Los nombres de coches más raros del mundo

Los nombres de coches más raros del mundo

Repasamos varios nombres extraños de coches que en lugares como España han tenido que cambiarse

La elección del nombre de un nuevo modelo responde a tantos criterios que a veces es complicado estar atento a todas las consecuencias. Que se lo digan a Tata y su Zica, que ha tenido que modificarlo por el aumento de afectados por el virs Zika. En un mercado globalizado, la elección del nombre debe tener en cuenta el idioma, pero también las interpretaciones que se le pueden dar. Como ves, una denominación completamente inocente puede convertirse en todo un desafío en el país vecino. Estos son algunos de los nombres más raros.

Los nombres más extrañosNombres de coches raros

En el mercado global hay tanta cantidad de modelos como de nombres extraños. Japón, tal vez por la diferencia cultural, es uno de los mercados donde más incongruencias encontramos, si tomamos como base el español. Por ejemplo, modelos como el Mazda Laputa o el Nissan Moco tendrían un resultado nefasto en nuestro país. Suerte que no llegaron aquí.

No hace falta ser japonés para colocar en el portón trasero un nombre extraño. Modelos como el prototipo Ford Corrida hubieran destacado en países hispanohablantes. Y seguro que no de forma muy positiva. De hecho, los prototipos son una buena fuente de inspiración. Encontramos ejemplos como el Toyota Premio o el Lancia Marica. El Lamborghini Reventón es otro de los ejemplos de por qué hay que elegir minuciosamente el nombre, aunque responda al nombre de un astado.

Algunos necesitan un cambioNombres de coches raros

El problema de estas denominaciones radica en que hay algunos mercados donde se va a comercializar el vehículo y necesitan un cambio, pero en ocasiones no se produce. Algunos han pasado por el mercado manteniendo el nombre original y creando controversia, o al menos dando algo de lo que hablar. España no se queda atrás en esta problemática.

El Mitsubishi Pajero pasó por nuestro país con el nombre de Montero, por razones obvias. Volkswagen llamaba a su Jetta, en alguna generación, Bora en nuestro mercado, aunque ya ha vuelto a la denominación original. Del mismo modo, el Fiat Marea podía confundir a alguno.

También fuera de nuestras fronterasNombres de coches raros

Aunque pueda parecerlo, el español no es el único idioma que plantea problemas a la hora de escoger el nombre de un coche. En otros mercados, con otros idiomas, los fabricantes se han topado con el problema de las dichosas interpretaciones. Francia es un ejemplo, y el Toyota MR-2 sonaba como “merde”, de sencilla traducción. En Grecia el SEAT Málaga se renombró como SEAT Gredos. Málaga sonaba como un insulto local.

En Reino Unido el Mitsubishi Montero seguía con su particular cruzada lingüistica, allí se llamó Shogun. Otros, que no han llegado a nuestro mercado, tuvieron problemas con su nombre en español. Es el caso del Kia Borrego, que en otros mercados se cambió por Mohave. Los nombres en cifras tampoco se libran de la quema. Ahí tenemos un Audi Q3 que, en español, puede dar lugar a segundas interpretaciones.

Si te han llamado la atención estos nombes, tal vez te guste:

10 copias chinas para intentar darnos gato por liebre

Los mejores apodos y motes de coches de la Historia

¿Sabes cómo se escribe SsangYong?

6 Comments

Escribe una respuesta