Primer contacto: Peugeot 508 2018

Primer contacto: Peugeot 508 2018

Resulta raro (y a la vez, reconfortante) conocer un nuevo vehículo que no pertenezca al segmento de los crossover o de los SUV. Eso es precisamente lo que hemos hecho nosotros al desplazarnos hasta un estudio fotográfico a las afueras de París para realizar este primer contacto del Peugeot 508 2018.

Texto: Karam el Shenawy

Primer contacto Peugeot 508 2018: fotos

Puede que ocho años no parezcan mucho en la vida de una persona, pero si nos ceñimos a la vida de un automóvil, es un ciclo comercial. Ese es el tiempo que el buque insignia francés lleva entre nosotros. Aparecido en 2010, desde el primer momento este Peugeot consiguió cautivar a cientos de conductores. Pero el paso del tiempo no perdona a nadie y el exagerado auge de los SUV, acompañado de una renovación prácticamente total por parte de sus principales rivales, ha provocado que la berlina francesa cayera casi en el olvido.

Primer contacto Peugeot 508 2018: revolución estética

Sin embargo, lejos de tirar la toalla, la marca ha sabido esperar con paciencia e invertir el tiempo necesario para presentar un Peugeot 508 2018 que escapa a todo lo visto hasta ahora. Visualmente, rompe moldes heredando un diseño que combina las líneas y trazos de dos de los concept más llamativos de la marca: Instinct y Exalt.

Los dibujantes franceses apuestan por la presencia y la anchura, ofreciéndonos pasos de rueda prominentes o un voladizo trasero más corto, pero también por la deportividad, con una caída del techo más acusada y la ausencia total de marco en las ventanillas.

El nuevo Peugeot 508 2018 se transforma de berlina pura a berlina cupé

En efecto, el nuevo Peugeot 508 2018 se transforma de berlina pura a berlina cupé (una solución que también ha tomado Opel con su Insignia Grand Sport y Volkswagen con el Arteon). De esta forma no solo podrá competir con modelos de corte más convencional como el Passat, Ford Mondeo o Renault Talismán, sino que incluso se atreverá a rivalizar con los Audi A5 Sportback o BMW Serie 4 Gran Coupé.

Llama la atención que este nuevo Peugeot 508 no aumenta, sino que acorta sus dimensiones. Hablamos de una longitud 8 centímetros menor (4,75 metros) y de una altura 6 centímetros más baja (1,40 m). Únicamente la anchura se incrementa en 2 centímetros (1,86 m).

Prima la aerodinámica: su Cx se ha reducido hasta los 0,26, y la carrocería se acompaña de detalles llamativos como las nuevas luces diurnas delanteras (en forma de dientes de morsa), el diseño de las ópticas traseras, también diurnas y con cuatro niveles de luminosidad en función de la intensidad deseada, llantas hasta de 19 pulgadas, parrilla cromada…

Vemos incluso una solución estética que ofrece un guiño al pasado, en concreto a los 404 y 504 de la década de los 60, como es la inclusión del logo con el nombre del modelo en la parte alta del morro. Un recurso que emplearán, de aquí en adelante, el resto de los modelos de la marca.

Primer contacto Peugeot 508 2018: savoir-faire

Si el exterior impresiona, el habitáculo tampoco deja indiferente. Bien es cierto que la marca vuelve a echar mano del i-Cockpit, estrenado en el Peugeot 208, pero en este primer contacto del Peugeot 508 2018 se percibe distinto.

Desde la compañía nos aseguran que es una ligera evolución del que emplean actualmente el 3008 y el 5008. En la berlina, se enfatiza el concepto de anchura y deportividad gracias a una postura de conducción más baja, que nos obliga a subir la mirada para ver el virtual cockpit y no a bajarla, como ocurre en los SUV. El cuadro de instrumentos tiene 12,3 pulgadas.

Su anterior generación tenía este rival (entre otros)…

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: comparativa

En el centro del salpicadero aparece una nueva pantalla táctil de 10 pulgadas (de serie vendrá con una de 8,0) en formato panorámico que aglutina todas las funciones del vehículo. Bajo la misma, Peugeot sigue apostando por los botones físicos y presenta unas “teclas de piano” ligeramente distintas a las de los todocaminos.

El túnel central gana en anchura, permitiendo contar con dos posavasos grandes. Gracias a su diseño flotante, bajo la misma aparece un compartimento para guardar el móvil (y cargarlo, ya de paso) junto a las tomas USB.

Este conjunto apuesta por la tecnología, pero también por la calidad: el nuevo Peugeot 508 2018 da un paso al frente en lo que a materiales y terminaciones se refiere. En el caso de la unidad que vimos, ataviada con el acabado GT, se incluía una moldura en madera marrón que le confería un aspecto mucho más premium.

Primer contacto Peugeot 508 2018: práctico, ante todo

Si nos centramos en la habitabilidad, la marca del león tampoco ha querido dejar nada al azar y ofrece un Peugeot 508 2018 más práctico que antes. Parte de culpa la tiene el empleo de un portón trasero que sustituye a la anterior tapa. Posee apertura y cierre eléctricos con función manos libres y da acceso a un maletero de 475 litros que destaca por sus formas cuadradas.

En las plazas delanteras, conductor y copiloto se acomodarán en unos asientos tapizados en cuero y Alcantara que, además, reciben la certificación AGR por aumentar el confort; mientras que la zona trasera también parece haber incrementado su espacio, pese al recorte en la longitud y en la batalla.

Aquí, una persona de 1,80 metros podrá colocarse sin problemas, ya que tendrá cerca de 14 centímetros de espacio para las rodillas. La anchura también es correcta y tres adultos podrán acomodarse sin mucha dificultad. Otro cantar será la altura. No solo hay que tener cuidado a la hora de entrar para no darse con el montante, sino que con dicha estatura, la coronilla ya roza el techo, obligándonos a adelantar la cadera y perder algo de espacio en las rodillas.

En las plazas traseras, la anchura es correcta: tres adultos pueden acomodarse sin mucha dificultad

Primer contacto Peugeot 508 2018: prima la seguridad

Todos los ocupantes gozarán de un amplio elenco de elementos de confort y entretenimiento, pero también viajarán en una de las berlinas dotadas con los sistemas de seguridad más vanguardistas. Así, algunos de estos asistentes y dispositivos son:

  • Sistema de visión nocturna: primicia absoluta en su segmento. Se basta de una cámara de infrarrojos que detecta peatones y animales a una distancia máxima de 250 metros. Estos se visualizan en el virtual cockpit.
  • Full Park Assist: sistema de aparcamiento 100% automático en el que una vez elegido el hueco para estacionar, el conductor únicamente tendrá que pulsar el botón situado en la palanca de cambios (exclusivo de los automáticos) y dejar que el coche haga el resto.
  • Control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop&Go.
  • Asistente de frenada de emergencia en ciudad, con detector de peatones.
  • Faros delanteros Full LED con asistente de cambio de luces de carretera (no hay posibilidad de que sean matriciales).
  • Sistema de reconocimiento de señales de tráfico.
  • Sistema de alerta activa por cambio involuntario de carril.
  • Sistema de visión periférica VisioPark 2 con cámaras de 360º.

Primer contacto Peugeot 508 2018: llegará un híbrido enchufable

Al ser una presentación estática, desgraciadamente no pudimos comprobar todas las bondades dinámicas de las que la marca asegura que hace gala su nuevo modelo. Cuenta con la recién estrenada suspensión neumática (opcional), un control dinámico de la conducción con tres programas, Normal, Comfort y Sport, que cambian los parámetros de la dirección, caja de cambios, respuesta del acelerador y amortiguación, o un chasis más ágil y reactivo gracias a la reducción de 70 kilos experimentada en el peso del vehículo.

Bajo el capó, cinco serán las motorizaciones disponibles desde el inicio de su comercialización, previsto para finales de septiembre, que también se implantarán en la carrocería familiar, SW (llegará en enero de 2019). Dos serán gasolina PureTech, generando 180 y 225 CV (esta última, exclusiva de la versión GT), y tres diésel BlueHDI, partiendo del nuevo 1.5 BlueHDI de 130 CV y siguiendo con el 2.0 BlueHDI, disponible con 160 y 180 CV.

Todos se acoplarán a la caja de cambios automática con convertidor de par EAT8, de ocho relaciones, homologando unos consumos que van desde los 3,7 l/100 km del diésel de 130 CV hasta los 5,6 l/100 km del PureTech 225 CV. Únicamente el propulsor de gasóleo de acceso a la gama podrá combinarse con la transmisión manual de seis relaciones.

A finales de 2019, la lista se ampliará con la llegada de una variante híbrida enchufable que combinará el motor PureTech 160 CV con otro eléctrico para así generar 225 CV. Su batería de ión litio le permitirá gozar de una autonomía eléctrica de 50 kilómetros.

A falta de que Peugeot conforme la gama del nuevo 508 2018, donde seguramente aparezcan los acabados Active, Allure y GT-Line, además del GT, y cuyos precios puedes conocer aquí, lo cierto es que la berlina ofrece una profunda revolución que nos hace pensar que este segmento aún tienen mucho que ofrecernos.

Déjanos tus Comentarios