Prueba del Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV, atractiva madurez

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

Texto: Gregorio Arroyo // Fotos: Paloma Soria

El Kia Sportage refresca imagen y se rodea de mayor tecnología para afrontar una nueva etapa. También optimiza motores, incluida esta variante de 177 CV, la más potente en gasolina. Asociada al acabado GT Line, se convierte en su opción más dinámica y solvente.

El Kia es un gran vehículo con una larga tradición a su espalda. Poco tiene que ver el modelo actual con aquel rudo 4×4 que vio la luz en 1993, pero sí que le debe la experiencia acumulada a lo largo de todos estos años. Y la firme apuesta por hacer un producto europeo, diseñado y desarrollado aquí para convertirse en el modelo de la marca más vendido en el Viejo Continente.

Apenas dos años después de que llegara la cuarta generación, el Kia Sportage toma aire y se actualiza, más a nivel técnico y por razones de homologación Euro 6d TEMP, que por imagen. En cualquier caso, el resultado es tan sutil como aparente. Las novedades de peso recaen en las mecánicas diésel, sobre todo con la nueva versión micro-híbrida con batería de 48 V, la misma tecnología que refleja el último Hyundai Tucson, su alma gemela.

Tope de gama

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

Con el inexplicable boicot al diésel, las opciones de gasolina cobran actualidad, como nuestro protagonista. Básicamente, es el mismo bloque de 177 CV ya conocido, pero ahora con un filtro de partículas, sistema Start/Stop y mejoras para reducir las emisiones contaminantes.

Nuestra unidad se viste con el atractivo acabado GT Line, pero ¿cómo lo diferenciamos respecto a la versión anterior? Sencillo: si nos fijamos, la parrilla frontal en negro brillante es nueva, como los faldones plateados, los paragolpes, algunos cromados y el diseño de las llantas de 19 pulgadas. Más llamativos son los faros LED, con luz día de cuatro puntos que recuerda a los utilizados en Porsche.

Y en el interior

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

También es cuestión de matices los cambios introducidos en el interior. Salpican al volante, las salidas de aire en el salpicadero y el cuadro de mandos. No hay diferencias en la habitabilidad de un conjunto rematado con esmero. De hecho, goza de una calidad y un tacto coherentes con lo que busca el conductor europeo. Más aún con el acabado GT Line Xtreme que nos ocupa, el más completo de la gama.

La motorización 1.6 T-GDI de 177 CV es el tope de la oferta en gasolina del Kia Sportage. Quizá haya quien con la variante atmosférica 1.6 GDI de 132 CV tenga suficiente, pero si queremos una respuesta contundente tendremos que recurrir al efecto turbo de nuestro vehículo. Hay que señalar que el peso con lo puesto de nuestra versión es de 1.545 kilos, y que rondará dos toneladas a plena carga. Por tanto, si nos movemos asiduamente por carretera es la opción más recomendable.

Muy refinado

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

El propulsor es muy refinado, hasta el punto de que al ralentí, en ocasiones, no parece estar en marcha. Asociado a un cambio manual de seis relaciones con desarrollos finales largos para calmar un tanto la sed (en quinta ya alcanza la velocidad punta), la respuesta a bajo régimen es contundente y se mantiene constante hasta 6.000 rpm. Bien insonorizado, podemos rodar en autopista a 120 km/h con apenas 2.600 vueltas y un consumo de 7,5 l/100 km en el ordenador.

En carretera nuestro acabado GT Line brinda un tarado más firme de la suspensión. Se nota, porque sujeta la carrocería con mayor eficacia, limitando los siempre incómodos balanceos. Si a eso añadimos unos neumáticos 245/45 R19 y un buen tacto de dirección comprobaremos que la dinámica de este Kia Sportage es algo más ágil y contundente en virajes que el resto de la gama, aunque no pueda evitar cierta tendencia subviradora (tendencia a seguir recto en curva) por su condición de tracción delantera (lo hay en 4×4).

Prepado para todo

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

Se nota que va más seco, pero en el día a día la pérdida de confort es casi nula, salvo que el firme sea muy irregular. Tras completar la prueba por diferentes escenarios el gasto medio fue de 8,7 l/100 km.

Está claro que esta variante pide asfalto, si bien podremos hacer alguna que otra pista sin temor y hasta accionar el control de descensos de serie. Por cierto, su equipamiento, casi cerrado, es muy generoso. Un atractivo que se completa con siete años de garantía y descuentos muy agresivos.

Ficha técnica Kia Sportage1.6 t-GDI 177 CV GT Line 4×2

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

TIPO DE MOTORGasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado
CILINDRADA1.591 cm3
POTENCIA177 CV a 5.500 rpm
PAR MÁXIMO265 Nm 1.500-4.500 rpm
V. MÁXIMA205 km/h
ACELERACIÓN9,2 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO7,5 l/100 km (mixto)
MEDIDAS4.495 / 1.855 / 1.645 mm
NEUMÁTICOS245 / 45 R 19
PESO EN VACÍO1.545 kg
MALETERO491 l
PRECIO34.600 €
GAMA DESDE25.000 €
CUOTA RENTING620 € / mes
LANZAMIENTOOctubre de 2018

Equipamiento Kia Sportage1.6 t-GDI 177 CV GT Line 4×2

De serie: Freno de estacionamiento eléctrico; llantas de aleación de 19”; asistente de arranque en rampa; control de descensos; asistente de mantenimiento de carril; reconocimiento de señales de tráfico; alerta de fatiga del conductor; luces de carretera inteligentes; faros LED; techo panorámico eléctrico; navegador con cámara de asistencia al aparcamiento, Apple Car Play, Android Auto y servicios de conectividad Tom Tom en pantalla táctil de 8’’; equipo de sonido premium JBL; acceso y arranque manos libres; control de velocidad de crucero; sensores de luces, lluvia y de aparcamiento delanteros y traseros; climatizador bizona; dirección asistida eléctrica; cuadro de mandos con pantalla Supervisión de 4,2’’; volante y pedales deportivos; retrovisor interior electrocrómico;  lunas oscurecidas; barras en el techo; spoiler trasero; control del aire en los neumáticos;  rueda de repuesto temporal; retrovisores termoeléctricos y cuatro elevalunas eléctricos.

Opcional: Pintura metalizada (520 €); Pack Premium: incluye sistema de asistencia de frenada de emergencia con reconocimiento de peatones, aviso de vehículos en el ángulo muerto, alerta de tráfico en la zaga, asientos delanteros calefactados, ventilados y eléctricos, volante calefactado, asientos traseros laterales calefactados, portón trasero eléctrico con función manos libres y cámara de visión 360º (3.200 €).

Kia Sportage 1.6 t-GDI 177 CV

Déjanos tus Comentarios