Porsche 924, la historia de un ‘Porsche’ para todos

Porsche 924

Te contamos la historia del Porsche 924. En la imagen, un Porsche 924 North America (1976–82).

Por: Eduardo Caro.

La presentación oficial del Porsche 924 tuvo lugar hace casi 43 años, en noviembre de 1975, en el puerto de La Grande-Motte, en la región de la Camarga, Francia. Se trataba de un coupé 2+2 con motor delantero de 4 cilindros en línea. Además, contaba con una distribución mecánica tipo transaxle; es decir, el motor en posición delantera con la caja de cambios y el diferencial situados en el eje trasero, con lo que se conseguía un reparto de masas casi óptimo.

Resulta evidente que dicha configuración renegaba de los principios que Porsche llevaba aplicando desde hacía años; lo que supondrá un estigma que a duras penas podrá quitarse de encima el 924. Algo similar a lo que sucedió con los 944 y 968, quizá con la notable excepción del 928, pese a que nunca ha alcanzado el estatus del 911. Como colofón, el propulsor de 4 cilindros en línea estaba refrigerado por agua; otra particularidad que discordaba claramente con el típico motor trasero bóxer refrigerado por aire. Pero, todo tiene un porqué.

Origen del Porsche 924 

Porsche 924

Porsche 924 North America (1976–82).

El motor, algunas partes mecánicas y un proyecto básico general, fueron encargados a Porsche por el grupo Audi-NSU, bajo el respaldo de Volkswagen, con el fin de diseñar un vehículo destinado al gran público. Las dificultades del momento (Crisis del Petróleo de 1973) hicieron que Volkswagen abandonara la idea, debido a los gastos de producción, así como la sensación de que entraría en competencia directa con el recientemente lanzado al mercado, Volkswagen Scirocco, que llenaba el hueco como coupé deportivo.

Porsche se encontró con que no tenía un cliente para el producto que acababa de diseñar. Pero también se encontró con la libertad de poder realizar un coche destinado a un público más numeroso, ya que costaba, más o menos, un 40% menos que el 911. Por lo tanto, Porsche recompró el proyecto a Volkswagen por mucho menos de lo que se lo había vendido y decidió emprender ella misma la producción. El acuerdo de recompra incluyó un contrato con VW para que fuera ensamblado en la planta NSU, en Neckarsulm, siempre bajo los estándares de calidad de la casa de Stuttgart. ¿El resultado? Un coche altamente equilibrado, con una extraordinaria agilidad, un diseño hasta cierto punto clásico y el cuidadoso acabado de Porsche.

Las primeras versiones 

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

En Europa, sin la necesidad del catalizador, entregó en su primera versión 125 CV vinculado a la misma caja de cambios manual de 4 velocidades, todas ellas sincronizadas. El motor de 4 cilindros cubica 1.984 cm3, con una potencia específi ca de 63 CV/litro. La relación de compresión es de 9,3:1. Las suspensiones delanteras son con muelles helicoidales y amortiguadores coaxiales y la suspensión trasera es de ruedas independientes con barras de torsión y amortiguador telescópico. En cuanto a las dimensiones, el 924 tiene una longitud total de 4.215 mm; o lo que es lo mismo, 8 cm menos que el 911. También la altura es 5 cm inferior que la un 911 coetáneo, con un total de 1.260 mm.

Harina de otro costal son las versiones americanas, a las que las Leyes Federales dejaron en unos exiguos 95 CV, pasando a 110 CV en 1977 gracias al montaje de un nuevo catalizador. También a partir de ese año se empezó a ofrecer como opción un cambio automático de tres velocidades de origen Audi. La siguiente novedad llegó en 1979 con la inclusión de la caja de cambios de 5 velocidades. Si bien, en un principio, se montó con la primera insertada hacia abajo, su mala ergonomía hizo que se sustituyera en 1980 por la tradicional en H, tomada nuevamente de Audi.

Pecados del 924

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Empezaremos a enumerar las características que han transformado al 924 en lo que muchos lo consideran, un ‘semi’ Porsche. Dado que fue un encargo de Volkswagen, el propulsor tiene como origen una furgoneta del fabricante; además, está emplazado en la zona delantera y está refrigerado por agua (estamos ante el primer Porsche refrigerado por líquido). Y cuenta con 4 cilindros en línea, en lugar de los 6 opuestos, todo para los citados 125 CV que da, pocos para lo que se espera de la marca. Los frenos de disco delanteros se tomaron prestados del ‘Escarabajo’ y los traseros de tambor del Volkswagen K-70.

La suspensión delantera se aprovechó la el Golf Rabbit, así como su dirección de cremallera. Todo esto significó una gran oportunidad para Porsche de reducir costes de fabricación y producir un deportivo con una línea innovadora, económico y de fácil mantenimiento, al tiempo que hacía bajar puntos su interés como coleccionable. Otra diferencia con la tradición 911 está en la llave de contacto. El 924, y sus futuros descendientes, la tienen emplazada a la derecha del volante.

Cámara y acción

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

La primera impresión al conducir un 924 es la de un coche muy ágil, con una dirección muy rápida y directa. Todo acompañado con una estabilidad y un comportamiento dinámico muy afinado, gracias a su citada configuración transaxle, con un reparto de pesos del 48% delante y el 52% detrás, apartado éste, en el que como ya hemos dicho Porsche puso mucho énfasis.

Cuenta con un excelente par motor y la potencia desarrollada, a bajas revoluciones, permite perfectamente el empleo diario del 924 sin dificultad alguna, e incluso en las peores condiciones del tráfico urbano. El propulsor es muy elástico, sin duda alguna, más elástico que el del 911. El consumo depende del estilo de conducción, aunque oficialmente se anunciaba un gasto de 7,7 litros cada 100 kilómetros.

A vueltas con el turbo

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Con el paso de los años, el 924 fue evolucionando y, finalmente apareció la versión con turbo, que rendía una potencia de 170 o 177 CV, dependiendo del año. Los Porsche 924 GTR, GTP y Grupo 4 fueron destinados a la competición. En 1978 la firma de Stuttgart aceptó el hecho de que el 924 debía tener una versión con más potencia. Así nació el 924 Turbo, modelo que mantuvo el 4 cilindros de VW convenientemente adaptado. La potencia se elevó hasta los 170 CV lo que, unido a una mejor distribución de pesos (49/51 en vez de 48/52), frenos de disco en las cuatro ruedas y otras pequeñas modificaciones en el chasis, colocaron al 924 Turbo en unos regímenes de eficiencia muy por encima de su categoría.

Sin embargo, aquel primer modelo con turbo sufrió graves problemas de fiabilidad debido a una mala refrigeración del bloque que acortaban considerablemente la vida del turbo y, por ende, del propio motor, lo que obligó a una reforma completa para 1981 con un turbo más pequeño, mayor compresión (8:1) y una nueva inyección. El resultado 177 CV, esta vez mucho más fiables. En aquel 1981, Porsche decidió sorprender a propios y extraños, inscribiendo un modelo llamado 924 Carrera GT en las 24 horas de Le Mans.

Evolución

Porsche 924 Limited Edition (1978).

Porsche 924 Limited Edition (1978).

De 1986 a 1988 el 924 dejó de montar el motor de origen Audi y pasó a montar el propulsor de 2,5 litros de su hermano mayor, el 944. Contaba con un bloque que era la mitad del de 8 cilindros del 928. A este modelo se le denomina Porsche 924 S. Además, aprovecharon también para actualizarle con los frenos del mismo donante y su caja de cambios. Ambos modelos se convirtieron en las últimas versiones atmosféricas del 924. El 924 S es en realidad un 944 vestido con la carrocería del 924, pero con un comportamiento mucho más vivo.

También se fabricó una serie limitada con denominada Spirit. El motor del Porsche 924 Spirit contaba con una relación de compresión de 10,2:1 y una potencia de 160 CV, la misma que la del 944. El Spirit se diferenciaba del S, por un aro dorado en el exterior de las llantas y su equipamiento interior, mucho más afinado y acorde a los años que corrían. En 1988, Porsche decidió poner fin a la vida de los 924 S y el 944 más básico, ya que no aportaban nada a la marca a nivel económico, centrándose así en modelos superiores.

La cotización

Porsche 924 "50 Jahre Porsche" (1981).

Porsche 924 “50 Jahre Porsche” (1981).

En Porsche, el ‘supermito’ del 911 hace que prácticamente el resto de los modelos sufran una rápida depreciación. Sucede con los actuales y con los clásicos. Si a esto añadimos que el 924 es el más pequeño de los ‘menos apreciados’ Porsche de motor delantero, nos encontramos con un deportivo de más de 120 CV que puede rondar, en muchos casos, precios cercanos a los 3.000 euros para los más básicos.

Si duda un precio razonable para cualquier deportivo con más de 25 años y, evidentemente, muy atractivo al tratarse de un Porsche. Los más cotizados son los S y los Turbo de segunda generación.

Consejos de adquisición

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Porsche 924 Worldwide (1976–85).

Hay que tener cuidado si nuestra herramienta de búsqueda es Internet, dado que las unidades que aparecen a precios muy bajos puede que no estén en su mejor forma. Si nos decantamos por los Turbo, es preferible que su fecha de fabricación sea posterior a 1981 y evitarnos así unidades que arrastren los problemas de fábrica comentados anteriormente.

Por otro lado, el hecho de compartir mecánica con modelos de Audi incrementa y abarata la oferta de recambio disponible. Su buena capacidad rutera hace que la mayoría de los que encontremos cuenten con un kilometraje elevado y, si se trata de unidades procedentes de Alemania, habrá que tener también en cuenta los posibles problemas de corrosión. Incluso Porsche no dudaba en destacar entre las cualidades del 924 su contenido consumo de combustible; algo lógico dado su motor de 2,0 litros.

Déjanos tus Comentarios