Competición de drift: Mazda RX-8 vs Kamaz del Dakar, ¿cuál es más espectacular?

drifting camión del dakarEn los últimos días se ha hecho viral en las redes un curioso y espectacular duelo de drifting entre dos vehículos muy diferentes entre sí. Por un lado, un vehículo preparado para competiciones de este tipo como el Mazda RX-8 del neozelandés Mad Mike (Mike Whiddet), y por otro el camión Kamaz 4326 del piloto ruso Eduard Nikolaev, vigente vencedor del Rally Dakar en su categoría.

Ambos vehículos campeones se dieron cita en una fábrica de Kamaz situada en San Petersburgo (Rusia). La idea de este peculiar duelo viene de varios meses atrás, cuando ambos pilotos se encontraron en el festival de motor de Goodwood (Inglaterra) y bromearon sobre la posibilidad de que el Kamaz pudiese ganar al Mazda derrapando.

De la broma al asfalto

Sin embargo, lo que en un principio parecía una conversación en tono jocoso entre dos amigos, ha acabado en un enfrentamiento directo entre dos campeones y en una inefable campaña de marketing para sus equipos y marcas. En el vídeo que circula por YouTube, Whiddet comienza el show derrapando dentro de una de las naves de la factoría, para después atravesar almacenes de camiones y maquinaria agrícola de Kamaz y encontrarse fuera con Nikolaev y su camión.

El Kamaz 4326, de 9 toneladas de peso y equipado con un motor diésel de 12,5 l, es capaz de desarrollar una potencia que nada tiene que envidiar a los coches de drift, a pesar de su elevado peso y a su gigantesco depósito de gasolina de 1.000 litros. Para hacerse una idea, el Mazda RX-8 de Mad Mike es nueve veces más ligero que el Kamaz y su motor de cuatro rotores es cinco veces más pequeño.

Potencia similar

Drifting entre Mazda RX-8 y camión KamazA pesar de las diferencias, coche y camión fueron capaces de desarrollar una potencia similar durante el duelo. Según los organizadores, la potencia de ambos estuvo cercana a los 1.000 CV de potencia y fueron capaces de circular sincronizados bastante tiempo por las calles interiores de la fábrica.

“No estaba acostumbrado a rodar junto a un camión tan grande”, declaró Mike tras la prueba. “Cualquiera de sus cuatro ruedas es casi tan grande como mi coche”, exclamó. Por su parte, el ruso Nikolaev, que en poco más de un mes deberá defender su título Dakar en las dunas de Perú, se mostró muy contento al acabar el duelo. “Una vez más hemos demostrado que también podemos pilotar bien lejos de la arena y las dunas”.

Así discurrió el duelo

Déjanos tus Comentarios