Ford Mustang Shelby GT500, un sueño bestial que no llegará a Europa

Ford Mustang Shelby GT500

El Ford Mustang Shelby GT500 se presenta como el Ford más potente de la historia. Y eso, en una marca centenaria que ha protagonizado algunas de las páginas más importantes de la historia de la automoción y que cuenta (y ha contado) con grandes deportivos en su palmarés, son palabras mayores. Sin embargo, a pesar de la impresionante puesta en escena de este Ford Mustang, la firma del óvalo no tiene previsto lanzarlo en el Viejo Continente. Lo tendremos que ver desde la distancia cuando llegue en 2020.

Lo firma Ford Performance, el departamento del que dependen más radicales de la compañía, los modelos con los que participa la marca en competición y que ya demostró su saber hacer con la gestación del Ford GT. Se asienta sobre un chasis de carreras. Y disfruta de un motor gasolina V8 de 5,2 litros y 700 CV unido a una caja de cambios manual de doble embrague que hereda del propio Ford GT.

Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3 segundos y alcanza el cuarto de milla (unos 400 metros) en solo 11 segundos.

Increíble propuesta

Ford Mustang Shelby GT500

Analizando la configuración de Ford Mustang Shelby GT500 solo podemos sentir abatimiento porque no llegue a nuestro país. Más allá de las dotes del motor y la transmisión, que han sido específicamente diseñados para este modelo, resultan llamativas algunas de las soluciones empleadas en su confección.

La dirección electrónica es más fina y enfila mejor las curvas. Su suspensión activa le mantiene plano en los giros. Los frenos de disco delanteros son de 420 mm, un 30 % más grandes que los utilizados en el Ford Mustang GT y tienen seis pinzas de freno. Además, disfruta de cuatro modos de conducción, entre los que se encuentra la opción drift.

Ford Mustang Shelby GT500

Para quienes crean que esto no es suficiente, podrán incorporar un paquete denominado Carbon Fiber Track que añade llantas de fibra de carbono de 20 pulgadas con las ruedas traseras más anchas que las delanteras, un alerón de fibra de carbono que procede de los modelos que compiten en categoría en GT4 en la competiciones de resistencia y velocidad y que se puede ajustar el ángulo. Y, para eliminar peso, se ha extraído la fila de asientos trasera.

Un cupé ¿normal?

Ford Mustang Shelby GT500

En el habitáculo vemos que no pierde el aire deportivo. Aunque se puede exprimir más con la llegada de asientos Recaro con arneses que se encuentra en opción. Pero también hay hueco para algunas de las comodidades de los vehículos de alta gama. Así, la instrumentación es digital de 12 pulgadas; en el centro del salpicadero se ha dispuesto una pantalla táctil de 8 pulgadas y el equipo de sonido lo firma B&O, quien ha dispuesto doce altavoces por todo el interior para mejorar la calidad del sonido.

Una pena que Ford haya decidido crear esta criatura solo para el mercado local. Ya nos quedamos con las ganas de ver por aquí el Ford Mustang Shelby GT350 y ahora nos sucede los mismo con el Ford Mustang GT500.

Ford Mustang Shelby GT500

Déjanos tus Comentarios