¿Qué debes hacer si presencias un accidente de tráfico?

accidente de tráfico

Sigue esta guía paso a paso para saber reaccionar ante un accidente de tráfico.

Si presenciamos un accidente de tráfico mientras circulamos, es importante saber cómo actuar para poder prestar la mejor ayuda posible. En estos casos, los nervios pueden hacer que actuemos de forma irracional y acabemos empeorando la situación, aunque nuestras intenciones sean buenas. Por ello, antes de entrar en detalle, es importante destacar que lo imprescindible es mantener la calma.

A partir de ahí, solo hay que recordar tres palabras: Proteger, Avisar y Socorrer. Comúnmente se conoce como el protocolo PAS y es de gran ayuda para desenvolverse en este tipo de situaciones. Sin embargo, a fin de ser un poco más explícitos, te proporcionamos una guía paso a paso, basada en las indicaciones de Tallerator, con todo lo que debes hacer en caso de encontrarte con un accidente en la vía.

1. Parar a una distancia prudencial del siniestro

Cuando presenciamos un accidente de tráfico, es obligatorio pararse para socorrer a los afectados. De hecho, el Código de Circulación de la DGT contempla que omitir este tipo de sucesos se considera una falta muy grave. Partiendo de ahí, lo más recomendable, según Faconauto, es estacionar el vehículo a unos 100 metros del lugar del accidente. Y si es posible, fuera de la calzada con las luces de emergencia encendidas.

2. Usar el chaleco reflectante

Una vez estacionemos el vehículo, debemos garantizar nuestra propia seguridad usando el chaleco reflectante. Servirá para darnos visibilidad y avisar a otros conductores de que hay un incidente en la vía. Por ello, debemos utilizarlos a cualquier hora, independientemente de si es de día o de noche. Además, es una medida que debemos recordar en caso de que nosotros suframos un accidente o incidencia en la carretera; ver y ser vistos es fundamental para evitar daños.

3. Colocar los triángulos de emergencia 

El siguiente paso es señalizar cuanto antes la incidencia en la carretera. Para ello, hay que usar los triángulos reglamentarios que cada vehículo debe llevar obligatoriamente. La distancia adecuada es de mínimo 50 metros, ya que debemos darle espacio suficiente al resto de vehículos para reaccionar. Sin embargo, cuando hablamos de una vía con cambios de rasante, lo mejor es no escatimar y colocarlos a 100 metros de distancia.

4. Llamar a emergencias

Después de cumplir con los puntos anteriores, relacionados con la protección, el siguiente paso es pedir ayuda llamando a emergencias. El teléfono para estos casos es el 112 y, para garantizar que la ayuda tarda lo menos posible, debemos ser exactos al informar de nuestra posición. También conviene avisar del número de heridos (si los hay) y de su estado. De este modo, los servicios de emergencia podrán venir mejor preparados y actuar con más rapidez y eficacia.

5. Socorrer a los heridos

En este paso es importante no mover a las víctimas para evitar complicar la situación. Después de un impacto, las lesiones pueden ser de diferente categoría y es mejor esperar a que los expertos dictaminen qué es lo que se debe hacer. Para ello, lo mejor es centrarnos en que mantengan la consciencia. También sirve de ayuda taparlos con una manta, para que mantengan el calor corporal.

Sin embargo, lo que no se debe hacer bajo ningún concepto es ofrecerles comida, bebida o cualquier tipo de medicamento. Es mejor esperar las indicaciones de un sanitario.

6. Apagar los motores de los coches implicados

Si, tras el impacto, los vehículos afectados siguen encendidos, conviene apagar el motor. Es una manera de prevenir una posible fuga de combustible, pero no debemos poner en riesgo nuestra seguridad para hacerlo. Así, en caso de que exista dicha fuga, se puede intentar remediar con arena.

7. No correr riesgos al ayudar a los heridos

Como hemos visto anteriormente, hay que evitar mover a las víctimas para no agravar sus lesiones. En cambio, si los vehículos afectados corren riesgo de incendio o se están sumergiendo en el agua, debemos hacer todo lo posible por evacuarlos. En este paso, lo fundamental es que no sufran daños en la columna vertebral, por lo que debemos prestar atención a la posición del cuello y no hacer movimientos bruscos.

8. Especial precaución con los motoristas

Ciclistas y motoristas son dos de los colectivos más vulnerables ante un accidente de tráfico. Están más desprotegidos frente a los impactos con otros vehículos. Por eso, lo primordial es no quitarles el casco. Si hay lesiones craneales, podríamos perjudicar más sus daños con nuestras buenas intenciones. 

9. Identificarnos debidamente ante las autoridades

Finalmente, cuando lleguen las autoridades y los servicios sanitarios, nuestra labor es informar. En primer lugar debemos identificarnos y, después, describir todo lo que hayamos presenciado con detalle. Además, debemos indicar el número de víctimas, su estado y si han experimentado algún cambio desde que llamamos al 112.

10. No obstaculizar

Se puede decir que tras proteger, avisar y socorrer, nuestra labor habría terminado. Es momento de dejar que los sanitarios realicen su labor y evitar interrumpirles. Aunque es conveniente que mantengamos nuestra ayuda siguiendo las instrucciones que ellos nos aconsejen.

Déjanos tus Comentarios