Probamos el Cupra Ateca, simplemente irresistible

Cupra Ateca

Cupra debuta con una propuesta rompedora y sin rivales en el mercado, que llama la atención allá por donde pasa y proporciona unas sensaciones al volante que parecían reservadas a las berlinas. Estamos ante el Cupra Ateca, un automóvil de categoría. Olvídate de esos mantras y etiquetas que con tanta facilidad ponemos en este país.

No, Cupra no es una marca macarra. Es otra cosa. Ya desde el primer vistazo, el exterior transpira estilo, gusta y llama la atención a partes iguales, algo fundamental cuando lo que buscas es dejar tu impronta en un mercado cargado de SUV compactos. Sobre la base del SEAT Ateca, la propuesta es mucho más atrevida, con paragolpes distintos, taloneras, escapes dobles o un pequeño spoiler.

Cupra Ateca

Las llantas específicas y los anagramas de CUPRA en la parrilla y el portón terminan por configurar una estética singular que provoca que no sean pocos los viandantes y curiosos que se acerquen a cerciorarse de qué coche están contemplando exactamente. Primer objetivo conseguido: no dejar indiferente.

Nos hacemos amigos

Subimos al interior y nos encontramos el anagrama de Cupra en el volante, todo un aviso a navegantes, además de unos buenos semibaquets con tejido específico. Por lo demás, poca novedad extra respecto al SEAT Ateca convencional. Se echa de menos el plus de personalización que sí vemos en el exterior.

Cupra Ateca

Eso sí, la posición de conducción es extraordinaria. Todos los mandos están distribuidos de manera inteligente y el espacio interior más que suficiente incluso para 5 adultos. Detrás aloja sin problemas a ocupantes que sobrepasen los 1,90 m, incluso la plaza central es relativamente cómoda.

El maletero cubica unos interesantes 485 litros, y es que el nuevo Cupra combina como pocos modelos una rabiosa deportividad con el aspecto puramente práctico del automóvil.

Adrenalina

Cupra Ateca

Pero cuando las cosas se ponen realmente interesantes es una vez pulsamos el botón de arranque. El sonido que emite el motor ya nos avisa de que comienza la diversión. Se trata del mismo 2.0 TSI de 300 CV que ya equipan los SEAT León Cupra y que en el Cupra Ateca se muestra igual de contundente y efectivo. Antes de salir, podremos elegir entre los diferentes modos de conducción, que aquí prescinden del Eco para centrarse en el Comfort, Sport, CUPRA, Individual y dos para fuera de asfalto: Offroad y Snow.

En la primera de las posiciones, el Cupra Ateca es un cómodo SUV con el que realizar largos trayectos rodeado de familiares o amigos; pero en los modos Sport y, especialmente, CUPRA cuando muestra la pasta de la que está hecho. Aquí, el motor empuja con una convicción que parece olvidar que está moviendo más de 1.600 kilos. No solo eso, frena y se inscribe en las curvas con una precisión digna de una berlina y únicamente las inevitables inercias nos recuerdan que estamos conduciendo un SUV.

Trazando líneas

Cupra Ateca

Parece increíble cómo mantiene la trazada en apoyo sin descomponer la figura, con el eje trasero copiando las trayectorias del delantero sin protestar. Únicamente en cambios de dirección muy rápidos nos recuerda la altura y peso que estamos moviendo. Pero aun así, no pierde rueda. El trabajo realizado por Cupra en las suspensiones y chasis, de la mano de Jordi Gené, ha dado como resultado un SUV que se comporta como un automóvil compacto.

La caja de cambios secuencial de doble embrague se muestra rapidísima, hasta el punto de que el conductor medio no necesitará hacer uso de las levas detrás del volante en ningún momento. Estas son absurdamente pequeñas para un modelo tan deportivo. En el apartado de frenos, el equipo de detención puede sufrir dado el peso del Cupra Ateca, aunque si vamos a practicar conducción deportiva, mejor montar los frenos Brembo que se ofrece en opción.

Golpe en la mesa

Cupra Ateca

Es complicado encontrar puntos débiles a la propuesta de debut de Cupra, seductora y atrevida a partes iguales y que convence desde el primer momento. Nadie ofrece tanta potencia en este segmento por los 44.900 euros en los que arranca un SUV que llega rompiendo moldes.

Fotos: Paloma Soria

Ficha Técnica Cupra Ateca 2.0 TSI 300 CV 4DRIVE DSG-7

Cupra Ateca

TIPO DE MOTORGasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado
CILINDRADA1.984  cm3
POTENCIA300 CV entre 5.300 y 6.500 rpm
PAR MÁXIMO400 Nm entre 2.000 y 5.200 rpm
V. MÁXIMA247 km/h
ACELERACIÓN5,2 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO7,4 l/100 km (mixto)
MEDIDAS4.376 / 1.841 / 1.611 mm
NEUMÁTICOS245/40 R19
PESO EN VACÍO1.615 kg
MALETERO485 l
PRECIO44.900 €
GAMA DESDE44.900 €
CUOTA RENTINGN.d.
LANZAMIENTODiciembre 2018

Equipamiento Cupra Ateca 2.0 TSI 300 CV 4DRIVE DSG-7

Cupra Ateca

De serie: Llantas de aleación ligera 8J x 19 Cupra; 8 altavoces; asistente de aparcamiento automático; control por voz; sistema de arranque/parada con recuperación de energía; cámara 360º; airbag para conductor y acompañante con airbag para rodillas; airbags laterales anteriores con airbag de cabeza; bloqueo del diferencial (XDS) asistente de tracción dinámica; sistema Kessy de apertura y arranque sin llave; detector de fatiga; faros Full LED; luces traseras LED; asistente de luces de carretera cortas/largas; espejo interior antideslumbramiento automático; luz antiniebla trasera; portón trasero eléctrico con pedal virtual; climatizador automático bizona; elevalunas delanteros y traseros eléctricos; regulación lumbar en los asientos delanteros; función “Coming & Leaving Home”; sensores de luz y lluvia; control de crucero adaptativo con asistente de atascos; cristales traseros oscurecidos y Paquete Cromado.

Opcional: Pinturas Negro Mágico, Plata Brillante, Blanco Nevada, Gris Rodium o Rojo Velvet (594 €); llantas 19” Diamond Machined (908 €); llantas 19” Copper (1.000 €); asientos bucket calefactables (1.664 €); tapicería piel negra (973 €); Digital Audio Broadcasting DAB (216 €); frenos Brembo (2.448 €); dispositivo de remolque preinstalado (173 €); techo solar panorámico (1.189 €) y BeatsAudio (475 €).

Cupra Ateca

Déjanos tus Comentarios