Ken Block no todo lo hace bien: así ha quemado su último juguete

Ford Escort RS Cosworth de Ken Block

Estamos acostumbrados a verlo lucir sonrisa en unas gymkhanas que lo han convertido en figura del automovilismo mundial y en uno de los pilotos con más seguidores del mundo del motor. Sin embargo, no todos sus proyectos sobre las cuatro ruedas salen como esperaba. Lo ha intentado varias veces en el ámbito de los rallys. Y el último intento podría poner punto y final a sus deseos de hacerse un hueco en este mundillo. El último juguete de Ken Block, un Ford Escort Cosworth RS Grupo A de la década de los 90, terminó en llamas mientras competía.

Su adquisición se anunció a bombo y platillo, aunque en realidad se hizo con dos unidades de este espectacular modelo, como bien se pudo ver en sus redes. Así, muchos aventuraban que la próxima Gymkhana sería a bordo de este coche. Pero poco después anunciaba su presencia en varias pruebas de rallies, unas en su país de origen, otras a nivel internacional. Y una de las escogidas era el Rally de España-Catalunya, duodécima y penúltima prueba del mundial de rallys, donde compartiría tramos con los primeros espadas de la especialidad.

Programa parcial en Estados Unidos

El Ford Escort RS Cosworth es un coche emblemático dentro del automovilismo y la competición gracias, entre otros motivos, a su emblemático alerón trasero que llegó a conducir Carlos Sainz en el Mundial de Rallys en la temporada 1996 (en 1997 lo sustituiría por otro convencional). Ken Block tenía planificado participar en el Oregon Trail Rally, el New England Forest Rally y el Idaho Rally International, todos rallys regionales en un programa que parece que no podrá completar al quemar su coche en la segunda cita.

Según se puede ver en el vídeo que mostramos a continuación, en una curva a izquierda, que no entraña demasiada dificultad, Ken Block encuentra una piedra al cortar la cuneta y esta catapulta al vehículo hacia el exterior de la curva en la derecha, y tras dar una vuelta de campana su coche comienza a arder. A partir de empiezan las prisas por salir del coche.

Todo esto lo hemos podido ver gracias a la cámara que llevaba el propio piloto en el casco y que recogió todo cuanto aconteció. Y, a pesar de que no fue un momento agradable para el piloto y el equipo, Ken Block lo dejó como testimonio en sus redes sociales y su canal de Youtube. Todo suman visitas y visibilidad para las marcas.

Relación amor – odio con los rallys (y más)

No es la primera vez que Ken Block lo intenta en el mundo de los rallies. Incluso se ha dejado ver en el mundial de rallycross logrando algunos éxitos. Pero la compenetración que se necesita con el copiloto y la exigencia de contar con unas notas que radiografíen cada curva, es algo que aún no ha logrado dominar.

Ha realizado varias incursiones en el Mundial de Rallys y llegó a tener programada una temporada entera en el mundial de rallys (2011), aunque los constantes abandonos y el coste de las reparaciones de sus vehículos llevaron al equipo y al propio piloto a no continuar con el proyecto. Desde entonces solo ha tenido incursiones puntuales en algunas citas. Y desde 2014 no lo había vuelto a intentar.

Arriba mostramos uno de los accidentes más increíbles que sufrió, en el shackedown del rally de Portugal, un tramo de corto recorrido y que se destina solo a comprobar si la puesta a punto del vehículo es correcta antes de que comience el rally. Dio varias vueltas de campana en el aire. No llegó a tomar la salida del rally.

Y, ya puestos a mostrar las vergüenzas de Ken Block, no podemos olvidar el modo en cómo terminó la exhibición que llevó a cabo en Arganda del Rey (Madrid) hace unos años. Esta terminó antes de tiempo al golpear la trasera de su Ford Fiesta WRC con un bloque de cemento y dañar el eje trasero.

Déjanos tus Comentarios