Prueba clásica, el último Renault 5 Copa Turbo de España

Prueba Renault 5 Copa Turbo

Nos ponemos al volante de un Renault 5 Copa Turbo, el hermano pequeño y accesible del Renault 5 Turbo ‘culo gordo’.

Esta unidad fue matriculada en las navidades de 1984 siendo el último Renault 5 Copa Turbo de nuestro país. A lo largo de tres años, fue sometido a una exhaustiva restauración en la que se instalaron un sinfín de recambios originales Renault de la época hasta dejarlo como acabado de salir del concesionario.

¿Quién no recuerda de pequeño, o no tan pequeño, ver circulando o aparcado en la calle un Renault 5 de color amarillo con capó negro? Un pequeño utilitario que tenía un marcado look racing. En mi caso particular, recuerdo jugar con varios R5 de Guisval, así como con los de Scalextric en casa de un amigo. Aquel era un coche que llamaba la atención, no sólo por esa combinación de colores sino porque destilaba deportividad por los cuatro costados.

Proyección mental

Prueba Renault 5 Copa Turbo

No en vano, era el coche que Renault usaba entonces para copa de promoción de circuitos en nuestro país. De ahí el nombre del modelo, Renault 5 Copa. Hasta 1976 el campeonato monomarca organizado por la marca del rombo en España vio competir a los míticos Renault 8 TS. En 1977 el sedán se jubiló a favor del recién llegado Renault 5 Copa.

La arquitectura cambió por completo pasando del concepto del ‘todo atrás’ a uno mucho más moderno con motor delantero y tracción delantera. El campeonato siguió evolucionando con la llegada del Copa Turbo a partir de 1983.

El último Copa Turbo

Prueba Renault 5 Copa Turbo

En esa ocasión traemos a esta página el último Renault 5 Copa Turbo que se matriculó en España. Concretamente el 24 de diciembre de 1984. Su actual propietario es un gran apasionado de la marca. Y por su garaje han pasado las versiones más deportivas de los utilitarios de Renault desde este Renault 5 Copa Turbo, Renault GT Turbo, Renault Clio 16 válvulas, Renault Clio Williams, Renault Clio Sport, Renault Clio Renault Sport, Renault Clio F1 Team…

Esta unidad fue adquirida en León. Cuando se encargó no quedaba ni uno, pero buscando y buscando encontraron esta unidad de color negro en Orense. Al decidir venderlo en 1997 su actual propietario no lo dudó ni un segundo. Y se lo quedó. El coche estaba en perfecto estado con unos 70.000 kilómetros, aunque José quería que estuviese como nuevo. Así fue como optó por desmontarlo hasta el último tornillo para restaurarlo de arriba abajo.

Restauración a fondo

Prueba Renault 5 Copa Turbo

El proceso fue largo, pues dedicó prácticamente todo el tiempo libre de tres años a esta exhaustiva reconstrucción. Dado que en el almacén del mismo concesionario de León donde se vendió por primera vez todavía contaban con un importante stock de piezas del Renault 5, cambió todo lo que no estaba impecable por recambios originales de la época que todavía estaban nuevos a estrenar.

Hablamos de parachoques, faros, anagramas, volante, palanca del cambio… Sólo para restaurar las llantas se invirtieron más de dos meses de trabajo, con mirarlas te das cuenta del mimo y el esmero que se les ha dedicado. Para mí son de las llantas más bonitas que se han montado jamás en un Renault. Su diseño tiene un cierto aire al de las BBS Turbofan que tantos GT y prototipos usaron en carreras de resistencia.

Copa Turbo nacional

Prueba Renault 5 Copa Turbo

El color negro de la carrocería no le hace justicia. El Renault 5 Copa Turbo con esta combinación cromática pasa sumamente desapercibido para el ojo inexperto. No obstante, el que sabe vuelve a mirarlo cuando lo ve. Se da cuenta de que es la versión más deportiva de la primera generación del Renault 5, dejando a un lado el Turbo de motor central, claro está.

En Francia este modelo fue comercializado como Alpine Turbo, mientras que en España recibió la nomenclatura Renault 5 Copa Turbo. Este último no era fabricado en Dieppe (Francia), se producía en una pequeña nave de la factoría de FASA en Valladolid, un edificio que a día de hoy sigue en pie. Los Alpine Turbo franceses eran algo más lujosos, con maletero tapizado, banqueta trasera partida y lunetas traseras practicables. Sólo estaba disponible en dos colores más blanco o rojo.

Prueba Renault 5 Copa Turbo

En la época fueron muchos los propietarios de un Renault 5 Copa Turbo que optaron por pintar los parachoques de plástico de origen en el mismo color que el resto de la carrocería. Una modificación que pretendía modernizar su estética pero que a día de hoy a más de uno le parecerá todo un sacrilegio. ¿Qué decir de aquellos que recortaron el techo para instalar un techo solar practicable? El mundo del accesorio tipo aftermarket ha hecho mucho daño…

Niño mimado

Prueba Renault 5 Copa Turbo

Desde que se restauró, ha cubierto 5.500 kilómetros. Sólo lo conduce una vez al mes, básicamente para mantenerlo en forma. Cada año le cambia el aceite al motor y sólo sale del garaje en días soleados, vamos lo que los anglosajones etiquetan como: “dry wheather only car”. Tal y como reconoció, uno de los puntos flacos de este modelo es la corrosión así que para evitar que jamás la sufra, si hay un atisbo de lluvia en el cielo, el Renault 5 Copa Turbo no sale.

El trayecto más largo que ha hecho con él es de 150 kilómetros. Está tan perfecto que le cuesta decidirse a sacarlo a la calle. Es una verdadera lástima porque este es un coche para disfrutar de lo lindo al volante, con un chasis muy efectivo y un motor turbo de los de antes.

Interior igual de cuidado

Prueba Renault 5 Copa Turbo

En el interior está igual de impoluto. En el maletero encontramos la rueda de repuesto todavía con el neumático Pirelli P7 de origen con los pelitos de fábrica. Esta goma está montada en una llanta de chapa, la que se usaba en los coches de carreras de la Copa. Básicamente era como la de un R5 normal pero con más garganta, la que usaron los Renault 5 Copa atmosféricos. En los otros R5 la rueda de repuesto iba en el vano motor.

La tapicería de tela es la de origen, así como los asientos de corte deportivo con pétalos para sujetar mejor la espalda. Son unos asientos cómodos pero que en una carretera de montaña sujetan bien poco.

El volante con el logo Alpina y el velocímetro que marca hasta 200 km/h son toda una declaración de intenciones. De hecho, las prestaciones no están nada mal para la época con una punta de 186 km/h. Tal y como reconoció el propietario, los indicadores mienten un poco pero, ¿y qué? Lo importante no son los registros ante el cronómetro sino las sensaciones al volante. Y este Renault 5 Copa Turbo aporta sensaciones por un tubo.

110 CV para 870 kilos

Prueba Renault 5 Copa Turbo

Con un peso de sólo 870 kilos, los 110 CV de su motor representan mucho más de lo que en un primer momento pueden aparentar. Bajo el capó delantero hay un cuatro en línea de 1,4 litros sobrealimentado por un turbocompresor Garrett T3. La potencia máxima llega a 6.000 rpm, mientras que el par máximo aparece algo antes, 150 Nm a 4.000 rpm. La capacidad de tracción es bastante buena, siempre y cuando salgas de una curva cerrada a muy bajas vueltas, si abres gas en torno a 3.000 rpm entonces pondrás en apuros a los neumáticos del tren delantero.

Cuando aceleras desde parado ofrece más o menos la misma respuesta que un Renault 5 TX, todo cambia cuando la aguja del cuentavueltas llega a 4.000 rpm. Entonces se abre la Caja de Pandora de la mano del milagro del turbo. De repente se convierte en otro coche con una patada descomunal, eso sí, toda esa caballería termina muy pronto, a 6.000 rpm. Requiere por tanto de cierta experiencia para sacar el máximo partido del motor.

Todo bajo control

Prueba Renault 5 Copa Turbo

En el centro del salpicadero hay dos indicadores analógicos de presión, la del aceite y la del turbocompresor. Toda esta potencia por parte de un motor tan pequeño tiene un precio y este es el de un consumo muy elevado. En una carretera secundaria rodando a buen ritmo los depósitos caen como moscas, con una media que ronda los 15 l/100 km.

Merece la pena destacar que el sonido que emerge del escape es más musical que el del Renault Super5 que le sustituyó, el Renault GT Turbo. Al levantar el pie del acelerador a veces escuchas unas detonaciones que son una auténtica pasada. El chasis es muy efectivo, se sujeta muy bien, incluso a gran velocidad. La dirección es muy dura, toca trabajar de lo lindo al volante del Renault 5 Copa Turbo. Pero el resultado es muy gratificante.

Al alza

Prueba Renault 5 Copa Turbo

A día de hoy es muy difícil encontrar recambios, no en vano sólo estuvieron dos años en catálogo. Prácticamente sólo hay algunos especialistas en Francia a los que recurrir, aunque en la mayoría de los casos hacen pagar lo que quieren por una pieza que debería costar una décima parte.

Su cotización está claramente al alza, un Renault 5 Copa Turbo puede rondar los 15.000 euros, mientras que al otro lado de los Pirineos un Alpine Turbo supera los 24.000 euros. Ya era hora que llegara el momento del hermano pequeño del Renault 5 Turbo “culo gordo” de motor central.

Texto: Gerard Farré // Fotos; Jesús María Izquierdo

Ficha técnica Renault 5 Copa Turbo

Prueba Renault 5 Copa Turbo

TIPO DE MOTOR Gasolina, 4 cilindros en línea
CILINDRADA 1.397 cm3
POTENCIA 110 CV a 6.000 rpm
PAR MÁXIMO 15 mkg a 4.000 rpm
V. MÁXIMA 185 km/h
ACELERACIÓN n.d.
CONSUMO 9,7 l/100 km (mixto)
MEDIDAS 3.550 / 1.530 / 1.400 mm
NEUMÁTICOS 175/60 R13
PESO EN VACÍO 870 kg

Déjanos tus Comentarios