¿Sabes por qué el símbolo de Peugeot es un león?

Peugeot

¿Sabías que Peugeot es la marca automovilística en activo más antigua del sector? 160 años de éxitos de la casa francesa son testigos de ello. Un largo período de la historia en el que, siempre de la mano del desarrollo y la innovación, se ha convertido en protagonista en cada una de sus etapas.

El de Peugeot es, sin duda, uno de los logos relacionados con el mundo del motor más conocidos. Su emblemático león plateado, levantado sobre dos patas, se presenta de perfil; rugiendo y demostrando su fiereza. Sin embargo, aunque la marca de coches francesa siempre ha tenido un león como símbolo, no siempre se ha representado así.

El origen del león de Peugeot

Peugeot

Tractores, herramientas, bicicletas, motos, coches… Muchos han sido los productos fabricados a lo largo de los años bajo el nombre de Peugeot. Y todos tienen en común una cosa: el logo de la marca. Fue en 1858 cuando Emile Peugeot, padre del futuro fundador de la marca Armand Peugeot, registró el león como símbolo de una emergente compañía industrial que estaba desarrollando.

En ese momento, las sierras eran el productos estrella de Peugeot. Se hicieron famosas por ser resistentes, flexibles y rápidas en el corte. ¿Su punto fuerte? Sus dientes. Precisamente por ser estos tan precisos como los de un león, Emile Peugeot decidió adoptar este símbolo. Lo registró incluso en el Conservatorio Imperial de Artes y Oficios de Francia.

Los primeros años del león más famoso

Sin embargo, este primer león no se asemejaba en nada al actual. Posado en una flecha, miraba hacia la izquierda imitando el movimiento de una sierra hacia esa dirección. Se usó en todos los productos Peeugeot, aunque el primer coche de la firma, el Serpollet-Peugeot (1889), no lo lució en su frontal. Se incorporó a los automóviles en 1905.

En 1923, los escultores Marx y Baudichon crearon un león tridimensional. Su función era, aparte de identificativa, la de ser el tapón del radiador de todos los automóviles Peugeot. Se hicieron dos versiones de este modelo: el león dispuesto a saltar y el animal rugiendo. La siguiente evolución se produjo en los años 30, cuando se usó solamente la cabeza del león para darle un toque aristocrático. Se le representaba con las fauces abiertas en modelos míticos como el 301, 401 y 601.

La evolución de un mito

Peugeot

Casi a mitad del siglo XX, en 1948, el león de Peugeot se levantó por primera vez sobre sus patas traseras. Adoptó también un estilo heráldico; y, por primera vez, se colocó en el volante de uno de sus modelos. Tras alguna pequeña modificación, en 1968 abandonó el marca que le había acompañado durante años.

Tras una breve vuelta a la cabeza, fue en 1975 cuando el león vivió su transformación minimalista. En 1998 y 2010 se redondeó su silueta, depurando sus líneas. Su textura, en relieve metálico, le aporta una gran sensación de firmeza y solidez. Un guiño a la historia de Peugeot, sólida y firme. Y le ha convertido, sin duda, en un icono que ha traspasado el mundo de la automoción.

Déjanos tus Comentarios