Prueba del Lancia Thema 8.32 Ferrari: la belleza está en el interior

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Este automóvil es, sin lugar a dudas, una de las berlinas deportivas más interesantes de finales de los 80 y primeros de los 90. Un honor que puede compartir con modelos coetáneos como los Audi 200 Turbo, BMW M5 (E28 y E34) o Mercedes 500E (W124). Sobre estos rápidos sedanes alemanes de prestigio, el Lancia juega con una clara baza a su favor: bajo el capó palpita un verdadero corazón Ferrari.

Esta realización no es una mera operación de marketing en la que marcas de un mismo grupo automovilístico se benefician unas a otras, o en la que un fabricante de menor prestigio pacta con otro de mayor empaque una colaboración para la puesta a punto, la cesión de tecnología o cosas así.

Lancia Thema 8.32 Ferrari

En este caso, el Lancia que os mostramos monta un motor Ferrari prácticamente idéntico al que llevaba el Ferrari 308 Quattrovalvole (1982-1985), sólo que en lugar de los 240 CV que rendía en el 308, para el Lancia Thema, ya que iba a ser un tracción delantera, se rebajaba el rendimiento a 215 CV, dulcificando su respuesta y evitando así un eje delantero de comportamiento delicado. De este modo, el Lancia Thema 8.32 Ferrari se convertía en la berlina de tracción delantera más rápida del mundo.

1984, se presenta la gama Thema

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Pero vamos a comenzar esta historia un poco antes, con el nacimiento de la gama Lancia Thema en 1984. Ese año la industria del automóvil era testigo de algo muy común en la actualidad, una joint venture, o lo que es lo mismo, un acuerdo entre fabricantes para compartir y ahorrar gastos. No es nada extraño que una misma plataforma fuera a servir para comercializar los Alfa Romeo 164, Fiat Croma y Lancia Thema 8.32 Ferrari, ya que las tres marcas pertenecían ya por aquel entonces al Grupo Fiat; pero a dicho proyecto se sumó Saab, que montaba igualmente el mismo esqueleto para su modelo superior al 900, el 9000.

El Thema fue el primero en darse a conocer, desvelándose en el Salón de Turín del 84, y permaneciendo con la misma imagen hasta 1988, año en el que experimentó un restyling. Inicialmente, la elegante, amplia y cómoda berlina italiana se ofrecía con mecánicas de gasolina de 4 cilindros 2.0 atmosférica de 120 CV y turbo de 165 CV, así como con un V6 2.8 de origen PRV (Peugeot, Renault y Volvo) que desarrollaba unos elásticos y refinados 150 CV, y un 2.5 turbodiésel de 101 CV (una evolución de los 2.4 Sofim de los Fiat 131,132 y Argenta que gracias al intercooler incrementaba notablemente su potencia).

Los precios de la gama Thema en España en sus primeros años de vida oscilaban entre los 2,5 y 4,5 millones de pesetas; por lo que claramente se posicionaba como una berlina de alta gama, y por su imagen, técnica y equipamiento, así se percibía.

El “Lancia Ferrari”

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Llegamos a 1986, una época en la que las ventas de Ferrari crecían a un ritmo vertiginoso (del principio al final de la década las ventas se duplicaron), y aunque Enzo Ferrari siempre había sido reacio a ceder su nombre a un coche de otra marca, ésta fue una de las escasas ocasiones en las que sí accedió, de modo que ambas marcas del Grupo Fiat acordaron que la versión cumbre de la gama Thema sería movida por un verdadero motor Ferrari, en concreto el del 308 Quattrovalvole.

Cuando el Lancia Thema 8.32 Ferrari –rápidamente rebautizado por el público como “Lancia Ferrari” – llegó al mercado se situó como una de las berlinas más elitistas de su segmento, y en España costaba la friolera de 7 millones de pesetas. Por aquel entonces un BMW M535 de 218 CV costaba 6 millones, un Mercedes 300 E de 190 CV 6,2 millones y un Audi 200 Turbo de 182 CV 5,7 millones. Eso sí, el Lancia Thema 8.32 superaba ampliamente a las tres berlinas prestacionales alemanas en rapidez, sacándoles en torno a 2 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h.

Sólo había una posibilidad más cara, potente y rápida: el BMW M5 (E28), que con sus 286 CV costaba 10 millones de pesetas y superaba al Lancia ampliamente en velocidad punta, si bien en aceleración de 0 a 100 km/h apenas le podía batir por tres décimas (6,5 segundos el 6 cilindros alemán de propulsión y 6,8 segundos el V8 italiano de tracción).

Lujo y más lujo

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Pero el Lancia Thema 8.32 Ferrari no era “sólo corazón”, pues si bien externamente todos los elementos diferenciadores eran más bien discretos, el nivel de lujo y sofisticación alcanzado en el interior era sublime. Por fuera unas exclusivas llantas de aleación de 15 pulgadas, una doble salida de escape y, sobre todo, el alerón trasero retráctil le identificaban; además de la línea adhesiva lateral amarilla y los logos 8.32 (8 cilindros y 32 válvulas).

El color rojo cereza metalizado de la unidad de pruebas fue el más habitual, si bien también se ofreció en rojo, azul, negro, gris y verde. Más diferencias respecto a otras versiones convencionales de la gama Thema las encontramos en el interior, donde el lujo que se respira es extraordinario, muy superior a las terminaciones de sus rivales germanos antes mencionados. Piel vuelta en el techo, madera en el salpicadero y asientos de fino cuero ‘Poltrona Frau’, por supuesto los delanteros de regulación eléctrica con memoria y calefactados. Todo ello combinado con un tablero de mandos muy deportivo con nada menos que seis relojes auxiliares, además de los dos principales y diversos botones y testigos.

Por supuesto, contaba con elementos como la dirección asistida o el climatizador automático. Y para rizar el rizo, extravagancias como los reposacabezas traseros que se suben eléctricamente al abrir la respectiva puerta trasera.

Cóctel italiano

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Técnicamente, se efectuaron algunas modificaciones para adaptar el motor del Ferrari 308 a la berlina de Lancia. En este curioso mix, el motor venía directamente de Maranello, aunque el coche se ensamblaba por Lancia y ¡con ayuda de Ducati! El motor F105L fue debidamente puesto a punto, incluso tocado en elementos clave como el cigüeñal, todo ello con el objeto de buscar una respuesta más progresiva (entonces no se estilaban los controles electrónicos de tracción).

Para la conocida como 2ª serie del Thema, presentada en 1988 durante el Salón de París, a la que pertenece nuestra unidad y se reconoce claramente por los grupos ópticos delanteros divididos en dos secciones, las normativas anticontaminantes obligan a instalar catalizadores en toda la gama, incluido este 8.32, medida con la que la potencia bajó 10 CV, perdiendo también ligeramente en par motor, aceleración y velocidad punta. Aún hubo una tercera serie del Thema 1992 a 1994, además de carrocerías Limusina (4,89 metros de longitud) y Station Wagon; pero en esta fase final ya no se comercializaba este Lancia Thema 8.32 Ferrari.

En total, este modelo vendió entre 1986 y 1991 un total de 3.520 unidades, 2.370 unidades de la 1ª serie (la del faro grande y de una pieza –hasta 1988–) y 1.150 unidades de la 2ª Fase 2 (la del faro partido –a partir de 1989–).

Nuestro protagonista

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Esta unidad de pruebas fue matriculada en España en marzo de 1990 y ha llevado muy buena vida como lo demuestran sus cuidados interiores y los 122.600 km que marca su odómetro. Cierto es que pasó los últimos años algo abandonada. De ahí que su pintura o los plásticos de los paragolpes no brillen como el primer día. Pero nunca ha sido restaurada o pintada, sino bien conservada.

El mismo día de realizar el reportaje fotográfico y la prueba acompañamos al Lancia Thema 8.32 Ferrari a pasar la ITV, y sorprendentemente el mecánico que nos atendió, a pesar de su juventud, ya sabía que se trataba de un Lancia con motor Ferrari, a lo que añadió: “este es el que tenía Fernando Martín, ¿no?”. Y es que lamentablemente este automóvil saltó a los medios de comunicación españoles un 3 de diciembre de 1989, por ser el coche que conducía el primer baloncestista europeo en fichar por un equipo de la NBA al accidentarse fatídicamente en la M30 de Madrid.

En marcha

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Tras superar sin ningún problema la ITV pusimos el Lancia Thema 8.32 Ferrari rumbo a la zona de las fotografías. A simple vista este coche hoy día pasa desapercibido, y sólo los más entendidos saben que se trata de un verdadero purasangre. Eso sí, el sonido que emite su mecánica es cautivador, civilizado para ser de origen Ferrari, pero claramente perceptible como un 8 cilindros con un toque especial. Circular con el 8.32 hasta las 4.000 ó 4.500 rpm es un ejercicio sumamente relajante. Se disfruta su elevada dosis de refinamiento, rodeado de lujo, comodidad y amplitud.

El coche es realmente civilizado, tanto que cualquiera puede conducir este coche sin asustarse. Cuando nos fijamos en la aguja del velocímetro reglada hasta 280 km/h y la del cuentavueltas hasta 9.000 rpm y nos animamos a pisar con decisión el pedal del acelerador, nuestra impresión cambia por completo, y con su poderoso V8 podemos dejar clavado a casi cualquier automóvil moderno, pues un tiempo de 6,8 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h sigue siendo hoy día muy rápido. Lo que ha quedado desfasado es el consumo, ya que bajar de 15 litros a los 100 km nos parece que será realmente difícil.

Digno de la mejor colección

Lancia Thema 8.32 Ferrari

Reflexionando sobre lo que fue este vehículo, podemos concluir que es un automóvil digno de colección. Eso sí, en el año de matriculación de nuestra unidad –1990– el escenario de las berlinas deportivas había cambiado, y si en el 86 situábamos al Thema 8.32 como el mejor sólo superado por el más caro M5 E28, en el cambio de década BMW ya comercializaba el M5 E34 de 315 CV y Mercedes el 500 E (desarrollado con la colaboración de Porsche) con un motor V8 de 326 CV; modelos ambos que machacaban al Lancia Thema 8.32 Ferrari en prestaciones, si bien, resultaban mucho más caros.

El declive de la marca

En 1992 se presentó una tercera evolución de este Lancia Thema 8.32 Ferrari, en la que ya no se ofrecía la versión 8.32. Con la desaparición de este Thema 8.32 y de las últimas versiones especiales del Delta Integrale podemos dar por finalizada la gloriosa historia de Lancia, pues desde mediados de los 90 hasta nuestros días la famosa marca fundada en 1906 no ha dado frutos nada jugosos.

Al Thema le siguió el clásico Kappa, después el arriesgado Thesis y finalmente el ‘sacrilegio’ de rebautizar como Thema, en 2011, a lo que no era otra cosa que un Chrysler 300C reestilizado; una política de producto que poco a poco ha ido devaluando la marca hasta dejarla al borde del abismo. Por todo ello, el Lancia Thema 8.32 parece, junto al Delta Integrale, el último Lancia digno de coleccionar.

Texto y fotos: Enrique Marco

Fiche técnica del Lancia Thema 8.32

MOTOR
DISPOSICIÓN

CILINDRADA

CILINDROS

DIÁMETRO X CARRERA

POTENCIA/RÉGIMEN

PAR/RÉGIMEN

ALIMENTACIÓN

COMPRESIÓN

DISTRIBUCIÓN

COMBUSTIBLE

delantero transversal

2.927 cm3

8 en V a 90º

81×71 mm

205 CV-158 KW/6.750 rpm (215 CV 1ª serie)

26,8 kgm/5.000 rpm (29 kgm/4.500 rpm 1ª serie)

inyección electrónica Bosch KE-Jetronic

10,5:1

doble árbol de levas en cabeza, 4 válvulas por cilindro

gasolina

TRANSMISIÓN
TRACCIÓN

CAJA DE CAMBIOS

EMBRAGUE

trasera

manual 5 velocidades + m.a.

monodisco en seco

CHASIS
TIPO

CARROCERÍA

SUSPENSIÓN

DELANTERA

DIRECCIÓN

FRENOS

autoportante de acero

berlina 4 puertas (5 plazas)

independiente McPherson

independiente McPherson

cremallera

discos ventilados, ABS

CONSUMO
PROMEDIO 11,7 l/100 km
MEDIDAS
LONG./ANCH./ALT

VÍAS/DIST. ENTRE EJES

PESO EN VACÍO

MEDIDA LLANTA

MEDIDA NEUMÁTICOS

CAPACIDAD DEL DEPÓSITO

4.590/1.758/1.385 mm

1.490-1.480/2.660 mm

1.400 kg

15” (aleación)

205/55 VR15

70 litros

PRESTACIONES OFICIALES
0 A 100 KM/H

VELOCIDAD MÁXIMA

RELACIÓN PESO/ POTENCIA

7,2 s (6,8 s 1ª serie)

234 km/h (240 km/h 1ª serie)

6,82 kg/CV (6,51 kg/CV 1ª serie)

Déjanos tus Comentarios