Del 350 GT al Urus, así ha evolucionado Lamboghini en sus 55 años de historia

Lamborghini es una marca que cuenta con infinidad de seguidores por todo el planeta, los mismos que se frotaban los ojos cuando vieron el Urus por primera vez, (el primer todocamino de la firma italiana… pero no el primer vehículo campero, hito que corresponde al LM 002. Tienes toda la información en el enlace). En sus 55 años de historia, la compañía ha tenido tiempo para construir todo tipo de vehículos y perfiles, algunos de ellos igualmente sorprendentes.

Evolution Cars, a través de su perfil oficial de Youtube, ha recreado la evolución de la marca desde su primer modelo, el Lamborghini 350 GT, lanzado en 1963, hasta el último, dando pequeñas nociones de lo que supuso cada uno para la historia de la firma y la industria de la automoción.

El vídeo, que ha recuperado Autonoción, está en inglés y sus creadores son de origen estadounidense, por lo que no hablan de kilogramos, sino de libras, ni de euros, sino de dólares (habrá que hacer la conversión). Aun así, es una excelente manera de repasar la historia de Lamborghini… en apenas 7 minutos.

Anécdotas por doquier

El vídeo no solo recuerda las mecánicas, innovaciones que incorporaba cada modelo o los datos de producción de cada vehículo, también recuerda algunas anécdotas que rodean al vehículo.

Así, por ejemplo, vemos cómo los faros del Diablo procedían del Nissan 300ZX y que para tapar el logo de la japonesa se utilizaba una pieza de fibra de carbono, que la producción del Gallardo fue de 14.022 unidades, lo mismo que el resto de modelos que la compañía había fabricado desde su creación en 1963 hasta que apareció este en 2003 o que Filippo Perini se inspiró en una cucaracha para diseñar el Aventador.

Si ya estás planificando tus vacaciones de verano, te proponemos la visita al Museo de Lamborghini.

Tan solo echamos en falta algo de luz sobre aquella leyenda de que la marca surgió cuando Ferruccio Lamborghini se decidió a fabricar coches deportivos para enseñar a Enzo Ferrari cómo se tenían que hacer. Y es que, según cuenta la misma, llegó un momento en el que se cansó de que los vehículos del cavallino rampante le dejaran tirado día sí y día también.

De esta manera, Ferruccio diversificó su negocio entre la fabricación de tractores, que era lo que le había convertido en un hombre de éxito en los negocios, y de superdeportivos de éxitos, que es por lo que a nivel internacional le hizo pasar a la posterirdad.

Déjanos tus Comentarios