¿Qué pasa si hinchas demasiado los neumáticos?

hinchar neumáticos

Los neumáticos son los elementos que nos conectan a la carretera y, por ello, es fundamental que estén en perfecto estado. De esto dependerá que nuestra adherencia al asfalto sea la adecuada, un factor determinante si queremos proteger nuestra seguridad vial.  Revisar los neumáticos es una tarea de mantenimiento que todos debemos llevar a cabo periódicamente. No importa cuál sea el tipo de vehículo que conduzcas, ya que todos corren los mismos riesgos cuando circulan con las ruedas en mal estado.

Hay que comprobar el dibujo de las gomas, para asegurarnos de que cumple con las medidas reglamentarias de 1,6 mm de profundidad. Pero, también hay que tener en cuenta la presión de los neumáticos, ya que además de reducir el riesgo de accidentes, aumenta la vida útil del vehículo y puede lograr que se reduzca el consumo de combustible. No obstante, es una labor que no debemos tomarnos a la ligera; equivocarnos al inflar los neumáticos puede tener graves consecuencias. Sobre todo, consecuencias que afectarán en gran medida a tu bolsillo.

Riesgo de explosión

hinchar neumáticos

Para que puedas ver cuáles son los efectos más graves de hinchar demasiado una rueda, pondremos como ejemplo lo ocurrido en una gasolinera de Maryland (EE. UU.) hace unos días. Según publica Caranddriver.es, un conductor  decidió llenar de aire la rueda delantera derecha de su Ford Focus y acudió a una estación de servicio. Al parecer, la rueda estaba desgastada por haber circulado durante muchos kilómetros con baja presión e intentó contrarrestarlo haciendo justo lo contrario; hinchar el neumático por encima de lo indicado por el fabricante.

Para quien no lo sepa, debemos decir que, además de ser una mala idea, es algo peligroso. Gracias a las imágenes que captaron las cámaras de la gasolinera se puede ver cómo el neumático explota por el exceso de presión, causando daños evidentes en el vehículo. Por suerte, al conductor no le ocurrió nada, más allá del susto, pero del coche no podemos decir lo mismo. El guardabarros, por ejemplo, salió despedido a siete metros, el paso de rueda está muy deteriorado y es muy probable que otros elementos como las suspensiones se hayan visto afectados.

Si quieres ver cómo ocurrió detalladamente, haz click en el vídeo que te proporcionamos al final de estas líneas…

¿Cómo puedo evitar que me suceda lo mismo?

neumáticos reciclados

Después de ver qué es lo que no debemos hacer, te indicaremos algunos consejos para que nunca te veas en esa tesitura. Para empezar, debes asegurarte de que inflas tus neumáticos en frío. Es decir, sin apenas haber recorrido demasiados kilómetros. De lo contrario, los medidores de presión no te aportarán datos fiables sobre tus ruedas y no sabrás con exactitud cuánto aire debes añadir.

El segundo punto es respetar las indicaciones del fabricante. Por lo general, las cuatro ruedas suelen necesitar la misma presión, pero también hay casos en los que existan diferencias entre las ruedas delanteras y las traseras. Para saberlo, solo tendremos que mirar la tabla de presión de nuestro coche. Una tabla que puede estar en el marco de la puerta del conductor o en la parte interior de la tapa del depósito de combustible. En cualquier caso, si no se puede ver con claridad, siempre puedes recurrir a internet. No obstante, asegúrate de que los datos que has buscado pertenecen exactamente a tu modelo.

Publiée par Shawn Elliott sur Mardi 9 octobre 2018

Déjanos tus Comentarios