Jeep Wrangler Rubicon a prueba, viejos rockeros…

Jeep Wrangler Rubicon

Nos ponemos a los mandos del Jeep Wrangler Rubicon, el último de una larga estirpe.

Pues eso, viejos roqueros nunca mueren. Incluso mejoran con el tiempo. Tras una dilatada vida a sus espaldas, el Jeep Wrangler mantiene la esencia de siempre. Pero es más civilizado que nunca. Modernizado con algo de equipamiento contemporáneo, sigue siendo uno de los todoterrenos más capaces del mercado.

Día especial

Jeep Wrangler Rubicon

Hoy no es un día cualquiera. En el garaje me espera un coche que, ante el uso todoterreno ‘ligero’ de los actuales SUV, casi podría decir está en peligro de extinción. Es el Jeep Wrangler Rubicon, toda una institución que despierta deseos de aventura, de campo, de barro.

Y no es para menos: Jeep es una marca legendaria e icono del 4×4; el Wrangler, heredero del mítico Willys; y Rubicon, apellido de esta ambiciosa versión en honor a una de las rutas 4×4 más duras del planeta, que se celebra entre California y Nevada. No hace falta irse tan lejos para comprobar hasta donde llega la cuarta generación de este carismático Jeep.

Como en ediciones anteriores, su apariencia robusta y pensada para perdurar y aguantar un trabajo intensivo es genuina. Un Jeep Wrangler se ve a la legua, con esa carrocería casi de acorazado que, desde luego, es ajena al paso del tiempo.

Detalles como los grandes pasos de ruedas trapezoidales, la parrilla de siete ranuras y los faros redondos (ya de LED), el parabrisas abatible, las puertas extraíbles… Todo conforma un coche atípico que puede disfrutarse casi ‘desnudo’ con la simple vista de su armazón.

También descapotable

Jeep Wrangler Rubicon

Hasta el techo puede quitarse cómodamente y dejarlo en casa. Para ello, en caso de montar como nuestra unidad el techo duro Freedom Top, basta con liberar unas palancas y quitar los tres paneles que lo componen. Los dos delanteros se extraen más facilmente; para el trasero, más grande y pesado, tendrá que buscar ayuda de otra persona.

Sea de un modo u otro, el Jeep Wrangler se ha civilizado con la incorporación de algunos gadgets tecnológicos. Como la cámara trasera que facilita las maniobras de aparcamiento (más teniendo en cuenta que la rueda va en el portón, y con ella el coche roza los 4,9 metros de largo), el indicador que alerta de vehículo en ángulo muerto (opcional) o un sistema multimedia más actual.

Derivada de la del Jeep Grand Cherokee, la pantalla táctil asociada de 8,4 pulgadas asegura un uso correcto y sus funciones son muy numerosas. En este sentido, destacan las Off Road Pages, con indicaciones de lo más variadas como la temperatura de la transmisión, ángulo de dirección e inclinación, coordenadas, posición de los bloqueos…

Amplio y…

Jeep Wrangler Rubicon

La carrocería de cinco puertas de este Jeep (también hay versiones de tres puertas) garantiza un espacio a bordo holgado, aunque sin llegar a las cotas de vehículos de su talla. Los asientos son algo planos y sujetan lo justo en curva, sobre todo detrás. Además, el maletero (al que se accede abriendo la luneta, solo el portón o ambos a la vez), ofrece un espacio más útil a lo alto que a lo largo.

En todo caso, no abundan los lujos, como se desprende de los materiales empleados en el interior; eso sí, de buena presencia y acorde al uso que preferiblemente se va a dar al vehículo.

…¿cómodo?

Jeep Wrangler Rubicon

Tras muchos años forjando su leyenda como auténtico hito off road, es inevitable que el Jeep Wrangler despliegue sus mejores maneras en un ambiente alejado de la carretera. Cabe destacar que sobre asfalto ha mejorado su dinámica, transmite más seguridad y refinamiento, aun cuando dentro el ruido comienza a ser elevado por encima de 110 km/h (por motor y aerodinámica poco favorable).

Hay ligeras vibraciones (más propiciadas por los neumáticos mixtos equipados en acabado Rubicon). Y la dirección obliga a ir corrigiendo la trazada, además de su lentitud al maniobrar.

Cuando pisa la tierra, su esquema de suspensión de largo recorrido con ejes rígidos delante y detrás (Dana 44, de montaje más robusto al de otras versiones) hace que cualquier bache parezca insignicante. Si ya en carretera la última generación del modelo resulta menos rebotona que las precedentes, en campo también presume de una capacidad fantástica para absorber todo tipo de agujeros.

Todoterreno de raza

Jeep Wrangler Rubicon

En pistas va sobrado incluso circulando solo con la tracción trasera conectada, y a ritmo vivo la conducción es muy amena. Las posibilidades de la transmisión son mucho más ambiciosas, y el sistema Rock-Trac equipado de serie en el Rubicon (el más avanzado de la gama) contempla la posibilidad de cambiar, hasta en marcha, de 4×2 a 4×4 (con dos modos: reparto automático del par o permanente).

Metidos en quehaceres más severos, con terreno poco adherente, zona de rocas o afrontando fuertes pendientes, el acabado Rubicon ofrece más alicientes para seguir buscando el límite. Así, la reductora es de las de verdad y con una relación de reducción mayor al de otras versiones de la familia sube rampas inimaginables.

Más todavía, ya para usuarios realmente exigentes: cuenta con bloqueo de diferenciales delantero y trasero, y permite además desacoplar la barra estabilizadora anterior para incrementar el recorrido de amortiguación.

Con todas estas ‘armas’ en uso, el Jeep Wrangler es todopoderoso y a veces el sentido común te invita a no seguir atacando ese cortado al que le tienes echado el ojo, o a no cruzar ese río caudaloso que otras veces ha ganado la batalla (atención aquí, el Jeep Wrangler asegura un excelente vadeo de hasta 76 cm).

La potencia adecuada

Jeep Wrangler Rubicon

Pensando en que es un producto especializado en conducción off road, no he echado en falta más potencia, pese a que en carretera el 2.2 CRD turbodiésel de 200 CV (como el del Jeep Jeep Cherokee y sustituto del áspero 2.8 anterior) no es un prodigio de rendimiento y gasta más de 9 l/100 km. Al menos, su gran depósito avala una buena autonomía.

No obstante, lo bueno es que la entrega de par es constante desde bajas revoluciones, básico para tener una experiencia satisfactoria a la hora de encaramar obstáculos en campo. A vez, la caja de cambios automática de ocho relaciones trabaja con suavidad y facilita la conducción tanto en manos expertas como para novatos del 4×4.

Hay pocos obstáculos que detengan a un Jeep Wrangler, pero el primero a franquear aparece en el mismo momento de la compra. Los 61.200 euros que vale el Jeep Wrangler Rubicon de cinco puertas con el motor diésel analizado le convierten en un coche de auténtico lujo.

Fotos: Paloma Soria.

Ficha técnica Jeep Wrangler Rubicon 2.2 CRD 200 CV 8ATX

Jeep Wrangler Rubicon

TIPO DE MOTOR Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado.
CILINDRADA 2.143 cm3
POTENCIA 200 CV a 3.500 rpm
PAR MÁXIMO 450 Nm a 2.000 rpm
V. MÁXIMA 160 km/h
ACELERACIÓN 10,3 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO 7,9 l/100 km (mixto)
MEDIDAS 4.882 / 1.894 / 1.848 mm
NEUMÁTICOS 255/75 R17
PESO EN VACÍO 2.197 kg
MALETERO 548 l
PRECIO 61.200 €
GAMA DESDE 50.000 €
LANZAMIENTO Junio de 2018

Equipamiento Jeep Wrangler Rubicon 2.2 CRD 200 CV 8ATX

Jeep Wrangler Rubicon

De serie: Asistente de arranque en cuesta; control de descenso de pendientes; control de velocidad de crucero; función Start&Stop; bloqueo de diferencial delantero y trasero; barra estabilizadora delantera desconectable; protecciones inferiores y laterales reforzadas; llantas de aleación de 17 pulgadas; rueda de repuesto con funda; techo de lona Premium Sunrider; cristales traseros tintados; faros de LED; luces de conducción diurna; luces antiniebla delanteras y traseras; sensores de aparcamiento y cámara trasera; arranque por botón; tapicería de cuero y tela; climatizador bizona; instrumentación con display a color de 7,0 pulgadas; equipo de sonido Alpine con 9 altavoces y subwoofer; Bluetooth; conexión auxiliar; sistema multimedia Uconnect 8.4 NAV con pantalla táctil de 8,4 pulgadas, navegador, Apple CarPlay y Android Auto.

Opciones: Pintura Rojo Firecracker (1.222 euros); tapicería de cuero (2.036 euros); asientos delanteros calefactables (339 euros); techo rígido desmontable Freedom Top (1.765 euros ); Pack Full Technology: incluye control de ángulo muerto y acceso sin llave (747 euros); y Pack Trailer Tow: incluye enchufe auxiliar, alternador de 240 amperios, batería de 700 amperios y enganche de remolque (815 euros).

Jeep Wrangler Rubicon

Déjanos tus Comentarios