Pruebas extremas de SEAT: así son sus test en la nieve

Pruebas extremas de SEAT: así son sus test en la nieve

Más de 150 técnicos e ingenieros se han encargado de realizar las últimas pruebas extremas de SEAT. En un lugar cercano al Círculo Polar Ártico que la marca no especifica se prueban cada año, durante cuatro meses y bajo un frío extremo, hasta 90 coches en 60 test diferentes antes de que los modelos salir al mercado. Éstas son cinco de las pruebas más destacadas a las que se ha sometido el nuevo SEAT Ateca FR.

1. Control de estabilidad: sobre un lago helado, SEAT ha montado una pista circular de 6 km cuadrados. Se divide en dos partes: una interior más pulida y la exterior, menos, para favorecer el deslizamiento. Se trata de poner a prueba el control de tracción. Si el coche pierde la trazada, se activa el sistema ESC (control electrónico de estabilidad) para mantener la trayectoria adecuada.

2. Prueba de frenada: se realiza sobre una pista de 200 metros con dos superficies, una de alta adherencia y otra de baja. La primera se calienta a una temperatura de 10 grados para evitar que el asfalto se congele, mientras que la otra se deja a -16º, con el firme totalmente congelado. Las ruedas del lado izquierdo ruedan sobre una superficie, las del lado derecho pisan la otra. Después, se recorre este camino en sentido inverso. Así se calibra el sistema ABS en condiciones extremas.

Cada año, 90 coches se prueban sobre nieve, hielo y bajo temperaturas que llegan hasta los -35º C

3. Prueba de aspiración: un duro ensayo para verificar que el filtro del aire del motor no se obstruye debido a la nieve proyectada por el vehículo que le precede. SEAT simula esta situación (muy común en temporales de nieve) con dos coches circulando a 80 km/h. El primero de ellos se encarga de levantar la nieve y el segundo es el vehículo analizado. Así se recorren 50 km para comprobar que el filtro sigue funcionando y que el motor no pierde potencia.

En la prueba de aspiración el primer coche levanta la nieve, que se proyecta sobre el segundo para comprobar la eficacia del filtro del aire.

4. Análisis de ruidos: dos probadores, conductor y un segundo técnico, se encargan de detectar los diferentes ruidos que genera el coche bajo el frío intenso, causados, en su mayor parte, por la contracción de las diferentes piezas debido a las bajas temperaturas. El vehículo recorre varios tipos de superficies a diferentes velocidades, como un tramo de 30 metros con bandas rugosas a una velocidad constante de entre 20 y 30 km/h.

5. Larga distancia: es el exigente test de durabilidad al que se enfrenta todo Ateca FR. El coche debe recorrer 30.000 km por carreteras nevadas y con hielo. Los probadores recogen todos los datos sobre el comportamiento del vehículo durante la larga travesía; posteriormente estos parámetros son analizados por el equipo de ingenieros.

0 Comments

Todavía no hay comentarios!

Puedes ser el primero Escribe un comentario!

Escribe una respuesta