente ¡hasta a 7 personas! A esto hay que sumar que su suspensión es perfecta, filtra todos los baches y además se desenvuelve bien en las curvas.

Sus modos de conducción (Eco, Confort, Normal, Sport y Nieve) modifican parámetros del coche como la entrega de potencia, la dirección o la suspensión, y realmente se notan. El modo Eco capa bastante el motor para buscar la eficiencia, mientras que el modo Confort hace que la suspensión elimine todas las irregularidades del terreno, y el modo Sport la vuelve bastante dura para una conducción más “deportiva”.

Valoración: 8/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: Interior

El interior rezuma clase y materiales de calidad. Los asientos, además de cómodos, recogen perfectamente el cuerpo. La luz ambiental LED Plus con las molduras Mythos Glossy Black dan un aire muy elegante al Kodiaq y, junto a la pantalla táctil de 8 pulgadas y el techo panorámico, son los elementos más destacados del interior.

Valoración: 9/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: habitabilidad

Por encima de todo este Kodiaq destaca por el espacio interior que posee. Incluso con la configuración de 7 plazas, todavía sobre un maletero bastante capaz para equipaje y otros bártulos. El espacio de las plazas traseras es sobresaliente y me ha gustado mucho el detalle de los soportes para tablets o iPads en la segunda fila de asientos, elementos de serie en el acabado Style. Una forma sencilla de entretener a los más pequeños.

Valoración: 9/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: tecnología

El Kodiaq cuenta con todo un elenco de asistentes que permiten disfrutar de un vehículo con la mayoría de tecnologías del mercado, algunas de ellas incluso de serie.

En el apartado de asistencias al conductor, este Kodiaq incluye de serie asistente frontal con frenada de emergencia en ciudad, freno multicolisión y protección predictiva de peatones. En opción incluye control de crucero adaptativo, asistente de cambio de carril, de remolque, de maniobra, de atascos, de emergencia, de protección de pasajeros y Travel Assist con reconocimiento de señales de tráfico. A esto podemos sumar la cámara de visión de área y el asistente de remolque que toma el control del volante y dirige el vehículo y el remolque a la trayectoria elegida.

Valoración: 9/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: equipamiento

Nuestra unidad de pruebas se corresponde con la versión Style, la más lujosa de la gama, que equipa elementos como llantas de aleación de 18 pulgadas, faros delanteros LED con luz de conducción en curva, climatizador trizona, navegador con pantalla táctil de 8 pulgadas, servicio de llamada de emergencia, sensores de aparcamiento y cámara trasera o portón del maletero eléctrico. Estos son solo los elementos más destacados, aunque aún monta algunos otros. La verdad es que no se echa en falta nada en ese aspecto. Poco se puede mejorar.

Valoración: 9/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: precio

El precio de este SUV parte desde los 25.140 euros de la versión de gasolina 1.4 TSI de 125 CV y tracción delantera y alcanza los 40.540 euros de la versión diésel 2.0 TDI 190 CV DSG 4×4. Si queremos el 7 plazas, habrá que añadir otros 850 euros para un paquete que viene con reposabrazos en la segunda fila de asientos, suelo doble en el maletero y reposabrazos central delante.

En nuestro caso, el Kodiaq 2.0 TDI 150 CV Style con tracción total y caja de cambios automática DSG parte desde los 39.090 euros, a lo que sumar los 850 euros para la versión 7 plazas, por lo alcanza los 39.940 euros.

Comparado con los 38.295 euros que cuesta el Mitsubishi Outlander Kaiteki 4WD Automático, también con motor diésel de 150 CV, y los 38.309 euros del Peugeot 5008 GT 2.0 BlueHDi de 180 CV Automático, el Kodiaq es 1.645 euros más caro que el primero y 1.631 más que el segundo. Su precio también es 965 euros más elevado que el del Nissan X-Trail 2.0 DCi 177 CV Tekna Manual 4×4, que no lleva cambio automático y cuesta 38.975 euros.

Valoración: 8/10

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: ¿qué es lo mejor?

Soluciones inteligentes. Este Kodiaq posee infinidad de detalles que siguen la filosofía “Simply Clever” de Škoda. Por ejemplo, el acabado Style tiene con molduras protectoras decorativas de las puertas delanteras y traseras. Un trozo de goma que sale al abrir la puerta para no dañarla con coches cercanos y que se esconde al cerrarla. Además, también encontramos compartimentos para paraguas en las puertas delanteras o para albergar botellas de plástico en los paneles de las cuatro puertas puertas.

Lo mismo podemos decir de los ganchos que se esconden y salen de la pared del maletero, pensados para colgar bolsas y otros objetos para que no vayan de un lado a otro del maletero, o del reposabrazos central, que puede alargar o acortar su longitud para dejar al descubierto una zona portaobjetos de la consola central o para esconderlos si no queremos que estén a la vista.

Espacio interior. Como ya he dicho antes, la habitabilidad es uno de los puntos fuertes del Kodiaq, cuya batalla de 2,79 metros deja un amplio espacio para toda la familia.

Modos de conducción. Sus numerosos modos de conducción vuelven al Kodiaq un verdadero camaleón capaz de adaptarse a todas las situaciones y terrenos. Si en un momento determinado necesitas más potencia, el modo Sport te da la solución. Si necesitas algo más de comodidad, el modo Confort evita los baches molestos…

Consumo. Pese a ser un vehículo muy voluminoso y pesar 1.740 kg, el consumo de combustible no es ninguna locura. En los algo más de 500 km que hemos recorrido, el ordenador indicaba un consumo de unos 6,5 l/100 km. Lo normal es que se sitúe entre 6 y 7 litros, mientras que si realizamos una conducción eficiente y buscando el mínimo consumo, no es tan descabellado pensar en medias por debajo de 6. En nuestro caso hemos logrado recorridos de hasta 5,7 l/100 km.

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: ¿qué es mejorable?

Por suerte, este coche apenas tiene defectos. Sí que se podría mejorar la iluminación del maletero, se queda muy corta a la hora de cargar equipaje o bolsas en sitios con poca luz. Simplemente con equipararla a la del habitáculo, que es muy buena, sería suficiente.

Los compartimentos inferiores del maletero son útiles, pero me da la sensación de que restan espacio al volumen total del maletero. Quizá sería mejor contar con un solo espacio de mayor profundidad. Aún así, el maletero es inmenso y no hay motivo para quejas.

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: rivales

Los principales rivales del Kodiaq son los mencionados anteriormente: el Mitsubishi Outlander, el Peugeot 5008 o el Nissan X-Trail. Frente a ellos, el Kodiaq es el más largo y el más ancho, concretamente 56 mm más largo que el 5008, 2 mm más que el Outlander y 57 más que el X-trail. Es 38 mm más ancho que el Peugeot, 72 más que el Mitsubishi y 62 más que el Nissan. De altura se encuentra en tercera posición, por detrás de Outlander y X-Trail. Su batalla de 2,79 m es mejor que la de los dos modelos japoneses, pero es 49 mm más corta que la del 5008.

En el apartado del maletero, también se encuentra por detrás del 5008, que tiene 780 litros con dos filas de asientos frente a los 630 del Kodiaq, aunque aún así se encuentra muy por encima de los 519 y los 445 litros de Outlander y X-Trail. Nuestro protagonista cuenta además con 270 litros con las 3 filas colocadas, un espacio nada desdeñable.

Škoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Style: ¿merece la pena comprarlo?

Rotundamente, sí. Es el vehículo perfecto. Espacio, habitabilidad, maletero, potencia, lo último en tecnología… No se me ocurre ninguna pega de una magnitud tal como para no comprar el coche. De lo que me quedo con ganas es de probar las versiones de gasolina 1.4 TSI y 2.0 TSI de 150 y 180 CV respectivamente para compararlas con esta diésel, que es magnífica.

Valoración final: 9/10

Déjanos tus Comentarios