Rolls-Royce Cullinan 2018, superior en todos los sentidos

Rolls-Royce Cullinan 2018, superior en todos los sentidos

Todo lo que puedas imaginar es poco para definir al nuevo Rolls-Royce Cullinan, el modelo con el que la firma británica debuta en el segmento de los todocaminos. Y lo hace justo como esperabas, con un vehículo colosal en todos los sentidos.

Rolls-Royce Cullinan 2018, superior en todos los sentidos (fotos)

Llega para situarse como la máxima representación del lujo y la ostentación, para lo que cuenta con un amplio espacio interior, todo tipo de detalles destinados al disfrute y la comodidad de sus ocupantes y una generosa mecánica que moverá con brío tal magnitud: un motor de gasolina V12 biturbo de 6,75 litros y 570 CV de potencia con un par máximo de 850 Nm desde los 1.600 rpm, que le permite alcanzar los 250 km/h (velocidad máxima limitada electrónicamente) gracias, en buena parte, a su tracción total.

Llega para superar a los parámetros de lujo que ya ha dispuesto el Bentley Bentayga y se adhiere a la tendencia de firmas, que se salen de su ámbito de actuación tradicional, para adentrarse en un mercado desconocido, pero que está subiendo de forma exponencial en las últimas fechas. Así, en el último año hemos podido ver el nuevo Lamborghini Urus y el Maserati Levante, y pronto aterrizará el nuevo SUV de Ferrari, que ya está anunciado.

Rolls-Royce Cullinan 2018, imponente envergadura

Rolls-Royce Cullinan 2018

Se asienta sobre una plataforma de aluminio, la misma que tiene el Rolls-Royce Phantom. Establece sus cotas en 5.341 mm de largo, 2.164 de ancho y 1.835 de alto, con una distancia entre ejes de 3.295 mm, por lo que no es fácil imaginarse su envergadura y tiene un peso de 2.660 kg. Todos estos datos ‘ayudan’ a que su consumo medio quede en 15 l/100 km.

En cuanto al diseño, mantiene los rasgos que han mostrado las últimas creaciones de Rolls-Royce, donde dominan las formas muy cuadras. Así, en el frontal encontramos una parrilla de considerables dimensiones, hecha de acero inoxidable y pulida a mano, coronada por el ‘espíritu del éxtasis”, unos faros horizontales con tecnología LED, una carrocería simple y carente de nervaturas y una trasera muy reconocible con unos faros con efecto 3D, un difusor trasero y una doble salida de escape.

Rolls-Royce Cullinan 2018

La luna delantera es mucho más vertical de lo que suelen tener estos vehículos y en la trasera, la mayor longitud del techo hace que la apertura del maletero (de 600 litros) sea mediante un portón y no una tapa, como sucede en las berlinas de tres volúmenes de la compañía.

Pedidos que te hacen imaginar al dueño

Rolls-Royce Cullinan 2018, viajar en yate

Rolls-Royce Cullinan 2018

En el interior, todo ha sido concebido para disfrutar del mayor espacio posible y una nueva sorpresa la encontramos en las puertas traseras pues son de tipo suicida. La atmósfera que aquí se respira es similar a la de una embarcación de lujo con gran presencia del cuero y la madera.

Se puede elegir la configuración de los asientos entre 5 plazas (con tres asientos traseros individuales) y 4 (2+2) con una segunda fila con dos butacones separados por un apoyabrazos que acoge, entre otras cosas, un posacopas.

Rolls-Royce Cullinan 2018

Si uno necesita más espacio de carga, porque los 600 litros del maletero se te quedan cortos, esta segunda fila de asientos se pliega con un botón de forma eléctrica para generar un espacio de 1930 litros y un suelo de 2,24 metros, para colocar objetos largos. En opción queda la posibilidad de incluir dos asientos de tipo picnic bajo el suelo del maletero, que se despliegan cuando el portón está abierto.

Rolls-Royce Cullinan 2018, ¿todocamino o todoterreno?

Rolls-Royce Cullinan 2018

Pese a que el mercado se mueve en el terreno de los todocaminos, la última criatura de Rolls-Royce cuenta con aptitudes muy serias lejos del asfalto y de las pistas forestales. Como ya hemos indicado, es de tracción total permanente con una distribución de par inteligente entre ambos ejes y cada rueda. La novedad reside en que cuando una rueda se eleva, y corre el riesgo de perder contacto con el suelo, el amortiguador la empuja para que vuelva a tener ese contacto que ha perdido y vuelva a disponer de una tracción completa.

Esto lo logra gracias a una suspensión adaptativa, que continuamente está realizando cálculos para adaptar la respuesta de los amortiguadores en todo momento. Y para mayor seguridad, se ha incorporado un mando, denominado ‘Everywhere’, con el que adapta la respuesta del acelerador, freno y suspensión del Cullinan a la superficie sobre la que pisa (arena, agua, barro, nieve…). No tiene miedo a nada y lo demuestra su capacidad de vadeo de 540 mm.

Rolls-Royce Cullinan 2018

La agilidad la obtiene, en buena, parte gracias a que sus cuatro ruedas direccionables y a un sistema de estabilización que mantiene la horizontalidad de la carrocería. No será porque le falta rueda con la que pisar, pues monta unas llantas de 22 pulgadas.

Rolls-Royce Cullinan 2018, tecnología de vanguardia

Rolls-Royce Cullinan 2018

El modelo llega con lo último de lo último en sistemas de confort y ayudas a la conducción. Aunque antes no lo nombramos, tras el volante multifunción se dispone la última generación de instrumentación digital a la que se suma una pantalla táctil (nunca antes utilizada en modelos de Rolls-Royce), que se dispone en el centro del salpicadero y del que no se ha revelado el tamaño.

En cuanto a la tecnología empleada, cabe destacar el sistema de visión nocturna con frenada de emergencia que detecta animales y peatones, el control de crucero, el asistente de cambio de carril, la alerta de tráfico cruzado cuando sale marcha atrás de un aparcamiento y la cámara de visión total con 360º, gracias a 4 cámaras panorámicas.

Por el momento, no se ha comunicado el precio que tendrá en nuestro país pero se espera que esté al alcance de muy pocos.

Así suena el motor del Phantom (el mismo que el del Cullinan) sin silenciador

Rolls-Royce Cullinan, nombre con historia

Rolls-Royce Cullinan

El nombre del modelo proviene del mayor diamante jamás encontrado. Se trata del ‘Cullinan Diamond’ que se extrajo de las minas de las montañas de Magaliesberg (Sudáfrica) en 1905 y que el gobierno británico regaló al Rey Eduardo VII en su 66 cumpleaños.

Y ahora, el Rolls-Royce Cullinan en movimiento

 

 

Déjanos tus Comentarios