Este es el casco del futuro superresistente para la Fórmula 1

Nuevo casco de la Fórmula 1 2019

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ya ha presentado el nuevo casco de la Fórmula 1 para las próximas temporadas. Un casco aún más resistente que el anterior modelo. Ha superado las pruebas de seguridad más exigentes y minuciosas realizadas hasta la fecha, para crear un nuevo estándar de futuro.

Según explicó en la presentación Laurent Mekies, director de seguridad de la FIA, el casco “ha llegado a un nuevo nivel de seguridad”. Además, exigió a todos los fabricantes que estandaricen la pieza en toda la parrilla de salida a partir de 2019. Además de la F1, se introducirá progresivamente en las carreras de F2, F3 y Fórmula E.

A prueba de balas

casco de la Fórmula 1 en carreras

La inclusión de una nueva protección balística frontal protegerá de los impactos de piezas.

La primera diferencia de relieve con respecto al anterior modelo es que la visión es algo más reducida. Esto es debido a que la visera superior se ha bajado un centímetro para incorporar una protección balística avanzada. Así se aumenta la seguridad ante impactos de piezas de otros coches.

Por otro lado, la protección se amplía en los laterales con el fin de ser compatible con los nuevos reposacabezas. Además, la carcasa utiliza los materiales composite más avanzados para conseguir mayor resistencia al aplastamiento o a la penetración de objetos.

14 test de supervivencia

Presentación del nuevo casco de Fórmula 1

La FIA espera que los fabricantes estandaricen por completo el casco para el Mundial 2019.

La federación ha nombrado el nuevo estándar FIA 8860-2018 y no sólo ha modificado su diseño. También se ha visto sometido a las pruebas y test de resistencia y seguridad más exigentes hasta la fecha. En total ha debido pasar 14 comprobaciones, como impactos laterales a 8,5 m/s, de baja velocidad a 6 m/s o caída de pesos a 5 metros.

Por otro lado, la FIA intensificó las pruebas de penetración. La primera fue el lanzamiento de un peso de 4 kg a 7,7 m/s y la segunda un disparo de 1,2 g de un rifle de aire que no debía penetrar en el visor. Por último, el nuevo casco pasó por pruebas dinámicas del sistema de retención o el test de temperatura a 790º C.

Déjanos tus Comentarios