¿Sabes interpretar qué dicen los neumáticos desgastados?

Casi  todo el mundo piensa que unos neumáticos desgastados son simplemente por su uso a lo largo del tiempo. Pues bien, un desgaste de forma irregular es un síntoma de un problema mecánico de nuestro vehículo.

La cuestión es cómo poder interpretar lo que nos dicen los neumáticos desgastados de manera irregular, dependiendo del sitio donde se encuentre ese deterioro. Para ello, la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (ADINE) ha ofrecido unas claves muy interesantes para traducir estos mensajes inscritos en las gomas de nuestro coche.

Desgaste principalmente en la parte central

Este factor es un indicador claro de un exceso de presión en la rueda. Por consiguiente, el neumático tiene su parte principal de contacto en esta zona y no tiene la suficiente adherencia en sus bordes. Esta situación genera una necesidad de mayor  distancia a la hora de frenar en mojado. Además, el riesgo de sufrir ‘aquaplanning’ aumenta, con lo que nuestro control sobre el automóvil disminuye. La solución la encontramos en corroborar los niveles de aire que recomienda el fabricante y poner la presión exacta en las ruedas.

Desgaste irregular en los bordes exteriores

Este tipo de merma es un indicio de que nuestro neumático está circulando con una presión inferior a la recomendada o con un exceso de carga en el vehículo. Debido a esta circunstancia, la goma se aplasta contra el asfalto y roza más en sus laterales. Su solución es la más sencilla, infla más los neumáticos o hazlo con una mayor asiduidad. También deberías comprobar si las válvulas pierden aire.

Desgaste mayor en el  borde

Una goma que registre un peor estado en la parte interna o externa de la banda de rodadura, puede ser deberse de un mal alineado de los neumáticos. Si lo aprecias, deberás llevarlo a tu taller para que te lo alineen de nuevo.

Desgaste irregular, pero sin un patrón claro

Cuando apreciamos un tipo de deterioro diferente en varias partes de la goma esto nos indica que los amortiguadores pueden encontrarse en mal estado. También pueden generarlo unos neumáticos mal equilibrados. Además, suelen venir acompañados por vibraciones del vehículo cuando se superan determinadas velocidades. La forma de arreglarlo es comprobar dichos elementos en un taller.

Déjanos tus Comentarios