Dino 308 GT4: ¿quieres estrenar un Dino?

Dino 308 GT4

Esa fue la pregunta que me dirigió Ignacio Pueche hablando por teléfono, y cuando conoces a Ignacio, sabes que cuando dice algo es que es verdad, así que corrí –casi literalmente– a su encuentro. Bueno, al encuentro del Dino 308 GT4. Ya publicamos un artículo sobre un modelo similar en el número 99 de la revista Coches Clásicos, pero no podíamos perder la oportunidad de traeros esta pequeña joya.

Así que acudí a las instalaciones de Paco Pueche (Coupé) a ‘estrenar’ el Dino que os mostramos en estas líneas. Mientras Ignacio lavaba un precioso Delage que debía entregar a un cliente, yo tuve el primer encuentro con nuestro protagonista. ¡Caray! Todavía se encuentran cosas que sorprenden en este mundillo. Porque todos hemos visto clásicos en estado de concurso, pero mucho más raro es verlo conservado. Claro, que el dueño de esta unidad era meticuloso hasta el extremo, al punto que anotaba cada cuantos kilómetros echaba gasolina, las cantidades y así con todo.

Sorpresa tras sorpresaDino 308 GT4

Así pues, incluso en la penumbra de la nave que lo guardaba era posible discernir que este Dino 308 GT4 estaba casi nuevo. Por fuera, incluyendo los logos de Dino y solo de Dino, y por dentro. No diré que el habitáculo olía a nuevo porque sería mentir, pero no me hubiera extrañado que lo hiciera. Alguien debió contarle a ese cuero blanco el secreto de la eterna juventud

Aunque el primer vistazo lo pedía un odómetro que marcaba poco más de 50.000 kilómetros, es casi inevitable empezar a escrutar uno por uno la pila de relojes que tenemos frente a nosotros: gasolina, velocímetro, presión de aceite, agua, reloj horario, cuentarrevoluciones y temperatura de aceite. Todos ellos parecían nuevos, incluso el volante y el cambio estaban casi a estrenar. Tampoco las plazas traseras muestran signos de gran uso, algo por lógico debido a su tamaño. Siendo justos, los cinturones sí daban alguna pista más sobre la edad del coche. Eso y la palanca del ventilador caída.

Dino 308 GT4

Ya con el coche fuera, toca comprobar las ‘tripas’. El motor (3,0 litros V8, de ahí el nombre) luce en estado inmejorable. Encaja a la perfección con el estado del resto del coche. Detrás, un maletero en el que es mejor no pensar en llevar productos frescos, pues está expuesto a los calores de la mecánica. Aquí el paso del tiempo se hace más palpable, pese a que tenemos los juegos de herramientas originales.

Delante, la rueda de ‘galleta’ en su correspondiente hueco. Tal era la limpieza de esta zona que si me dicen que era la primera vez que alguien la abría, me lo creo. El exterior, ahora ya a la luz, se ve nuevo. Incluidas las llantas y los pilotos. Asombroso. Por si no ha quedado claro, Ignacio Pueche no exageraba.

Dino 308 GT4

Funciona todo

Los aficionados al mundo del automóvil se dividen en dos: aquellos que aman los autos italianos, y aquellos que los desprecian. No hay término medio. Estoy seguro de que a estas alturas de la película, los segundos aún esperan un giro dramático de los acontecimientos. Que nuestro Dino no arranque. O que nos deje tirados. Incluso humo blanco saliendo del compartimento motor.

Dino 308 GT4

Nada más lejos de la realidad, aunque no os negaré que, antes de ponerme manos a la obra, sentía sobre mí el peso de la responsabilidad. No todos los días te dejan un coche como este a tu disposición, así que es imposible no extremar las precauciones para no meter la pata. Mis miedos no eran relativos a que fallara el coche. Temía más mi propio error. En el 308 todo funcionaba; y cuando digo todo, es todo. Desde las luces a los elevalunas, pasando por todos y cada uno de los relojes. No probé la radio, he de reconocerlo, pero ¿quién quiere oírla teniendo un motor italiano a la espalda? Yo no, desde luego.

Un GT excelenteDino 308 GT4

Tocaba echar a andar y lo cierto es que nuestro invitado se convirtió en el perfecto anfitrión. Está claro que su enfoque no es el de un superdeportivo, sino el de un GT con el que trasladarse cómoda y rápidamente. Sorprende la rumorosidad interior si ese era el pretexto, por más que ahora nos resulte una auténtica melodía. Tampoco hablamos de una mecánica que destaque por su sinfonía –no es un V12 para entendernos–, pero desde luego a mí me arrancó una sonrisa durante la prueba que a duras penas pude disimular para las fotos.

Por lo demás, todo con el Dino 308 GT4 resulta muy sencillo, incluido el seguir el ritual de guiar las marchas por la rejilla en H típica de Ferrari. Esa fue otra de las sorpresas, el perfecto funcionamiento del cambio que te iba animando a ir progresivamente más rápido. Los frenos también respondieron a la perfección, aunque seamos sinceros, no se trataba de buscar los límites del coche, así que no puedo contarte cómo se comportan en un tramo revirado.

Dino 308 GT4

En cualquier caso, tengamos en cuenta que hablamos de un deportivo de 255 CV; con una relación peso/potencia de 4,5 kg/CV, es rápido sin más, pero no un carro de fuego, lo cual no quita para que declarara una velocidad punta de 250 km/h, extremo este último que, obvia decirlo, no llegamos a comprobar.

Sorprende la perfecta visibilidad en todos los ángulos, incluyendo hacia atrás, gracias al cristal trasero vertical. ¿Una pega? Quizá los asientos no sujeten el cuerpo todo lo que nos gustaría. También el calor, pero me temo que se debió más a este julio que nos regala Madrid que al propio calor que llegara procedente del motor. Aunque tampoco resultó grave. Es más, antes de devolverle a su garaje, aun le ‘robé’ un rato más a Ignacio para dar una vuelta ya dentro del polígono con la excusa de grabar un vídeo para las tan de moda redes sociales. No hay mal que por bien no venga.

¿Qué se siente al estrenar un Dino?Dino 308 GT4

Como el propio Ignacio pone alguna vez como punto débil de los clásicos que prueba, lo que de verdad siento es que no sea mío. También me siento un privilegiado, porque estoy seguro de que realmente es una de las unidades mejor conservadas del modelo. Hay que tener la oportunidad de conducirlo para ver realmente lo fino que anda, más allá de que parezca nuevo sin haber sido sometido a ningún tipo de restauración.

Desde luego, no es el modelo italiano más demandado, pero como ya contamos en el número 99, finalmente se hizo su hueco, primero como Dino y después como Ferrari. Es más, a día de hoy, es uno de esos modelos a los que el paso del tiempo les ha sentado bien. Y para los puristas, el hecho de que conserve sus logos originales es un plus.

En total se construyeron 2.826 unidades del 308 GT4, sumando los Dino y los Ferrari, de las cuales 614 se corresponden al mercado americano, es decir, cuentan con paragolpes de mayor tamaño que no hacen sino afear la silueta que Bertone diseñó para el 308 GT4. Estos también ven reducida su potencia en torno a 20-25 CV para cumplir con las normas federales. Para Italia las cosas empeoraron aún más, y hubieron de sacarse de la manga el 208 GT4 con motor de 2 litros y 170 CV.

ConclusiónDino 308 GT4

Cuando a la hora de describir un clásico, hablamos de “estado de concurso”, siempre imagino un coche como este Dino 308 GT4. Hablamos de un automóvil que aún es capaz de trasmitir lo que era cuando estaba nuevo, sin renunciar por ello a cierta pátina.

Ficha técnica del Dino 308 GT4

MOTOR

DISPOSICIÓN

CILINDRADA

CILINDROS

DIÁMETRO X CARRERA

POTENCIA/RÉGIMEN

PAR/RÉGIMEN

ALIMENTACIÓN

COMPRESIÓN

DISTRIBUCIÓN

COMBUSTIBLE

central trasero transversal

2.926,9 cm3

8 en V a 90º

81 x 71 mm

255 CV-188 KW/7.700 rpm

28,9 kgm/5.000 rpm

4 carburadores Weber 40 DCNF

8,8:1

dos árboles de levas por bancada, dos válvulas por cilindro

gasolina

TRANSMISIÓN

TRACCIÓN

CAJA DE CAMBIOS

EMBRAGUE

trasera

manual 5 velocidades + m.a.

monodisco en seco

CHASIS

TIPO

CARROCERÍA

SUSPENSIÓN

DELANTERA

DIRECCIÓN

FRENOS

tubular de acero

coupé 2 puertas (2+2 plazas)

independiente, triángulos superpuestos, muelles

independiente, triángulos superpuestos, muelles

cremallera

discos ventilados con servofreno

CONSUMO

PROMEDIOn.d.

MEDIDAS

LONG./ANCH./ALT

VÍAS/DIST.

ENTRE EJES

PESO EN VACÍO

MEDIDA LLANTA

MEDIDA NEUMÁTICOS

CAPACIDAD DEL DEPÓSITO

DEL DEPÓSITO

4.300/1.800/1.180 mm

1.460/2.550 mm

1.150 kg

14” x 6 ½ (aleación)

205/70 VR 14

80 litros

PRESTACIONES OFICIALES

0 A 100 KM/H

VELOCIDAD MÁXIMA

RELACIÓN PESO/ POTENCIA

n.d.

250 km/h

kg/CV

Déjanos tus Comentarios