Prueba del Opel Insignia Grand Sport GSI: el rey del asfalto

Opel Insignia

Texto: José A. Prados/ Fotos: Paloma Soria

La firma alemana ha decidido recuperar las siglas GSI en su berlina tope de marca, retomando la herencia deportiva que, durante años, lucieron orgullos algunos de sus modelos más emblemáticos. En carrocería de 5 puertas, Grand Sport, o familiar, Sports Tourer, el Insignia GSI ofrece un buen rendimiento y potencia adecuada para un coche que cabe calificar de equilibrado por la buena relación que exhibe entre potencia, diversión y eficiencia.

Para esta prueba hemos optado por el motor diésel 2.0 biturbo que entrega 210 CV y un par de 480 Nm, disponibles desde la parte baja del cuentavueltas (a partir de 1.500 rpm). Facilita, un empuje que parece no acabar, gracias a la excelente gestión que hace el cambio automático de 8 velocidades, con manejo tanto desde la palanca como desde las levas en el volante.

Impacta

Opel Insignia

La estética exterior es impactante con las grandes tomas de aire frontales, y llantas de 20 pulgadas que lleva nuestra unidad, junto a enormes discos de freno con pinzas Brembo de cuatro pistones en color rojo. Detalles que definen su ambición como ‘rey del asfalto’ que se rematan en la trasera con unas salidas de escape dobles de forma trapezoidal.

Asimismo, dentro hay detalles que hablan de su carácter: asientos delanteros AGR (muy cómodos, calefactados, ventilados y con función masaje) que llevan los reposacabezas integrados, pedales de aluminio y el logo GSI grabado en el pomo del cambio, respaldo de los asientos y las alfombrillas.

La postura al volante es cómoda y cuenta con muchos reglajes para los asientos del conductor y acompañante, encontrando rápidamente la posición ideal. Giramos la llave de contacto y se pone en marcha la caballería de este bloque de cuatro cilindros que, en frío, resulta algo ruidoso, pero que cuando coge temperatura apenas se percibe en el interior.

Opel Insignia

Sube rápido de vueltas, tanto que, salvo por los detalles del cuentavueltas, no parece que estemos a los mandos de un diésel. Acelera de forma contundente y rueda muy rápido, aunque, de nuevo, no transmita la sensación de ir tan rápido si no nos fijamos en el velocímetro.

Abandonamos la ciudad, que en realidad no es su entorno más favorable (a pesar de que el sistema Start/Stop funciona de una forma correcta y sin apenas tirones) y nos escapamos a la sierra para comprobar qué tal se desenvuelve en vías rápidas y carreteras de curvas.

Consumos ajustados

Opel Insignia

En autovía, circulando a velocidades legales, el consumo ronda los 7 litros reales, que está muy bien para la potencia y peso del vehículo. Si decidimos ir algo más rápidos serán unos 9 litros de media, cifras siempre aceptables.

Uno de los aspectos que más nos ha sorprendido en el comportamiento del Opel Insignia GSI es la facilidad de conducción que ofrece al combinar un chasis FlexRide muy equilibrado que permite elegir entre tres modos de conducción; Sport, Standar y Tour (adapta en instantes el tarado de amortiguadores y dirección), con un eficaz sistema de tracción 4×4 con reparto vectorial de par motor. Mediante dos embragues en el eje trasero, este autoriza acelerar cada rueda en fracciones de segundo, asegurando la trazada sin que se produzcan subvirajes (tendencia del coche a seguir recto en las curvas). Para circular rápido es recomendable el modo Sport, que da un plus de dinamismo al sujetar firmemente la carrocería en los giros, sin que llegue a resultar incómodo.

Opel Insignia

Como balance es una berlina que invita a realizar largos desplazamientos, sólo o en familia. Contempla un accesible y notable maletero (490 litros, ampliables casi a 1.500 litros, abatiendo los asientos traseros). Las plazas traseras son cómodas para dos ocupantes adultos, si bien la central resulta algo estrecha.

Nacido para rodar a buen ritmo por las maravillosas autopistas germanas sin límite de velocidad, contempla una alternativa de gasolina, con un motor 2.0 turbo de 260 CV, también dotada de tracción a las cuatro ruedas y algo más de chispa en la respuesta del acelerador.

Ficha técnica del Opel Insignia Grand Sport GSI 2.0 CDTI Biturbo

TIPO DE MOTORDiésel, 4 cilindros en línea, biturbo
CILINDRADA1.956 cm3
POTENCIA210 CV a 4.000 rpm
PAR MÁXIMO480 Nm entre 1.500 rpm
V. MÁXIMA233 km/h
ACELERACIÓN7,8 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO7,1 l/ 100 km (mixto)
MEDIDAS4.910/1.871/ 1.445 mm
NEUMÁTICOS235/ 45 R18
PESO EN VACÍO1.772 kg
MALETERO490 – 1.450 l
PRECIO40.474 €
GAMA DESDE

CUOTA RENTING

26.056 €

795 €/mes

LANZAMIENTODiciembre 2017

Equipamiento del Opel Insignia Grand Sport GSI 2.0 CDTI Biturbo

Opel Insignia

De serie: llantas de aleación de 18 pulgadas Venus; alerón trasero OPC; manillas puertas color carrocería; control presión neumáticos; chasis deportivo FlexRide; tapicería tela Oxford; asientos delanteros AGR; pack OPC interior; pedales deportivos; Pack GSI Plus (cargador inalámbrico; Control Crucero Autorregulable; sensor de colisión con asistencia frenado; pantalla multifunción 8 pulgadas y Head-up Display); Alerta Cambio involuntario Carril; Control Crucero; cámara visión trasera; alerta tráfico trasero, alerta ángulos muertos; asistente aparcamiento; cámara visión trasera; reconocimiento señales tráfico; faros Matriciales Intellilux LED; faros traseros LED; control electrónico de tracción (TC Plus); sistema navegación Navi RF900; dos puertos USB traseros; asientos delanteros calefactables; climatizador bizona; volante OPC calefactado, tracción 4×4; cambio automático 8 velocidades.

Opciones: pintura Rojo Rubí (270 €); pintura metalizada (571,87 €); llantas aleación 20” Neptuno (1.310 €); tapicería simil cuero Performance (2.495 €); tapicería cuero Premium OPC Performance (4.044 €); pack Seguridad: airbag laterales y alarma (623 €); limpiaparabrisas trasero (52 €); Opel OnStar (831 €); sistema de sonido Bose Premium (727 €); Head-up Display (727 €); techo solar eléctrico (972 €).

Déjanos tus Comentarios