Probamos el nuevo BMW X2 sDrive20i: ”espejito, espejito”

BMW X2 sDrive i20

Fotos: Paloma Soria.

A simple vista lo que cualquiera ve en el nuevo BMW X2 es un SUV de aspecto deportivo, llamativo y enormemente personalizable. Esto es correcto, tanto como que lo que realmente está usted observando es el espejo en el que se mirará la próxima generación del Serie 1.

La gama BMW está cambiando a marchas forzadas. Es cuestión de necesidad, de nuevos gustos. Tal vez por eso la oferta conformada sobre su plataforma UKL de tracción delantera no para de crecer. Le enumero: MINI Hatch, Countryman, Clubman, BMW Serie 2 Active Tourer y Gran Tourer, X1… y ahora X2. Y esto no para. La próxima generación del Serie 1 acudirá exactamente a la misma fórmula, una plataforma modular que dará pie a numerosas carrocerías. Pero, ¿por qué le menciono un vehículo que todavía ni existe? Pues sencillamente porque el X2 que le traigo servirá de inspiración para el futuro compacto de la casa.

Detalles

BMW X2 sDrive i20

Que su nombre no le confunda, con 4,36 metros de largo es 8 centímetros más corto que el X1, manteniendo la misma anchura y batalla pero reduciendo su altura global en otros 7 centímetros. Efectivamente, es menos habitable que su hermano mayor, pero no de forma preocupante.

Verá, atrás la altura es la cota más limitada, pero adultos de hasta 1,85 metros caben sin mayor inconveniente; tres son multitud, temas de anchura. Algo parecido ocurre con el maletero, con 470 litros pierde capacidad, correcta pero con matices: se consigue únicamente al prescindir de la rueda de repuesto.

Personalizable

BMW X2 sDrive i20

Afortunadamente esa pérdida de espacio la suple con un diseño y unos niveles de personalización nunca antes vistos en BMW. Es infinitamente más atractivo y detallista que el X1. Estrena elementos únicos como la parrilla frontal invertida o los logotipos de la marca encastrados en los pilares C. Hay más, puesto que la paleta de colores acude a tres nuevos tonos, uno de ellos el Misano Blau en imagen. ¡Cómo llama la atención!

El paquete M Sport que luce la unidad de pruebas es un buen ejemplo del atractivo que puede alcanzar el X2… a precio casi prohibitivo, 6.250 €. Los mismos que hay que abonar por el novedoso M Sport X, que mezcla detalles deportivos y camperos.

BMW X2 sDrive i20

A una excelente calidad interior, cargada de plásticos mullidos y una cómoda disposición de los mandos, sume las posibilidades de equipamiento, que son muchas dada la dotación de serie. Dispone de Head-up Display a todo color, un sistema multimedia con pantalla de hasta 8 pulgadas y, ahora sí, entrada táctil.

También un completo elenco de asistentes de seguridad donde no faltan el control de velocidad de crucero con asistente en atascos; el avisador de cambio involuntario de carril o la frenada de emergencia automática con detección de peatones.

Como la seda  

BMW X2 sDrive i20

Si bien en la gama X2 hay cabida para mecánicas diésel, como el conocido 20d de 190 CV en su última actualización (se acoplan también un 18i tricilíndrico de 140 CV y otro 18d de 150 CV), el sDrive20i es el objeto de nuestra prueba, una mecánica de 192 CV que destaca por su excelente refinamiento y respuesta. No resulta contundente y podría ofrecen un sonido más sugerente, dadas las circunstancias, pero mueve de lujo un conjunto que, no en vano, supera los 1.600 kilos.

A cambio, un contenido gasto medio que ronda los 8 l/100 km. Asocia un cambio automático de doble embrague y siete relaciones que, de nuevo, sobresale por rapidez y finura, esta última apreciación pocas veces relacionada con este tipo de transmisiones.

Un BMW con el que podrás disfrutar de la carretera

BMW X2 sDrive i20

El plano dinámico no queda atrás, y por eso antes le mencionaba el Serie 1: este X2 se conduce como un compacto. Su mayor envergadura queda camuflada por una puesta a punto del chasis que roza lo exquisito. Seamos claros, no es tan cómodo y rutero como el X1, pero se le acerca. A cambio logra unos niveles de confianza y diversión en curva muy elevados, similares a los del Serie 1. No alcanza su excelencia, pero se trata, a todas luces, del SUV con mejor dinámica de su categoría.

La dirección es precisa y directa (tal vez algo dura en cuidad, al estilo MINI), a la vez que las suspensiones, que pueden ser adaptativas, regulan bien la relación confort/dinámica. Ahora bien, ese punto de picante mata casi por completo las aptitudes todoterreno: no hay tracción total, hay poca altura libre al suelo y la monta de neumáticos lo limita a pistas sin dificultad.

Ficha técnica del BMW X2 sDrive20i

Motor térmicoDiésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado
Cilindrada1.998 cc
Potencia192 CV entre 5.000 y 6.000 rpm
Par280 Nm entre 1.350 y 4.600 rpm
Velocidad máxima227 km/h
Aceleración7,7 s (0 a 100 km/h)
Consumo5,5 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al)4.360 / 1.824 / 1.526 mm
Neumáticos225 / 55 R17
Peso en vacío1.460 kg
Maletero470 l
Precio base40.450 €
Lanzamiento Marzo 2018

Equipamiento del BMW X2 sDrive20i

De serie: selector de modos de conducción; luz diurna LED; faros antiniebla; retrovisores de ajuste eléctrico y calefactables; sensores de luz y lluvia; sistema multimedia con pantalla de 6,5 pulgadas; Bluetooth; climatizador bizona; volante deportivo y llantas de 17 pulgadas.

Opcional: pintura metalizada Misano Blau (828 €); paquete M Sport –incluye llantas de 19 pulgadas, tapicería en tela y Alcantara, portón del maletero eléctrico, faros LED y suspensión deportiva M– (6.250 €); tapicería de cuero Dakota (1.645 €); entrada y arranque sin llave (461 €); paquete Executive plus –incluye navegación, sensores de aparcamiento, cámara de marcha atrás y paquete de retrovisores– (1.870 €); paquete Connectivity –incluye Head-up Display, navegación Plus, cargador inalámbrico, asistente personal y WiFi– (3.429 €); Driving Assistant Plus –incluye control de velocidad de crucero con asistente en atascos, avisador de salida de carril, frenada de emergencia automática con detección de peatones y asistente de luces de carretera– (1.443 €); Apple CarPlay (355 €) asientos delanteros eléctricos con memoria (1.124 €); equipo de sonido Harman/Kardon (934 €) y techo de cristal panorámico (1.479 €).

Recomendado: el equipo de base es muy escaso, así que toca pasar por caja, sobre todo si queremos alguno de los prohibitivos paquetes M. El paquete Driving Assistant Plus es muy interesante.

Déjanos tus Comentarios