Prueba del Honda HR-V, valor seguro

Honda HR-V

Texto: Karam el Shenawy Foto: Paloma Soria

Las ventas no le colocan como una de las opciones más demandadas, pero el Honda HR-V se mantiene como una apuesta firme por parte de Honda. Renovado por fuera y mejorado por ‘dentro’, deja en el olvido a las mecánicas diésel confiando su propuesta al motor 1.5 i-VTEC de 130 CV que aquí probamos.

No  ha pasado tanto tiempo desde la última vez que el Honda HR-V y un servidor cruzáramos nuestros caminos. Y aunque en este tiempo pueda parecer que las cosas no han cambiado demasiado, la realidad es justo la opuesta.

Cierto es que al primer golpe de vista, los ojos menos ávidos les cueste distinguir entre el modelo que hace unos meses tuve el placer de conocer y el que suscribe estas líneas. Pero a poco que centren el foco, verán que los dibujantes nipones han perfilado un conjunto más elegante.

Llama la atención

Honda HR-V

Parte de culpa la tiene, principalmente, el nuevo frontal. Si como dicen la cara es el reflejo del alma, este renovado Honda HR-V se nos presenta con una faz más imponente que antes. Destaca la nueva tira cromada que absorbe por completo la calandra y que se integra en los nuevos grupos ópticos delanteros (con función Full LED en las versiones más equipadas) donde también se estrena una firma lumínica diurna.

Nuevos son, igualmente, los paragolpes, con tomas de aire laterales más grandes o faros antiniebla redondeados. En la zaga, los retoques se limitan a oscurecer la carcasa de los pilotos traseros, añadir una tira cromada en la parte media del portón o montar un tubo de escape también cromado.

Bien aislado

Honda HR-V

De puertas para dentro, nada cambia a simple vista salvo, según la marca, un tapizado en tela para los asientos de mayor calidad. Porque la gran novedad viene determinada no por lo que se ve, sino por lo que se percibe.

Los ingenieros de Honda han aumentado el material aislante que recubre el vehículo (colocado en pasos de rueda, maletero, paneles de las puertas…), pero sobre todo han incluido, por primera vez en uno de sus modelos, la tecnología de cancelación del ruido de baja frecuencia para que la vida a bordo sea más placentera.

Sensación que, en marcha, parecen haber conseguido, pues tanto las filtraciones aerodinámicas como las mecánicas son casi inexistentes, permitiéndonos afrontar un viaje de largo kilometraje sin fatiga auditiva.

Adiós al diésel

Honda HR-V

Ahora bien, lo realmente revolucionario de este todocamino es lo que se aloja bajo su capó o, mejor dicho, lo que ha dejado de alojarse. Nos explicamos. Honda ha aprovechado este restyling para eliminar definitivamente las mecánicas diésel de su gama. La firma japonesa llevaba meses anunciándolo y tras un primer aviso con el Honda CR-V, ha sido ahora cuando ha cumplido su ‘amenaza’.

Circunstancia que sorprende, primero, por el excelente rendimiento que ofrecía el 1.6 i-DTEC en todos los vehículos que lo equipaban y, segundo, porque hay quien sigue apostando por estas mecánicas, ya sea por el número de kilómetros que realizan anualmente o por el consumo tan exiguo que este bloque, en particular, registraba en conducción real.

Basta, pero no sobra

Honda HR-V

En su defecto, Honda ha dejado como único representante al conocido 1.5 i-VTEC. Un bloque atmosférico de cuatro cilindros y 130 CV de potencia que destaca por su suavidad y bajo nivel de vibraciones. Del mismo modo, sorprende que en plena ‘era turbo’, Honda siga apostando por motores aspirados, más aún cuando las aspiraciones, valga la redundancia, del Honda HR-V no son demasiado deportivas.

El todocamino de 4,33 metros está pensado para disfrutar de un viaje sosegado, tranquilo y monótono (en el buen sentido del término). Por ello, tener que estirar la aguja hasta más allá de las 6.000 vueltas para encontrarle las cosquillas al propulsor, chirría. Además, estos bloques suelen hacer gala de un par algo escaso, como bien confirman los 155 Nm disponibles a nada menos que 4.600 rpm.

Honda HR-V

Por suerte, para aquel conductor del HR-V que consiga familiarizarse rápidamente con su rendimiento, sabrá que a ritmo constante el 1.5 i-VTEC resulta suficiente para mover los 1.312 kilos de peso. Una alegría que será plena cuando compruebe que el consumo medio se mantiene en un registro muy decente (chapó por los ingenieros nipones), pues los 6,4 l/100 km reales medidos en la prueba son más que satisfactorios.

Eso sí, en caso de abandonar la confortable vía rápida y hacer frente a un tramo sinuoso, el primer gesto irá dirigido obligatoriamente a la palanca de cambios. La escasa fuerza del propulsor obligar a reducir marcha para avanzar. Por fortuna, el Honda HR-V mantiene intacto el preciso tacto de una palanca que sí parece haber sido desarrollada con aspiraciones deportivas.

Por encima de la media

En definitiva, que el todocamino nipón siga sin ser una de las preferencias de compra por parte de los clientes de esta categoría, sin duda, sorprende. Decisión que puede achacarse a la saturación existente en la misma o, quizá, al desembolso que es necesario realizar para obtener una unidad medianamente equipada, como la nuestra, cuya tarifa arranca en los 23.500 €.

Ficha Técnica Honda HR-V 1.5 I-VTec 130 CV Elegance

Honda HR-V

Ficha técnica del Honda HR-V 1.5 I-VTec 130 CV Elegance

TIPO DE MOTORGasolina, 4 cilindros en línea, atmosférico
CILINDRADA1.498 cm3
POTENCIA130 CV a 6.600 rpm
PAR MÁXIMO155 Nm a 4.600 rpm
V. MÁXIMA192 km/h
ACELERACIÓN10,2 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO5,7 l/100 km (mixto)
MEDIDAS4.334 / 1.772 / 1.605 mm
NEUMÁTICOS215 / 60 R 16
PESO EN VACÍO1.312 kg
MALETERO470-1.533 l
PRECIO23.500 €
GAMA DESDE20.350 €
CUOTA RENTING365 € / mes
LANZAMIENTOOctubre de 2018

Equipamiento Honda HR-V 1.5 I-VTec 130 CV Elegance

De Serie: Control de velocidad de crucero con limitador; Bluetooth; asientos delanteros calefactables; asistente de frenada de emergencia en ciudad; sensores de lluvia e iluminación; reconocimiento de señales de tráfico; alerta por cambio involuntario de carril; sensores de aparcamiento; cámara trasera; plegado de los asientos posteriores Honda Magic Seats; control de estabilidad y de tracción; retrovisores exteriores eléctricos; alerta ante colisiones frontales; luces antiniebla delanteras; Honda Connect Navi con pantalla táctil de 7,0”; pintura Rojo Milán.

Opciones: Pinturas metalizadas azul deportivo, azul midnight, gris lunar, negro ruse, gris modern steel y perladas negro cristal y blanco orquídea (600 €); llantas Stygian o Potis de 18” (3.194 €); llantas Geminis, Claris o Fortis de 18” (3.190 €); pack robusto (1.095 €); iluminación de suelo (210 €); embellecedor talonera (134 €); paragolpes trasero AERO (721 €); pack Black Edition (1.342 €); bola de remolque (840 €); alerón trasero (599 €).

Honda HR-V

Déjanos tus Comentarios