La diferencia entre la gasolina de marca y la “low cost”… está en los aditivos

La diferencia entre la gasolina de marca y la “low cost”… está en los aditivos

Hoy en día, las gasolineras low cost están muy presentes en nuestras carreteras. Ofrecen unos precios realmente competitivos respecto a los de las gasolineras convencionales y cada vez son más los que optan por estas estaciones de servicio. Sin embargo, al hablar de ellas surgen algunas dudas y son generalizadas: ¿utilizan combustibles de calidad? ¿Cuáles son las diferencias entre las gasolineras “de marca” y las baratas? ¿Perjudicarán estos carburantes al vehículo a largo plazo?

En España hay cada vez más gasolineras… y más fraude

Pues bien, según informan en ABC, todos los combustibles de las petroleras, independientemente de que sean más caras o más baratas, deben cumplir con unos criterios mínimos de calidad establecidos por ley. De este modo, se garantiza que todas las estaciones de servicio proporcionen carburantes aptos y fiables para los vehículos.

Además, todas estas empresas reciben el combustible de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), que es la única autorizada en España para distribuir este servicio. Por esta razón se puede decir que el producto, de base, es el mismo.

¿Qué beneficios ofrece la gasolina de marca?

La diferencia entre estos dos tipos de gasolineras viene determinada por los aditivos especiales que cada marca añade a su fórmula. Estos aditivos son unas sustancias que tienen diferentes funciones: pueden servir de lubricante, actuar como anticongelante, como estabilizante, etc.

Cada empresa determina la proporción de esas sustancias que va a incluir en sus fórmulas, pues, entre otros factores, acabará reflejándose en el precio final del producto de forma directa (cuantos más aditivos presente, más caro será el combustible). No obstante, son datos que se mantienen en riguroso secreto para que cada compañía conserve un rasgo diferenciador con las demás.

¿Cómo podemos localizar una gasolinera barata?

Es importante destacar que los aditivos aportan una calidad extra al combustible del vehículo. Es decir, presentan sustancias que, a la larga, son beneficiosas para el coche. Por ejemplo, pueden alargar la vida útil del motor y aumentar la potencia y la eficiencia de su combustión.

Déjanos tus Comentarios