Primera prueba del Citroën C4 Cactus 2018

Primera prueba del Citroën C4 Cactus 2018

El modelo más rompedor de la firma francesa pasa por quirófano para atender a su renovación de mitad de ciclo comercial. En esta prueba del Citroën C4 Cactus 2018 ya lo hemos podido conducir.

Prueba del Citroën C4 Cactus 2018: fotos

Te contamos las primeras impresiones del que será el sustituto del C4 convencional, un compacto muy atrevido y personalizable que llega, además de con nuevo aspecto y mecánicas, con un precio de partida de 14.900 €.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018: a la inversa

Si el C4 Cactus ya puso patas arriba el clásico y en ocasiones aburrido mercado del automóvil, espera a conocer qué ha hecho la marca en la renovación del modelo. Los SUV están de moda, ¿te lo había dicho ya? Pues bien, el original modelo de Citroën probablemente es el primer coche en la historia que abandona esa filosofía.

Sí, siempre ha destacado, pero perder sus protecciones plásticas, las originales barras de techo y, en definitiva, ese aspecto de todocamino de pequeño tamaño que lo caracterizaba es casi cometer una locura en los tiempos que corren. ¡Si ha perdido hasta los Airbump!

Pero seamos francos, el cambio le ha sentado de maravilla. Los faros delanteros se han estilizado, también su figura. La altura del nuevo Citroën C4 Cactus se ha reducido visualmente y los pilotos traseros han ensanchado la forma. El 90 % de las piezas exteriores son nuevas.

Citroën C4 Cactus contra Citroën 2CV-6 CT: comparativa

¿No es tan original como antes? Bueno, quiere competir en el segmento de los compactos, por todos conocido como uno de los más clásicos y conservadores. Así que el nuevo Cactus brillará entre modelos creados con un único fin: gustar a todo el mundo. Hay 31 combinaciones de color. Fíjate en él como el sustituto del C4 “normal”, insisto. La cosa cambia, ¿no?

Y esto me lleva a una de sus peculiaridades. Como vas a ver más veces en esta prueba del Citroën C4 Cactus 2018, Quiere ser un compacto, pero su tamaño lo deja a medio camino entre estos y los utilitarios. Con 4,17 metros es más pequeño de lo habitual, pero (te lo comento más adelante) esto no limita sus capacidades interiores.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018, buena habitabilidad

Sorprende adentrarse en el interior del Citroën C4 Cactus y encontrar tanto espacio, atendiendo a su tamaño tan contenido. Y hablo especialmente de las plazas delanteras, que cuentan con sillones de gran tamaño, al estilo monovolumen. Estos estrenan lo que Citroën llama el Advanced Comfort: varias capas de material mullido capaces de acoger el cuerpo de los ocupantes de la mejor forma posible.

Sí, son cómodos hasta decir basta, y anchos también, pero tienen un gran “pero”. Su mullido lateral es muy blando y no consiguen recoger el cuerpo con eficacia en curva.

Bnomio tatúa al Citroën C4 Cactus

Pasando a la fila trasera, aquí el hueco es algo más limitado, aunque bueno. Las piernas van holgadas y la cabeza también (para pasajeros de no más de 1,80 metros de alto). La anchura es su mayor pega, muy limitada para tres ocupantes.

No obstante, el maletero vuelve a brillar con luz propia en lo que Citroën, como antes decía, considera un compacto. Sus 358 litros de maletero lo acercan mucho a la media del segmento, es una pena que el piso no quede enrasado con la boca de carga o que al abatir la fila trasera no obtengamos un suelo plano.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018, original también en su interior

Si has logrado adivinar todos los cambios de su exterior, que no son pocos, dentro las cosas no varían tanto. El diseño general es el mismo, solo que la marca ha mejorado el aspecto de muchos de los elementos, empezando por una consola central completamente rediseñada (las versiones con cambio automático, por cierto, han perdido la anterior banqueta corrida). La goma que rodea el techo panorámico (todavía sin cortinilla) está mucho mejor resuelta y hay un nuevo plafón trasero. Y sí, las ventanillas traseras siguen siendo de compás.

La plancha superior del salpicadero es de material mullido, pero las zonas bajas y las puertas siguen exhibiendo un aspecto más pobre, con plástico duro. En todo caso, el resultado es agradable y sólido en cualquiera de los 5 ambientes disponibles. Modifican los colores del salpicadero y de la tela (o cuero) de los asientos y volante.

Espectacular mosaico del Citroën C4 Cactus

La pantalla central que da vida al sistema multimedia es la misma que ya existía, de 7 pulgadas, y da acceso también a los mandos de la climatización. Estrena, por otra parte, la compatibilidad con los sistemas Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link.

Frente a nosotros, el cuadro de mandos digital ha perdido la oportunidad de añadir un cuentavueltas o un sensor de temperatura. Tampoco muestra información del navegador, aunque sean pictogramas. Está, por tanto, muy poco aprovechado.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018, nueva mecánica

La gama de motores del nuevo C4 Cactus es, en términos generales, la misma que en la anterior edición. La novedad es la llegada de un motor 1.2 PureTech de 130 CV de potencia, ya conocido en otros modelos de PSA.

Es, precisamente, el que he podido probar y el resultado es muy satisfactorio. Mueve el conjunto con muchísima soltura y devuelve un consumo real cercano a los 6-6,5 l/100 km. Un peso de menos de 1.200 kilos hace el resto. Las vibraciones van bien contenidas y la rumorosidad, aunque audible, es tenue.

El motor 1.2 de 110 CV con la caja automática EAT6 es, posiblemente, la combinación más acertada para el Cactus

La única variante con cambio automático que por el momento puede pedirse es la 1.2 PureTech de 110 CV con caja EAT6, un conjunto que también he probado y me ha dado buenas sensaciones. Es más lento que el anterior, pero también mueve el coche con gracia. Es, probablemente, la combinación más acertada para el Cactus.

El cambio de convertidor de par no es de los más rápidos, ni tampoco lo pretende. Por contra, es muy suave y efectivo. No hay levas tras el volante, aunque, como digo, las intenciones de Citroën con su C4 Cactus quedan lejos de cualquier aspiración deportiva.

El resto de la gama mecánica la componen un 1.2 PureTech de 82 CV de potencia (que pronto desaparecerá) y un diésel BlueHDI de 100 CV de potencia. Más adelante llegará otro nuevo motor, un BlueHDI de 120 CV.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018, máximo confort

Citroën ha cuidado al máximo el confort de su nueva berlina, una comodidad que viene dada, en primer lugar, por una mayor cantidad de material aislante y cristales de mayor grosor. Además, salvo en el motor más pequeño, instala de serie unos nuevos amortiguadores con topes hidráulicos en compresión y en extensión en lugar de topes de goma.

Estos elementos garantizan un mayor control de la carrocería. Por ejemplo, sobre badenes el golpe es menos acusado, y digo en badenes porque no actúan sobre el rebote rápido (imperfecciones, juntas de dilatación…).

El resultado es muy positivo. Si bien la ganancia de confort frente a un Cactus de la anterior generación no es demasiado acusada, sí que ofrece mayores niveles de comodidad y aislamiento. Es, sin duda, de los más confortables de la categoría.

Parece, en cierto modo, que la marca ha querido volver atrás en el tiempo, cuando el confort era la máxima prioridad

Citroën no ha buscado ni el más mínimo atisbo de deportividad (lo cual me parece acertado), y esto puede que no guste a algunos clientes. El balanceo y el cabeceo son notables, aunque no se desenvuelve mal en algunos tramos revirados. Parece, en cierto modo, que la marca ha querido volver atrás en el tiempo, cuando el confort era la máxima prioridad.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018, tres acabados

Son tres las terminaciones que propone Citroën: Live, Feel y Shine (de menos a más equipado). Ya de serie incluye pantalla táctil de 7 pulgadas, aire acondicionado, elevalunas eléctricos, control de velocidad de crucero con limitador, luces de día LED o retrovisores regulables eléctricamente.

El acabado Feel suma climatizador, llantas de 16 pulgadas, sensores de luz y lluvia o faros antiniebla. El Shine añade navegador, sensores de aparcamiento delanteros o llantas de 17 pulgadas.

Por cierto, el equipo de seguridad se ha actualizado y ahora puede equipar lector de señales de tráfico, detector de presencia en el ángulo muerto, alerta de cambio involuntario de carril o alerta de fatiga. También muestra un sistema de apertura y arranque sin llave.

Prueba Citroën C4 Cactus 2018, en resumen

Los cambios aplicados al Citroën C4 Cactus 2018 son mayores de lo que a simple vista parece. El nuevo diseño esconde un mayor confort y aislamiento, pero también motores más efectivos y agradables. No obstante, la gama es todavía escueta.

La calidad es mayor, pero sobre todo crece el equipamiento referente a la seguridad. Es, en términos globales, un coche mucho más completo. Tal vez no está a la altura de los mejores compactos, pero es sin duda alguna la alternativa más atrevida a todos ellos. Además, a un precio que parte de 14.900 € con descuentos, ventajoso frente a los compactos tradicionales.

Ficha técnica Citroën C4 Cactus PureTech 110 EAT6 FEEL (unidad probada)

Motor térmicoGasolina, 3 cilindros en línea, turboalimentado
Cilindrada1.199 cc
Potencia110 CV a 5.500 rpm
Par205 Nm a 1.500 rpm
Velocidad máxima188 km/h
Aceleración10,9 (0 a 100 km/h)
Consumo5,3 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al)4.170 / 1.714 / 1.480 mm
Neumáticos205 / 55 R16
Peso en vacío1.145 kg
Maletero358 l
Precio base18.100 euros

Déjanos tus Comentarios