¡Comparativa loca! Iso Isetta 250 vs. BMW i3 REX

Iso Isetta 250 BMW i3

Nos arriesgamos comparando al Iso Isetta 250 con el BMW i3.

Texto: Iván Vicario Martín y Enrique J. Fernández/ Fotos: Jesús María Izquierdo.

¿Es posible comparar un hipertecnificado vehículo urbano del Siglo XXI con el pequeño y voluntarioso Isetta? ¿Se parecen más allá de que han sido manufacturados por BMW? Veamos como las seis últimas décadas no han pasado precisamente en balde, tampoco en lo que al automóvil se refiere.

Ésta es una de las comparativas más controvertidas de  nuestros Clásicos Populares. Es como esos coches de diseño radical que o enamoran o generan odios, pero al fin y al cabo es parte del espíritu de nuestros contenidos. Especialmente cuando buscamos formas de salirnos del camino marcado; bien sea por las sugerencias de amigos como Álvaro Martínez-Armendáriz en Facebook, o porque la llegada de nuevos autos al mercado nos hace pensar con qué podríamos enfrentarlos. Sobre todo, si no tienen un referente clásico claro que ejerza de émulo..

¿Por qué comparar un BMW i3 con el Iso Isetta?

Iso Isetta 250 BMW i3

Es fácil buscar con qué comparar un Golf GTI MKVII, pero si hablamos de un BMW i3, la cosa se puede complicar… O no, porque la historia de la marca bávara es tan longeva que, puestos a buscar, podríamos haber encontrado un preguerra equivalente; el Dixi 3/15 PS (un Austin Seven construido bajo licencia), marca que fue adquirida por BMW en 1928, continuando con la fabricación de Seven germano hasta 1932.

Aunque hubiese sido una comparativa plenamente aceptable, lo cierto es que resultada sumamente rebuscada, así que tuvimos que seguir dándole vueltas a la cabeza, para darnos de bruces con el Isetta, la siguiente opción lógica dentro del rango de modelos del fabricante bávaro. Lo ideal hubiese sido encontrar una unidad BMW, cosa que diligentemente hicimos, pero ésta se hallaba en Zaragoza, así que tuvimos que activar el plan B; buscar un Isetta cercano, lo que nos llevó directamente al Museo de la Fundación Cultural del RACE. Recordemos que BMW compró la licencia del Isetta a Iso y comenzó a fabricarlo en abril de 1955.

“El Huevo”

Iso Isetta 250 BMW i3

Era el apodo que casi de inmediato recibió el Isetta en su época en España; y desde luego no parece muy complicado imaginar por qué. No obstante, los nacidos más allá de 1975 lo conocimos inicialmente en su versión BMW gracias a la serie de televisión Cosas de casa. Allí, su protagonista, Steve Urkel, era el orgulloso propietario de uno.

Volviendo a la realidad, y aunque Nacho Sáenz de Cámara dejó ya escritos la obra y milagros del Iso Isetta 250 en el número 10 de Clásicos Populares, recordemos que nuestro invitado llegó a nuestro país en 1956; aunque Iso llevaba fabricando motos desde 1951 y sus populares Isocarros desde 1954. Nada menos que 25.000 unidades del popular triciclo se fabricaron hasta 1962, convirtiéndose en un elemento constante, especialmente en las ciudades. Como su nombre indica, sirvieron para dar el relevo a los carros de tracción animal y en su momento fueron sumamente populares, si bien es tiempo que lamentablemente han caído en el olvido en las dos últimas décadas.

Primera toma de contacto con el Iso Isetta 250

Iso Isetta 250 BMW i3

Volviendo al más pequeño de nuestros invitados, hemos quedado con Kike en el Jarama, donde yo le esperaré con el pequeño Isetta mientras él llega con su resplandeciente BMW i3 junto con Jesús, el fotógrafo. Llego con tiempo de sobra y me encuentro con mi ‘arma’ para esta desigual comparativa. Bajo el plástico que lo protege en el Museo de la Fundación Cultural del RACE, parece de juguete.

Me regodeo contemplándolo antes de retirar el citado plástico, imaginándolo en el tráfico actual de la Castellana, ya no digamos en la M-30. Legalmente no hay impedimentos, pues alcanza 85 km/h; al menos en los papeles. Otra cosa será sujetar el volante mientras nos adelantan autobuses y camiones. Con un motor de 236 cm3 que rinde 9,5 CV y una batalla de 1,5 metros, está claro que su época pasó hace tiempo… Quizá sólo si pensamos en aparcar, le encontremos algún sentido.

Presentaciones

Iso Isetta 250 BMW i3

Llegan Kike y Jesús y antes de nada sacamos a la calle el Isetta a empujón, básicamente para no armar una humareda en la Fundación del RACE. A plena luz del día, la vista del Isetta es aún más sorprendente, pese a que todo va cobrando sentido, como la puerta enteriza con el volante adosado, que permite un inmejorable acceso a la banqueta corrida. Aunque entran dos adultos, decidimos que mejor me voy yo solo de paseo.

Para arrancar, hay que abrir la llave de la gasolina, activar el estrangulador, girar la llave de contacto y mover la palanca de arranque. Dentro, el ruido y las vibraciones lo inundan todo, mientras el Isetta avanza voluntarioso en el pequeño paseo que disfrutamos por las instalaciones del Circuito del Jarama.

Primeras impresiones

Iso Isetta 250 BMW i3

Más allá de que cueste acostumbrarse a que las ruedas traseras no pisen las huellas de las delanteras, lo cierto es que nuestro pequeño invitado sigue al dedillo nuestras indicaciones, con una dirección muy directa y transmite a las ruedas la más mínima insinuación por nuestra parte. Hay otro aspecto del Isetta muy a tener en cuenta y es que la enorme superficie acristalada le convierte en un automóvil muy, muy caluroso, que nos obliga a abrir los ventanucos laterales apenas iniciamos la marcha.

Lleva techo corredero, pero mejor nos olvidamos de él en pleno mes de junio en Madrid, pues sólo puede hacer que nos quememos la mollera. A las velocidades que nos movemos, no sé si es de recibo hablar de frenada, pero el Iso cumple sin más, lo cual se agradece, pues no es un auto que inspire sensación de seguridad, especialmente si tomamos de frente con un obstáculo, ya que bloquearemos la puerta y tendremos que salir por el techo.

Iso Isetta 250 BMW i3

Tras el corto recorrido, lo primero que les comento a mis compañeros de peripecias es que es la primera vez que conduzco un coche que tenga mejor visibilidad trasera que hacia adelante. Cosas del ingenioso diseño de nuestro invitado. Veamos a continuación qué contrapone el BMW i3 de Kike, frente a la modesta artillería del Isetta… 62 años después.

¿Puramente eléctrico?

He de decir que éste ha sido mi primer contacto con un vehículo eléctrico y, para lo que me esperaba, ha sido bastante satisfactorio. Salimos de la ciudad, hábitat natural que se le presupone a este vehículo, y nos adentramos en la carretera de Burgos dirección al Jarama. Cuando hablo de “se le presupone”, lo digo porque este i3 no desentona para nada en una conducción en carretera, tanto por velocidad como por autonomía; pues frente a los escasos 85 km/h del pequeño Isetta, su compañero eléctrico alcanza los 150 km/h de velocidad máxima. Eso sí, autolimitada electrónicamente para no castigar la autonomía.

Iso Isetta 250 BMW i3

Al tratarse de la versión REX (Range Extender) del i3, además del motor eléctrico, cuenta con un pequeño motor térmico de 2 cilindros y 650 cm3. Si bien su función no es propulsar al vehículo, si no generar energía para mantener la carga de la batería, lo que le da una autonomía total de 340 km. Una cifra nada despreciable para tratarse de este tipo de vehículo.

Aspectos a destacar

Vayamos a la parte más importante de este coche, las baterías. Esta tecnología dispone de 8 años de garantía o 100.000 km y cargarlas es tan sencillo como tomar el cable incluido con el vehículo y enchufarlo a cualquier toma de red convencional. En cuanto al precio del BMW i3, puede ser nuestro a partir de 35.500 euros, importe al que se oferta la versión puramente eléctrica, cuya diferencia principal es una autonomía de 200 km y la ausencia del motor térmico. Algo que supone un sobrepeso de 120 kg que le hace 0,7 segundos más lento para alcanzar los 100 km/h. Para hacernos con un i3 REX como el nuestro, deberemos desembolsar un poco más, pues su precio con el Range Extender –así se llama la opción del motor térmico– alcanzaba los 39.990 euros.

Las sensaciones al volante

Iso Isetta 250 BMW i3

De camino al encuentro con Iván y nuestro pequeño invitado, Jesús y yo charlamos acerca de la casi nula sonoridad –únicamente se escucha un cierto rumor del motor térmico–; la suavidad y el manejo de este i3, además de la rápida respuesta del acelerador a cualquier intento de provocación por mi parte. La típica en un motor eléctrico, claro.

En este punto, he de comentar lo curioso que nos resultó el hecho de que al levantar el pie del acelerador, el vehículo enciende las luces de freno para avisar a los coches que vengan por detrás de que nuestro coche va a disminuir la velocidad, para evitar accidentes. Y es que tal y como está concebido el i3, una vez que te acostumbras al pedal del acelerador, jugando con él, apenas necesitas usar el freno. Una vez que dejas de pisar el acelerador, el motor no produce potencia alguna, a diferencia de un motor térmico de toda la vida, que iría cayendo poco a poco de vueltas. Cosas de los eléctricos.

El interior

Iso Isetta 250 BMW i3

Hablamos también del más que digno espacio interior –recordemos que se trata de un coche pensado para la ciudad– , de sus cómodos asientos y su visibilidad sobresaliente, de su buen acceso a las plazas traseras gracias a la ausencia de pilar B y unas puertas traseras que se abren de forma suicida, y de cómo este pequeño coche engaña desde fuera. Hay espacio más que suficiente para albergar a cuatro personas y su equipaje.

Por último, antes de poder compararlo con el Isetta, comentamos los acabados interiores, donde destacan un moderno sistema de infoentretenimiento, con el que poder activar o desactivar el propulsor térmico de forma manual para preservar la electricidad acumulada, informarte acerca de las ‘electrolineras’ (estaciones de carga) dentro de tu rango de autonomía o controlar la radio; y unos acabados interiores cuyo diseño le confiere un aire muy elegante en esa mezcla tan sorprendente de madera y fibra de carbono; material ligado a superdeportivos de alta gama… hasta hoy. BMW ha conseguido hacer que este sistema sea rentable y utilizable en la producción en serie en plazos de tiempo realmente cortos.

Primer vistazo juntos

Iso Isetta 250 BMW i3

Al llegar a nuestra cita, aparco el i3 junto al Isetta y salimos a echar un vistazo para compararlos a simple vista. Lo primero que me ronda la cabeza es “Pero cómo vamos a comparar esto…”. Mientras pienso esto, miro y remiro ambos coches. Obviamente, el i3 es mucho más grande y voluminoso, hasta ahí nada nuevo.

“Qué locura”, vuelvo a pensar. Porque por no parecerse, no se parecen ni siquiera en el color de la carrocería. Pero según los vas mirando, empiezas a encontrar pequeñas conexiones entre dos coches cuyo concepto no es nada parecido y a los que los separan más de sesenta años. Por ejemplo, ambos llevan un motor bicilíndrico en la parte trasera. Aunque el del i3 no sea el motor principal –las baterías del i3 se encuentran esparcidas a lo largo del suelo del habitáculo–, y los dos están pensados para trayectos no demasiado largos y con no demasiada carga, sobre todo el Isetta.

Iso Isetta 250 BMW i3

También nos sorprenden las estrechas ruedas que llevan nuestros protagonistas. Especialmente las de nuestro i3 REX. También puede encontrarse un parecido en el acceso a las plazas, ya que la simpática apertura del Isetta podría decirse que es tan extraña, para su época, como la apertura en dirección opuesta a la normal de las plazas traseras del i3.

Podríamos comentar entre los parecidos, la preocupación por el consumo, pues en 1955 el BMW Isetta fue el primer coche en homologar un consumo de 3 litros a los 100 kilómetros, pero aquí se terminan las semejanzas.

Diferencias 

Iso Isetta 250 BMW i3

Las disimilitudes son muchas más, empezando por la potencia, las dimensiones o el metro de diferencia entre la batalla de uno y otro. También en el sistema de arranque. Ni abrir llave de gasolina, ni girar el estrangulador, ni mover la palanca de arranque. Ni tan siquiera girar la llave, pues el i3 arranca sin necesidad de ésta. Lo hace mediante el botón Start/Stop típico de los coches actuales tras apretar el pedal del freno. Tampoco hemos sufrido el calor que Iván ha comentado, pues el sistema de climatización ha hecho que lleguemos frescos a la cita pese al calor reinante en Madrid.

Si hablamos de cifras de producción, frente a los 1.000 Iso Isetta que se vendieron en España, BMW fabricó 161.728 unidades con su marca. Veremos qué vende el i3, pero de momento va camino de mejorar dichas cifras, pues cada día salen de la fábrica de la firma bávara en Leipzig aproximadamente 100 BMW i3, unos guarismos que en 2014 hicieron que se llegara a las 16.000 unidades fabricadas.

En primera persona

Iso Isetta 250 BMW i3

Alcanzamos el punto y final y es hora de responder a las preguntas que nos hacíamos en la entradilla. Realmente sólo son comparables porque ambos han sabido responder a las necesidades de su época. Pero mientras el Isetta sirvió para dar aire a una maltrecha BMW, hoy día la marca bávara es una de las más importantes y saneadas del mundo. Algo que le ha permitido lanzar coches como el i3, un automóvil verdaderamente del Siglo XXI.

No obstante, no hay que olvidar que, para llegar a este punto, el Isetta aportó su pequeño grano de arena. Resumiendo, el viejo Isetta era lo que BMW tenía que hacer en los 50 para sobrevivir, mientras que el i3, es lo que BMW puede permitirse hacer hoy como una de las marcas premium más importantes del mundo.

Ficha técnica Iso Isetta 250

TIPO DE MOTOR

CILINDRADA

POTENCIA

V. MÁXIMA

ACELERACIÓN

CONSUMO 

CARROCERÍA

MEDIDAS (L/A/AL)

NEUMÁTICOS

PESO EN VACÍO

PRECIO

AÑO DE PRESENTACIÓN

AÑOS DE PRODUCCIÓN

UNIDADES PRODUCIDAS

Gasolina, 2 cilindros paralelos

236 cm3

9,5 CV SAE/4.500 rpm

85 km/h

68 s (0 a 1000 m)

4 l/100 km

monocoupé con techo de lona (2 plazas)

2.250/1.340/1.320 mm

4.50 x 10

330 kg

4.000-18.000 €

1956

1956-1961

1.000 (aprox.)

Ficha técnica BMW i3 REX

Tipo de motorEléctrico síncrono
Potencia170 CV
Par250 Nm
Velocidad máxima150 km/h (autolimitada)
Aceleración7,2 s (0 a 100 km/h)
Consumo13,5 kWh/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al)3.999 / 1.775 / 1.578 mm
Neumáticos155 / 70 R 19 (del.)

175 / 65 R 19 (tras.)

Peso en vacío1.270 kg
Maletero20 l
Precio base (año 2013)35.500- 42.000 euros

Déjanos tus Comentarios