Hispano-Suiza Carmen, la legendaria marca española vuelve a brillar

Hispano-Suiza Carmen

Hispano-Suiza Carmen se presenta con una mecánica eléctrica de 1.018 CV.

Hispano-Suiza renace en Ginebra con la presentación del Hispano-Suiza Carmen, el primer modelo de esta nueva etapa. Este fabricante español se congratula de haber desarrollado y fabricado su nuevo modelo íntegramente en Barcelona. Este es el modelo que han presentado y que espera lanzar la familia Suqué Mateu, los herederos de los fundadores de la marca.

Sin embargo, no es el único modelo que se ha presentado en la cita suiza bajo el emblema de la legendaria compañía española. En otra zona del pabellón se podía encontrar un Hispano Suiza Maguari HS1 GTC, un eléctrico de 1.085 CV obra de Hispano Suiza Automobile Manufaktur AG y que pretende retomar el legado de la compañía original. Este enfrentamiento en los tribunales entre ambas empresas por hacerse con el control de un nombre que luce con letras de oro en la historia de la automoción lo abordaremos en otro artículo.

Temperamento español

Hispano-Suiza Carmen

El Hispano-Suiza Carmen es un deportivo de inspiración clásica combinado con las últimas tecnologías para crear un chasis de vanguardia. La nueva etapa de la firma española está dirigida por Miguel Suqué Mateu, el actual presidente de la compañía y bisnieto del fundador de Hispano-Suiza –como Ferdinan Piëch, enrolado en el Grupo Volkswagen lo es de Ferdinan Porsche–.

El Hispano-Suiza Carmen está propulsado por un avanzado tren motriz eléctrico capaz de aportar 1.018 CV de potencia. Es capaz de alcanzar los 100 km/h en menos de 3 segundos. Y muestra una velocidad punta de 250 km/h limitada electrónicamente.

Todo el coche se realiza a partir de un chasis monocasco de fibra de carbono. Esto garantiza la rigidez del conjunto. Ambos ejes se construyen con un diseño de triángulos superpuestos –como los Fórmula 1 – para garantizar la manejabilidad en cualquier circunstancia.

Centrado en la conducción

Hispano-Suiza Carmen

El Hispano-Suiza Carmen se ha desarrollado teniendo como objetivo lograr un vehículo emocionante, de alto rendimiento y fácil de manejar. Esta es la razón por la que se ha equipado con dos motores síncronos de imán permanente en el eje trasero lo que convierte a nuestro protagonista en un tracción trasera.

Durante el desarrollo de este modelo el fabricante español se asoció con QEV Technologies, que posee una amplia experiencia en vehículos de propulsión eléctrica  con los equipos de la FIA Fórmula E. Esto invita a pensar en el elevado rendimiento del que es capaz el nuevo Hispano-Suiza Carmen.

Baterías integradas

Hispano-Suiza Carmen

Las baterías que incorpora el Hispano-Suiza Carmen se posicionan en forma de T dentro del vehículo. De este modo centran las masas y logran mayor estabilidad, al tiempo que se reducen las vibraciones estructurales.

Estas baterías de iones de litio cuentan con una densidad energética de 230 kWh/kg, con un volumen fijo de 56º litros, logrando una capacidad de 80kWh. Están envueltas en una carcasa de fibra de carbono con el objetivo de que sean fácilmente sustituibles y actualizables. Se espera que en 2020 se introduzca una nueva batería con 300 kWh/kg, lo que permitirá mayor autonomía.

Diseño inspirado en la tradición

Hispano-Suiza Carmen

El nuevo Hispano-Suiza Carmen se inspira en la larga trayectoria de diseños de la marca, pero especialmente en el Hispano-Suiza Dubonnet Xenia de 1938. En él destaca una gran parrilla trapezoidal enmarcada en cromo, que se inspira en los vehículos de principios del siglo XX.

Cada detalle del nuevo modelo de Hispano-Suiza tiene un origen concreto, en algún automóvil de época. Un ejemplo claro son las elipsis que se incorporan en las ruedas traseras cubiertas, directamente tomadas de las señales aerodinámicas de los Hispano-Suiza Dubonnet Xenia.

La importancia de la aerodinámica

El trabajo aerodinámico desarrollado en el Hispano-Suiza Carmen se llevó a cabo a través de simulaciones de software y dinámica de fluidos computacional. El resultado ha sido sorprendente logrando un coeficiente de arrastre menor que el de los Porsche 918 Spyder, Koenigsegg Agera R o Ferrari F12, equivalente a Cd 0,325.

Esto significa que la refrigeración del vehículo y su resistencia al avance se han minimizado para lograr el mejor rendimiento y autonomía posibles. Las baterías se mantendrán de forma constante a la temperatura adecuada y es posible realizar un uso intensivo de los frenos ya que se han tenido en cuenta creando tomas de aire propias para su refrigeración.

El lujo y la sofisticación

Hispano-Suiza Carmen

El habitáculo del Hispano-Suiza Carmen combina el lujo más clásico con las tecnologías más modernas. Todo ello mezclado a la perfección con un confort y refinamiento único en su especie.

El interior se ha tapizado íntegramente en piel y Alcantara, desde los asientos de fibra de carbono hasta los paneles de las puertas o el techo. Toda esta tapicería se ha realizado a mano en talleres artesanales de Hispano-Suiza en Barcelona, ayudando a mantener el más alto estándar de calidad.

El último detalle será que cada unidad de Hispano-Suiza Carmen contará con su propio perfume personalizado a gusto del comprador. De este modo se conserva el legado de la firma, con el cuidado por todos y cada uno de los detalles.

Para finalizar, un precio. El de 1,5 millones de euros que tendrá que desembolsar cada afortunado comprador de esta joya español.

Texto: Carlos Pascual

Déjanos tus Comentarios