Nuro R1: así es el primer vehículo comercial de reparto autónomo

coche autónomo reparto

Nuro R1: un coche autónomo fuera de lo “común”. Imagen de Nuro

Los coches autónomos llegarán a nuestras vidas más pronto que tarde. Pero lo cierto es que no solo vienen para redefinir la movilidad, sino que también prometen formar parte de nuestro día a día y reformar sectores tan arraigados como el de la logística. En otras palabras, los coches autónomos no vienen para complementar o reemplazar a los vehículos convencionales, también prometen ser una herramienta fundamental para las empresas, pues podrán realizar tareas de reparto a domicilio.

De hecho, es algo que fuera de nuestras fronteras ya están empezando a llevar a cabo. Nuro, una startup de Sillicon Valley fundada por dos exempleados de Google, ha desarrollado el primer vehículo que únicamente está pensado para realizar tareas de reparto. Es más, ni siquiera tiene espacio para pasajeros en su interior.

Pedidos ecológicos

coche autónomo reparto

Los nuevos automóviles de Nuro, denominados R1, comparten muchas características con los coches autónomos que ya conocemos, como por ejemplo los de Uber o Waymo. Son eléctricos, por lo que su uso ayuda a reducir los niveles de emisiones, y están capacitados para circular sin la intervención humana. No obstante, es importante señalar que se trata de un concepto más avanzado. Cuentan con un software especializado y expresamente diseñado para cubrir las necesidades del reparto a domicilio, ya sea de mercancías o de alimentos.

En un primer momento, puede parecer que no es un avance tan llamativo, dado que ya hemos visto cómo Domino’s Pizza ha empezado a utilizar coches autónomos para distribuir sus pizzas en EE. UU. Pero, la gran diferencia reside en que estos automóviles no se asemejan a los vehículos convencionales. Su diseño es totalmente distinto a lo que ya podría decirse que nos hemos acostumbrado.

Nueva estética

coche autónomo reparto

Si analizamos su exterior, es inevitable destacar sus dimensiones. Casi puede decirse que es la mitad de ancho que un coche convencional, algo que, según exponen en Gizlogic.com, decidió la compañía a fin de favorecer su circulación por las carreteras y evitar accidentes de tráfico. Pero, sin duda, lo más llamativo es su interior. No cuenta con un espacio para pasajeros, sino que únicamente dispone de una estructura interna flexible, capaz de adaptarse a cualquier producto.

El objetivo es que pueda llevar en su interior todo tipo de mercancías y facilitar que todas las entregas puedan realizarse en un solo viaje. De momento, solo trabajan para Fry’s Food, una cadena de tiendas norteamericana, concretamente en la que se encuentra al este del zoológico de Phoenix (EE.UU.). Puede alcanzar hasta 40 km/h y, además, trata de evitar las autopistas y avenidas más concurridas dentro del rango de 1,6 kilómetros que comprende su zona de pruebas.

Asimismo, este nuevo modelo de coche autónomo brilla por su facilidad de uso. Los clientes de la tienda podrán hacer su pedido desde el  móvil o su ordenador. Después, se les notificará, por mensaje, que sus productos están en camino y recibirán un segundo aviso cuando el R1 esté en su puerta. En ese momento, se les enviará un código que tendrán que utilizar para poder abrir las puertas y recoger su pedido. Aunque, eso sí, tendrán que pagar una tarifa de 5,22 euros aproximadamente, si quieren recibir lo que han encargado en el mismo día o con un día de antelación, tal como informan desde ABC.

Déjanos tus Comentarios