Los 5 pasos para recurrir una multa de tráfico

recurrir multa

Si te han puesto una multa de tráfico y ves algún error en los datos, forma o encuentras injustos los motivos de la notificación, no montes en cólera. Recurrir una multa es un procedimiento más sencillo de lo que se piensa. Sólo hay que tener bien claros los pasos burocráticos y atenerse a los plazos marcados por la ley.

Las multas, ya sean las que pone directamente un agente en la vía pública o las que llegan a casa notificadas por correo, suelen incluir, en algunos casos, defectos de forma (fallos en los datos personales o del coche) e imprecisiones y errores no demostrados por los agentes de tráfico. Recuerda que si pagas la cuantía de la multa perderás automáticamente el derecho a formular alegaciones.

1. Recurrir en 20 días

Conoce el plazo habilitado por Tráfico para presentar el recurso, que es de 20 días naturales desde la fecha de notificación de la denuncia. Dentro de este plazo tienes dos opciones: bien pagar la cuantía con un descuento del 50% o bien no pagar y presentar el recurso de disconformidad.

Recuerda en este punto que, si decides pagar la multa, podrás hacerlo por varías vías; por Internet en la web oficial de la DGT, llamando al teléfono 060, en las oficinas de Correos, en cualquier sucursal de La Caixa o en la Jefatura Provincial de Tráfico (en este caso sólo mediante tarjeta de crédito o débito).

2. Saber dónde recurrir

Pasos para recurrir una multa

Las infracciones cometidas en la carretera pueden recurrirse mediante un escrito a la Jefatura Provincial de Tráfico.

Una vez conocidos los plazos y antes de elaborar la carta de recurso, hay que saber dónde enviarla. Si la multa la ha puesto un policía municipal, el recurso deberá presentarse en el ayuntamiento. Para ello, solicita previamente un escrito de alegaciones en tu consistorio, redáctalo y entrégalo en la oficina de registro municipal. De aquí pasará a la comisaría de policía local, que deberá decidir si lo acepta o no.

En cambio, si ha sido la DGTse presentará en la Jefatura Provincial de Tráfico. También puedes enviarlo por correo en sobre abierto, para que consten en la primera página del escrito los datos de la presentación.

3. Redactar el recurso

En este punto, es recomendable asesorarte con un abogado o recurrir al servicio jurídico contratado por la póliza de seguro, que se encargará de todo el papeleo. No obstante, si has decidido redactar tú mismo el escrito, debes dividir la carta en tres partes: datos personales, datos de la denuncia y alegaciones.

Esta tercera parte hay que argumentarla mediante pruebas: documentos, declaraciones de testigos, pruebas periciales o fotografías. La carta debe estar firmada junto a la fecha y la ciudad donde se entrega. Es recomendable llevar dos copias y quedarte con una de ellas sellada.

4. Apelar a una instancia superior

Recurrir multas de tráfico

Agotada la vía administrativa, es posible apelar a la justicia ordinaria para obtener un reembolso de la multa.

Una vez presentado el recurso a la administración correspondiente, queda esperar la respuesta. El plazo aproximado para una notificación efectiva de respuesta es de un mes y medio, aunque puede oscilar dependiendo de la administración o del caso en cuestión.

Si el recurso es desestimado, deberás asumir el importe de la multa, aunque aún queda una apelación opcional si sigues disconforme. Se llama recurso de reposición y se presenta en el Ministerio del Interior, que podrá delegar sus competencias en la DGT. Para este trámite tendrás un mes de plazo desde la primera desestimación.

5. Vía judicial

En caso de no ser admitido, ahora sí, deberás pagar la multa. No obstante, podrás apelar en último término a la justicia ordinaria a través de un recurso contencioso-administrativo. Si finalmente hay un fallo a tu favor, la administración accederá a reembolsarte el dinero.

Déjanos tus Comentarios