Volkswagen prueba con éxito un combustible diésel que recorta un 20% las emisiones de CO2

diésel de volkswagenVolkswagen ha completado con éxito la fase de test de un innovador combustible diésel que emite un 20% menos de CO2 que un gasóleo convencional. Se trata del R33 BlueDiesel y su bajo nivel de emisiones se debe, principalmente, a un tercio de su composición formado aceites de cocina usados y residuos de desecho, de origen cien por cien biológico.

Otra de sus puntos fuertes es que cumple con la norma de diésel DIN EN 590, por lo que se puede calificar como combustible estándar y usarse sin problema en todos los motores de este carburante sin necesidad de modificarlos. Así, Volkswagen lo recomienda para flotas de vehículos que recorran una gran cantidad de kilómetros a lo largo del año.

El diésel ‘ECO’

diésel r33 volkswagen

Es capaz de recortar un 20% las emisiones de CO2 con respecto a un diésel convencional.

La superación satisfactoria de estos test abre una oportunidad de comercialización de este diésel respetuoso con el medio ambiente. Al mismo tiempo, surge como contraposición a las leyes anti diésel que preparan muchos de los gobiernos europeos para reducir su nivel de emisiones en las grandes ciudades europeas.

Los empleados de Volkswagen han sido los encargados de probar el nuevo combustible, que se suministra desde enero de 2018 en una estación de servicio de Wolfsburgo, en Alemania. Además del recorte sustancial del nivel de emisiones, el litro de este diésel se podría abaratar hasta en un 20% según la marca, gracias al uso de desechos biológicos.

Próximo paso: comercializarlo

biodiesel bajas emisiones

Es compatible con todos los motores diésel.

El nuevo carburante ha sido desarrollado conjuntamente entre Volkswagen y la Universidad de Coburg, además de otros socios. Actualmente, proveedor es Shell Global Solutions en colaboración con Tecosol y Neste, todos ellos empresas que ofrecen combustibles certificados por las normas europeas.

El R33 BlueDiesel sigue suministrándose en la estación de Wolfsburgo, además de en la factoría que la marca tiene en Salzgitter. Aunque aún no hay una fecha de salida al mercado, el próximo paso del proyecto es ofrecer el carburante en más estaciones de servicio y comenzar así a satisfacer una demanda de combustibles líquidos a partir de sustancias residuales, que prevén será alta en el medio plazo.

Déjanos tus Comentarios