Prueba de… ¡El Coche Fantástico (KITT)!

Prueba de… ¡El Coche Fantástico (KITT)!

Más de uno habrá soñado alguna vez que realizaba una prueba del Coche Fantástico, KITT, atravesando una larga recta del desierto californiano. Nuestro protagonista de hoy no se podía quitar esa escena de su mente y ello le motivó a dar vida a esta réplica exacta de KITT. Hoy no sólo hablamos de un coche, hablamos de un mito de los 80.

Texto y fotos: Gerard Farré

Prueba del Coche Fantástico: fotos

El Coche Fantástico: la serie

El 26 de septiembre de 1982, en Estados Unidos se estrenaba Knight Rider. En España, donde la vimos el 1 de agosto de 1985, la serie fue bautizada como “El Coche Fantástico”. El argumento se basaba en que Willton Knight, un multimillonario norteamericano, había rescatado a Michael Arthur Long, un detective de policía que había sido gravemente herido por un tiro en la cara. Así nacía Michael Knight, interpretado por David Hasselhoff, quien pasaba a ser agente de campo de la Fundación para la Ley y el Orden, patrocinada por Knight Industries.

Para cumplir su misión, Knight cuenta con un vehículo sin igual, el Knight Industries Two Thousand… o KITT. Este automóvil era un Pontiac Firebird Trans Am altamente modificado, con un blindaje a prueba de casi todo y una supercomputadora con inteligencia artificial que le permitía hablar, además de conducirse a sí mismo.

15 coches típicamente americanos que nos encantan

A lo largo de sus cuatro temporadas, la inseparable pareja formada por Knight y KITT vivió innumerables desafíos de los que siempre salieron indemnes. ¿Quién no recuerda aquel sinfín de botones que daban acceso a todo un mundo de posibilidades (pura ciencia ficción)? Sin duda alguna, la función que casi todos tenemos guardada en nuestra mente la mítica Turbo Boost: el Coche Fantástico activaba dos cohetes bajo las ruedas delanteras que levantaban el coche para poder saltar por encima de cualquier obstáculo.

Los otros coches que hablaban: fotos

Para dar forma a KITT se tomó como base la tercera generación del Pontiac Firebird, concretamente un Trans Am con motor V8 de 5 litros de cilindrada alimentado por carburador.  En su exterior, solo la luz roja de la calandra y el nuevo parachoques frontal los diferenciaban. Sin embargo, el interior del deportivo de General Motors fue transformado en una especie de puente de mando de una nave espacial. Botones, mandos, pantallas e indicadores luminosos por doquier: apenas había un solo centímetro cuadrado sin una lucecita o un interruptor.

Para dar forma a KITT se tomó como base la tercera generación del Pontiac Firebird, concretamente un Trans Am con motor V8 de 5 litros de cilindrada alimentado por carburador

Para la filmación de la serie, que duró cuatro temporadas, se calcula que se fabricaron 23 unidades. Durante el rodaje, una de estas unidades fue destruida y cuando terminó la saga, en 1986 se destruyeron otras 17 más. A día de hoy sólo han sobrevivido 5 unidades originales.

Es relativamente habitual encontrar un Trans Am de 1982 con la mítica luz de color rojo en el frontal en una concentración de clásicos. No obstante, es sumamente complicado dar con una unidad con un interior modificado a imagen y semejanza del KITT original. Gracias a la mediación del American Car Club de Catalunya pudimos localizar a Patricio, propietario de la réplica que puedes ver en este reportaje.

Viendo la galería puedes hacerte una idea del nivel de acabados de este Trans Am, pero en directo raya la perfección. Todos los botones que ves son funcionales, los puedes apretar y, acto seguido, escuchas el mismo sonido que se escuchaba en la serie. Por el momento no activan esas fantasiosas funciones, pero tiempo al tiempo…

El Coche Fantástico: reproducción exacta

Ahora toca entrar en detalle y vamos a empezar por el exterior. Con respecto al MY82 de serie, KITT incorporaba un parachoques frontal específico con seis faros antiniebla rectangulares integrados y con los intermitentes escondidos bajo una lámina de cristal oscuro.

En la trasera también se introdujeron modificaciones: otra lámina de cristal casi negro cubría los pilotos traseros de forma que los grupos ópticos solamente eran visibles cuando se encendían. Las llantas de aluminio Turbocast con tapacubos Bowling Ball son otro elemento clave en esta recreación.

En el capó se montó también la joroba y la entrada de aire que faltaban. Otros elementos que fueron modificados para adoptar la imagen de KITT son: guardabarros delantero y trasero, aletas delanteras perforadas con una salida de aire, alerón trasero, retrovisores tipo California automáticos, faros escamoteables, pilotos traseros, luneta trasera sin tercera luz de freno y escape completo deportivo en acero inoxidable con dos salidas. Como no podía ser de otra forma, en el frontal cuenta con la luz de color rojo característica de El Coche Fantástico conocida como scanner y que emite aquel sonido ya mítico. El broche de oro es la matrícula de California en la que se podía leer “KNIGHT”.

Uno de los elementos visionarios del interior eran las pantallas con las que Michael Knight podía efectuar videoconferencias. Hoy lo puedes hacer con tu ordenador, con tu iPad y con tu móvil, pero en aquel entonces sólo era un sueño. Asimismo, en esas pantallas también se proyectaban las rutas a seguir con planos detallados… a principios de los 80, los Tom Tom, Google Maps y compañía todavía estaban por inventar.

El interior es brutal. No falta un solo detalle, están todos los botones, pantallas, paneles de techo… Entre los elementos que se equiparon para ser un verdadero clon de KITT destacan: asientos firmados por Pontiac Motor Division, paneles de plástico en color camel, nuevo tapizado completo, consola central, pomo del cambio, freno de mano, molduras de las puertas, cinturones de seguridad, pedales del acelerador y del freno…

En el interior no falta ni un solo detalle del Coche Fantástico original; es absolutamente brutal

Todas las piezas del interior miden exactamente igual que las del KITT original, concretamente, están hechas a imagen y semejanza de la unidad de la primera temporada de la serie. Para ello, se recurrió a moldes extraídos del Coche Fantástico. Los pocos elementos que no aparecían en el modelo de la serie eran componentes funcionales como, por ejemplo, la palanca del freno de mano.

El volante también es copia del molde del original: lleva incorporado un adaptador de desenganche rápido, por lo que puede ser intercambiado por el de serie en cuestión de segundos. Tiene el botón del claxon integrado en el anagrama redondo rojo, el logotipo de la Fundación para la Ley y el Orden.

Esta unidad de KITT se activa al pulsar el botón POWER de color rojo, como en la tele. Acto seguido, puedes escuchar y ver la misma secuencia de comprobación de sistemas. Con los botones de AUTO, NORMAL y PURSUIT cambias el testigo luminoso del modulador de voz. Cuando la réplica habla (sí, habla), el modulador de voz mueve sus luces de color rojo. En proyecto queda instalar un PC-car, un ordenador con software específico con el que contestará a preguntas concretas y activará por comandos de voz funciones del vehículo como las luces, arrancar el motor, los elevalunas…

La electrónica del salpicadero también es funcional. En los dígitos y en la barras se pueden ver las lecturas de velocidad, revoluciones por minuto, temperatura del agua, presión de aceite, voltaje, nivel de la gasolina… Las dos pantallas que lleva son 2 touchscreen LCD de 5”; en una siempre está conectada la cámara trasera a modo de retrovisor y en la otra se puede ver contenido multimedia.

Nuestro personaje

Patricio, dueño de este coche, compró en Palma de Mallorca un Pontiac Firebird de 1991 ya con la intención de dar lugar a una réplica de KITT. A lo largo de cuatro largos años lo fue transformando poco a poco; originalmente era de color burdeos; bajo su capó delantero cuenta con un V6 de 3,1 litros con inyección que rinde 142 CV.

NOTA: Nuestro agradecimiento a Patricio por dejarnos disfrutar de su pasión por K.I.T.T., a K.I.T.T. por estar muy cooperativo durante la sesión de fotos y a Alfred, del American Car Club de Catalunya.

Ficha técnica del Coche Fantástico

Lo mejor

– Modo super persecución.

– Inteligencia/Autosuficiencia.

– Exclusividad.

Lo peor

– Mantenimiento.

– Insolente en ocasiones.

Valoraciones (de 1 a 10)

Imagen                                   9

Acabados                               8

Puesto de conducción                        9

Habitabilidad                         7

Maletero                                 7

Motor                                     10

Prestaciones                           10

Recuperación                         10

Dirección                                10

Frenos                                    10

Estabilidad                             10

Ficha técnica

Modelo: Knight Industries Two Thousand

MOTOR

Disposición: delantero, Knight Industries turbojet

Cilindrada: confidencial

Cilindros: confidencial

Transmisión

Tracción: trasera

Caja de cambios: 8 velocidades con microprocesador y turbodrive con piloto automático

CHASIS

Tipo: monocasco (material desconocido, pero virtualmente indestructible)

Carrocería: coupé 2 puertas (2 plazas)

 

Dirección: cremallera modificada (diámetro de giro 60 cm, con ayuda de los cohetes)

Frenos: electromagnéticos, discos

MEDIDAS

Longitud/anchura/altura: 4.820/1.828/944 mm

Dist. entre ejes: 2.565 mm

PRESTACIONES OFICIALES

0 a 100 km/h: 2 s (modo súper persecución)

112 -0 km/h: 42,67 m

Velocidad máxima: 482,8 km/h

Guía del comprador

Año de presentación: 1982

Años de producción: 1982

Unidades producidas: 1 (+1 prototipo KARR. 23 réplicas para la serie, sobreviven 5)

Cotizaciones: n.d (precio en su época, 11.400.000 $)

Dificultad de adquisición*: 10/10

Dificultad de conservación: 10/10

* Mayor puntuación indica más dificultad

Déjanos tus Comentarios