Prueba: SsangYong Tivoli 4×2 AT 115 CV Limited, no deja indiferente

Prueba: SsangYong Tivoli 4×2 AT 115 CV Limited, no deja indiferente

Probamos el SsangYong Tivoli 4×2 AT 115 CV Limited, y no, no nos ha dejado indiferentes

La marca coreana una vez superó sus problemas económicos que le supuso terminar en manos de Mahindra, se propuso conquistar el mercado con vehículos que se adhieren a los cánones más demandados en los últimos tiempos. El modelo elegido para ese primer paso es el Tivoli, el cual hemos podido probar en su versión de tracción delantera, con motor diésel de 1,6 litros, 115 CV y caja automática de seis velocidades y acabado Limited. Y lo cierto es que no deja indiferente a nadie.

Se trata de un vehículo con un diseño arriesgado, y acertado. No pierde su genética oriental, como les ha pasado a otras marcas de la misma procedencia que han abierto centros de diseño en Europa para adherirse a las corrientes del Viejo Continente. En este caso mantiene su espíritu del Extremo Oriente. Sin embargo ha sabido darle un nuevo giro a su imagen para ser vanguardista y atractivo.

Prueba SsangYong Tivoli paso por curva trasera

Al sentarnos al volante vemos que el diseño también llega al interior. Cuenta con una configuración de monovolumen compacto con ciertos aires de SUV, aunque hay quien podría cambiar el orden de los calificativos, encontramos mucho espacio para los ocupantes y, ¡oh, sorpresa!, en las plazas traseras pueden viajar tranquilamente tres personas y no solo dos como sucede últimamente en la mayoría de coches que encontramos en los concesionarios.

Buena dinámica de conducción

El modelo que tuvimos la suerte de probar contaba con un motor diésel de 1,6 litros y 115 CV, con tracción a las ruedas delantera, si lo repetimos es porque SsangYong ofrece este modelo con la tracción integral como opción. El cambio es de seis velocidades automático con un posicionamiento escalonado. Fácil de usar y de identificar la posición en la que se encuentra.

Prueba SsangYong Tivoli silueta campo

La posición de conducción es excelente, con una buena visión de la carretera, a lo que ayuda la altura del vehículo, la gran cristalera que uno tiene delante y el tamaño de los retrovisores laterales, el interior quizás quede pequeño para cuando se quiera controlar a los ocupantes de las plazas traseras, especialmente si son niños.

En ruta el coche se comporta como se espera, como corresponde a un vehículo que está diseñado para moverse cómodamente sobre el asfalto, tanto en ciudad como en carretera en viaje largo, algo que pudimos probar con varias horas de autovía. Con esta mezcla de elementos, los kilómetros no pesan y uno no acusa el cansancio. También pudimos probarlo sobre tierra bien alisada y sobre bacheada. En la segunda, la suspensión no absorbió tan bien como podría las irregularidades de la superficie, pero hay que recordar que su configuración es urbanita, así como sus ruedas.

Cambio automático

Prueba SsangYong Tivoli silueta

El único inconveniente que pudimos ver es el retardo que tiene la caja de cambios al variar la velocidad, y el tiempo que tarda en hacerlo, algo que difiere de las últimas tendencias que buscan cambiar a bajas revoluciones cuando es en marcha ascendente, y tampoco tardan mucho cuando es para reducir. El problema aquí radica en que los consumos podrían ser aún más contenidos, tanto por el aumento de las revoluciones que supone este retardo como por la pérdida de velocidad que se tiene cuando el motor deja de empujar antes de que se engrane la siguiente marcha. Y con todo esto el consumo combinado queda en 5,5 l/100 km,

Sin embargo, esto lo decimos por querer ser más puntillos de la cuenta, porque el vehículo dará siempre el rendimiento esperado y te hará viajar en la marcha que ordena la velocidad y la inclinación de la carretera.

Interior

Prueba SsangYong Tivoli puesto de conducción

En cuanto al nivel de acabados, es un vehículo conceptualmente económico. Se nota el salto de calidad con respecto a sus hermanos mayores, y eso le hace subir algo su precio. Sin embargo, mantiene la sintonía de la marca y cuenta con un precio inferior a la media de los de su clase.

Quizás abunda en exceso el plástico y habrá que comprobar cómo superan el paso del tiempo, pero por lo general se puede percibir ese salto de calidad que la marca espera dar en sus modelos a partir del Tivoli. A ello ayuda la pantalla táctil de infoentretenimiento de 7 pulgadas y situada en el centro del salpicadero desde el que se pueden manejar algunos de los controles del vehículo así como el sistema de audio y el navegador, el cual pudimos probar gracias al acabado Limited del modelo. El proveedor del sistema de navegación y de la cartografía es Tomtom así que la solvencia y facilidad de uso está más que probada.

También cuenta con elementos que mejoran la comodidad como son varios huecos portaobjetos y portabotellas, pero sobre todo con unos asientos cómodos, que sin ser de estilo baqué sí que recogen bien los cuerpos y les dota de una posición más que correcta para la conducción. En cuanto al manejo, la dirección responde como corresponde tanto en carretera como sobre pistas de tierra, las ayudas a la conducción permiten mantener la trazada buscando siempre el ángulo marcado con el volante. Hay que ser muy agresivo para que el eje delantero o trasero pierda la compostura.

Seguridad de primer nivel

Prueba SsangYong Tivoli trasera

El Tivoli cuenta con los últimos adelantos tecnológicos de la compañía en cuestiones de  seguridad. Así, el ESP lo complementa con un nuevo sistema de protección antivuelco ARP, que evita el tener un susto en caso de volantazo. Por su parte, el sistema antibloqueo de frenos ABS añade un distribuidor electrónico de frenada denominado EBD que se encarga de repartir la frenada entre las ruedas en caso de frenada de emergencia, todo sea por evitar la derrapada.

En cuanto a la seguridad pasiva, el SsangYong cuenta con una carrocería compuesta por acero de alta resistencia (HSS) mientras que casi la mitad es acero avanzado de alta resistencia. El habitáculo cuenta con siete airbags combinado con un  Sistema de Seguridad de Retención que se encarga de mantener a los pasajeros en caso de accidente.

Valoración final

Prueba SsangYong Tivoli paso por curva frontal

Como valoración final podemos decir que el vehículo responde a las expectativas. Muestra el salto de calidad que pretende la marca y su rendimiento en carretera es más que aceptable, y destaca por su comodidad y espacio interior. Es más, las plazas traseras pueden acoger a tres personas, sin grandes comodidades pero al menos no estarán excesivamente apretados como sucede con otros modelos con los rivaliza en el segmento.

Entendemos que es un modelo a tener en cuenta por aquellos que gustan de diseños arriesgados, posiciones de conducción alta, maleteros voluminosos (no lo hemos dicho pero cuenta con 423 litros que se convierten en 1.115 si se abaten el respaldo de las plazas traseras) y una buena dinámica de conducción si no vas a ser demasiado exigente ante curvas o fuera de pista.

Y no olvides que el SsangYong Tivoli ofrece 5 años o 100.000 kilómetros de garantía. Si no fuera una marca fiable no lo haría, así que si tienes un servicio posventa oficial cerca no dudes en valorarlo como opción en tu próxima compra.

SsangYong Tivoli 4×2 AT 115 CV Limited

Tipo de motor e-XDi160 / DOHC, cuatro cilindros en línea
Cilindrada 1.597 cm3
Potencia 115 CV (84,6 kW) a 3.400-4.000 rpm
Par máximo 300 Nm a 1.500-2.500 rpm
V. máxima 172 km/h
Aceleración n.d.
Consumo 5,5 l/100 km
Medidas (largo/ancho/alto) 4.202/1.798/1.590 mm
Neumáticos 215/45 R18
Peso en vacío 1.390 kg
Maletero 423 litros
Precio base 21.500 €
Lanzamiento 15-jun-15

Equipamiento de serie SangYong Tivoli

Dirección ajustable en dureza, Volante regulable en altura, Control de crucero, Indicador de cambio de marcha recomendado, Audio MP3, Bluetooth, USB y conexión iPhone y 6 altavoces, Retrovisores con ajuste eléctrico, 6 airbags y Luz diurna LED y ESP con ABS, TCS, TCS, ARP, HBA, HSA, ESS.

Equipamiento acabado Premium

Climatizador bi-zona, Cámara de visión trasera, Pantalla táctil de 7”, Llave inteligente, Sensor de parking trasero, Airbag de rodilla para el conductor, Sensores de lluvia y luces, Espejo interior electrocrómico, Escobillas limpiaparabrisas aeroblade, Asientos delanteros calefactados, Llantas de aleación de 18”, Diseño exterior bi-tono y Airbag de rodilla.

SsangYong Tivoli 4×2 AT 115 CV Limited

Déjanos tus Comentarios