Prueba del SEAT Fura 2 GL: colorín colorado

SEAT FURA 2

Fotos: Jesús María Izquierdo

La traumática ruptura del antaño bien avenido matrimonio acabó provocando el nacimiento de varios modelos Fiat con su correspondiente dosis de maquillaje para que garantizaran la supervivencia de SEAT mientras encontraba un nuevo socio. Así, llegaron los Ronda, Marbella y Fura 2, sin equivalente directo en la marca italiana, si bien derivaban respectivamente de los Ritmo, Panda y Fura. No insistiremos sobre el tema, pues ha sido largamente tratado en anteriores ocasiones.

En dicha transición, SEAT alargó, incluso más allá de lo que dictaba la lógica, la vida comercial del 127-Fura. Posiblemente obligada por la necesidad de mantener cierto nivel de ventas mientras encontraba un comprador. Aunque lo cierto es que las cifras son testarudas, y se fabricaron menos de 85.000 Furas entre 1982 y 1984. Algo totalmente lógico, pues se trataba de un coche de cuya presentación habían pasado más de 10 años y, por más que evolucionó en varias fases, es innegable que empezaban a pesarle los años.

Escasa popularidad

SEAT FURA 2

Si hablamos del Fura 2, y dado que se presentó en noviembre de 1983 y fue descontinuado a finales de 1984, su presencia en el mercado fue testimonial. Ese año se fabricaron 18.296 unidades, por lo que es fácil deducir que del Fura 2 se fabricarían unas 20.000 unidades aproximadamente. Esta cifra tan pequeña, en una saga que vendió 1.338.718 coches (127 y Fura), explica por qué este Fura 2 es uno de los coches menos conocidos de la historia de SEAT.

De hecho, es casi imposible ver ninguno en marcha, así que tuvimos que recurrir a SEAT Coches Históricos para poder probar esta magnífica unidad. Fabricada en 1983, tenía menos de 100 kilómetros en su odómetro cuando nos pusimos a los mandos.

Los Fura 2

SEAT FURA 2

Como decíamos, al contrario que los 127-Fura, el SEAT Fura 2 no tuvo equivalente en la marca italiana. Cuenta con algunos cambios exteriores con respecto al Fura, como los pilotos delanteros más estilizados o la menor presencia de las molduras plásticas en el exterior. También las llantas eran distintas y la luneta trasera se rediseñó.  No se puede negar que en SEAT sacaron partido al 127, que acabó siendo comercializado en cuatro evoluciones (1ª y 2ª generaciones y Fura 1 y 2), contando siempre con personalidad propia. Incluso los interiores no dejaron de mejorar, con los plásticos ganando terreno en una muestra de cómo había ido cambiando la propia industria del automóvil. Con respecto al interior del Fura, el 2 incorporaba guantera con tapa.

Además, pese a su baja difusión, estuvo también disponible en versiones de 3 y 5 puertas aunque no contó con variante Crono. Los acabados disponibles eran el básico L y el GL (que luce nuestra unidad); ambos casos asociados a la archiconocida mecánica de 903 cm3. El GL montaba un cambio de 5 velocidades de relación larga pensado para mejorar los consumos, aunque a larga lo que hizo fue empeorarlos, como veremos posteriormente.

El Fura 2 desapareció de las listas de ventas a principios de 1985, cuando se terminó de despachar el stock disponible. A día de hoy, es uno de los SEAT más difíciles de ver y no diremos que ha caído en el olvido, pero si es verdad que su rareza no tiene parangón en el resto de la gama de la marca.

A los mandos

SEAT FURA 2

El día que probamos este Fura 2, acabábamos de probar unos SEAT 127 (que podéis ver en el número 24 de CLÁSICOS POPULARES). Esto nos dio una excelente referencia para poder comprobar la evolución del coche. Un coche cuyo interior apenas se puede asemejar al del automóvil del que deriva, gracias a que el plástico campa a sus anchar en el salpicadero. Es muy ‘ochentero’ se mire por donde se mire, y además cuenta con numerosos huecos portaobjetos. Y es que, como ya hemos hablado en más de una ocasión, está todo inventado.

Atrás quedan la sencilla palanca de cambio y el volante del 127, aquí ambos han recibido una buena dosis de plástico y, como adelantábamos, incluso la guantera tiene ya su correspondiente tapa. Lamentablemente, los asientos también cambian; y digo lamentablemente porque cuentan con una forma extraña que los hace sumamente incomodos. No es manía mía, Isidre López ya me lo había advertido antes de probar el coche.

Una vez en marcha…

SEAT FURA 2

El Fura 2 es un coche que sorprende, pero no precisamente para bien. Su andar es peor que cualquiera de los 127 que tuvimos la posibilidad de probar ese mismo día. Quizá sea debido a que esperas encontrarte un coche de mediados de los 80 y, en realidad, no deja de ser una evolución de un concepto nacido en 1971. Claro que al comprador eso le daba igual.

Al menos conserva intactas otras virtudes del 127, como el espacio interior para 4 adultos de talla media o el maletero más que razonable para su tamaño. Como en el 127 de 2ª generación, contamos con un portón trasero. El gato sigue ubicado en el vano motor –en los primeros 127 iba en el maletero–, así como la rueda de repuesto. En comparación con el 600, modelo al que no olvidemos sustituía, queda claro hasta qué punto la configuración con motor delantero transversal había revolucionado la manera de concebir el automóvil de pequeño y mediano tamaño.

El gráfico

SEAT FURA 2

Contábamos antes que, pensando en el consumo, en SEAT habían alargado el desarrollo de la caja de cambios de 5 marchas, algo que introdujo ya en el primer Fura. El problema fue que dichos desarrollos llevaban tan ahogado el coche que al final lo que provocan es que bajemos una marcha y, por lo tanto, consumamos más.

Y eso que el asunto estaba bien pensado, hasta el punto de que en vez de cuentavueltas, este Fura 2 tiene un gráfico en el que nos dice a qué velocidad tenemos que engranar cada marcha. No sé si resulta útil realmente, pero de haber sido digital, sería ‘ochentero’ a más no poder. Aun así, con sus colores fosforitos y su aspecto de pantalla de ordenador antigua, es realmente curioso. Fue una pena no poder dedicarle un poco más de tiempo al coche, porque el gráfico da para entretenernos un buen rato. No deja de ser un anticipo de los modernos sistemas que te avisan cuando debes cambiar de marcha, aunque con los medios disponibles en su momento.

Conclusiones

SEAT FURA 2

El SEAT-Fura es el automóvil más vendido de la historia de SEAT con un total de más de 1,3 millones de coches vendidos. Fue el perfecto relevo del 600, un papel complicadísimo de asumir, por cuando este fue el encargado de motorizar al país, dejando de ser un simple automóvil para convertirse en un icono. Dicho todo esto, lo cierto es que en 1983 el Fura 2 era un coche superado, por más que SEAT necesitara alargar su vida comercial para rascar algunas ventas extra a la espera del imprescindible acuerdo con algún grupo automotriz.

Con todo y con eso, o precisamente por ello, a día de hoy es uno de los SEAT más complicados de encontrar, y se ha convertido casi en lo que en el mundo anglosajón llaman un “cisne negro”. Aunque solo sea por su rareza, merece la pena que lo miremos con cariño, porque también puso su granito de arena en la supervivencia de SEAT.

Ficha técnica del SEAT Fura 2 GL

TIPO DE MOTORGasolina, 4 cilindros en línea, delantero transversal
CILINDRADA903 cm3
POTENCIA43 CV a 5.600 rpm
PAR MÁXIMO63 Nm 3.000 rpm
V. MÁXIMA133 km/h
RELACIÓN PESO/POTENCIA16,22 kg/CV
CONSUMO9,3 l/ 100 km
MEDIDAS3.718/1.552 / 1.383 mm
NEUMÁTICOS135 SR 13
PESO EN VACÍO730 kg
MALETEROn.d
UNIDADES PRODUCIDAS20.000 (aprox.)
AÑO DE LANZAMIENTO1983

Déjanos tus Comentarios