Los compactos más bestias del mercado: el club de los 300 CV

Los compactos más bestias del mercado: el club de los 300 CV

Un coche compacto es ese tipo de vehículo que ofrece las comodidades de una berlina en un tamaño reducido, que se muestran ágiles en ciudad y son buenos rodadores en carretera. Sin embargo, aunque suelen ser diseñados buscando la máxima eficiencia en sus comportamientos, desarrollos y consumos, algunos departamentos de diseño e ingeniería han dejado llevar su imaginación para dotarlos de unas cualidades dinámicas propias de un superdeportivo.

Los compactos más bestias del mercado: el club de los 300 CV (fotos)

A continuación mostramos los compactos que gozan de un mínimo de 300 CV.

Subaru WRX STI 2.5 Rally Edition 300 CV – 46.900 euros

Subaru WRX STI

El Subaru WRX STI es un vehículo que ha tomado personalidad propia pues en su día era una versión superlativa del Impreza. No se entendería sin el mundo de la competición, y la competición de finales del siglo pasado y principios de este tampoco se entendería sin este coche. Se trata de un compacto de tres volúmenes, con un tamaño que le acerca a una berlina, aunque no pierde la pista del segmento del que procede.

Este Subaru cuenta con tracción total, el conductor puede personalizar la respuesta del autoblocante de forma manual desde la consola central, así como el reparto de potencia entre el eje delantero y el trasero. De hecho, para uno terminar de sentirse piloto, un pequeño display en la parte superior del salpicadero mostrará las estadísticas de la conducción como si de un equipo de competición se tratase. Y es que su respuesta es la propia de un vehículo de rallyes, aunque derrapar no resulta tan fácil como se puede esperar pues los sistemas de control de tracción saben cuándo actuar en todo momento.

La última versión comercializada, a falta de que llegue la próxima generación, es la primera que ofrece la posibilidad de excluir el llamativo alerón que ha acompañado al modelo en los últimos años. Eliminarlo es simplemente quitarle buena parte de su personalidad. Allá cada uno con sus gustos, pero nosotros opinamos que sin esa maravilla en la zaga, el coche debería recibir otro nombre.

SEAT León Cupra R 5 p 2.0 TSI 300 CV – 31.250 euros

SEAT Leon Cupra R

¿Quién dijo que en España no sabemos hacer coches, y que los que hacemos no transmiten sensaciones? Para ello SEAT creó la gama Cupra, aunque en la historia de la automoción española tenemos varios ejemplos que vendrían a pelo en este momento, y la nueva generación del SEAT León Cupra dispone de uno de los coches más radicales construidos hasta la fecha, dejando aparte los vehículos de competición.

Tras esa R que sigue a la denominación Cupra, se esconde un motor gasolina de 2.0 litros que entrega 300 CV, compacto aunque si esto deja un regusto amargo, la firma española ha preparado una nueva versión que exprime su mecánica hasta los 310 CV, eso sí, es una versión que llegará en los próximo meses y que estará limitada a 799 unidades. Y, además, en los últimos días ha surgido un rumor que eleva la potencia en unos meses hasta los 340 CV.

Si decimos que este coche es discreto se debe a que pocos detalles le diferencian del resto de acabados. Para identificarlo hay que fijarse en sus llantas de 19 pulgadas, su parrilla más afilada, las pinzas de freno que ahora serán de color rojo, y su doble salida de escape cromado.

Volkswagen Golf R 2.0 TSI 310 CV DSG 7 – 44.365 euros

Volkwagen Golf R

El primo alemán de nuestro León, lleva la misma mecánica de gasolina de 2.0 litros aunque en su caso la potencia se ha exprimido hasta los 310 CV, la misma que llevará la próxima edición limitada del Cupra R. En el caso del Volkswagen Golf R solo está disponible junto a un cambio automático DSG de doble embrague y 7 relaciones con levas tras el volante sin opción de incorporar un cambio manual. Es tracción total, por lo que permanecerá pegado al suelo en todo momento.

Este modelo R puede sorprender a muchos pues hay quien pensaba que la gama GTI identificaba los modelos más deportivos de la familia Volkswagen Golf, pero tiene un hermano de mayor tamaño aunque no disponga del mismo número de fieles.

Dispone de esa patada al acelerar que le hace tan adictiva y un paso por curva redondo gracias a su trabajada suspensión. Eso sí, para el día a día también ofrece un programa de conducción ECO y Comfort, porque para ir a trabajar, llevar los niños al colegio o ir a hacer la compra no se necesitan sensaciones de circuito.

Honda Civic Type R VTEC Turbo 320 CV – 38.400 euros

Honda Civic Type R

El Honda Civic Type R es uno de esos coches que hay que mirarlos varias veces para decidir si te gusta realmente. Y transcurridos esos primeros minutos uno solo puede llegar a la conclusión de que le maravilla esta criatura que parece surgida de un cómic. Y eso cuando se mira de frente, porque su trasera, con ese llamativo alerón repleto de aletines y su triple salida de aire, va a acelerar tus pulsaciones en cuestión de segundos.

Su propulsor de gasolina de 2.0 litros transfiere 320 CV a su eje delantero, que está calzado con unas llantas de 20 pulgadas que estilizan aún más su figura. En el interior, una cuidada decoración mezcla el color rojo y el negro en unos asientos de tipo baquet, los paneles y revestimientos, los cinturones de seguridad y el cuadro de mandos.

Y si esto te sabe a poco, Honda ha dispuesto una versión con acabado GT que añade apéndices de fibra de carbono a su exterior e interior y un alerón superior sobre la luna trasera, y que suma otros 3.000 euros a su precio final.

BMW M140i 340 CV – 46.150 euros

BMW M140i

Disponible con carrocería de 3 y 5 puertas. Son pequeños detalles los que diferencian a este deportivo de BMW de sus hermanos de la Serie 1, por lo que se adhiere a la corriente de aquellos vehículos que demuestran que no hacen falta excesivos aditivos en la carrocería para evidenciar sus prestaciones. Es más, su aspecto se distingue muy poco de aquellos modelos estándar que equipan el equipamiento opcional M Performance.

Para distinguirlo tan solo habrá que reconocer sus retrovisores de color gris, una doble cola de escape específica para este modelo, cada una en un lateral, llantas M de 18 pulgadas y suspensión deportiva que rebaja la carrocería en 10 mm. Mientras, en el interior, serán también muy sutiles los detalles propios de esta versión como unos asientos deportivos forrados con una combinación de tela Hexagon y Alcantara con costuras en azul, volante multifunción M Sport con levas (en los modelos que cuenten con cambio automático) y pedales de aluminio.

Sin embargo, su mayor distinción se halla bajo el capó delantero, un propulsor de seis cilindros en línea de 3.0 litros, sobrealimentado, que eleva su potencia hasta los 340 CV con un par de 500 Nm desde solo 1.500 rpm, que puede ir unido a un cambio manual de 6 relaciones o uno automático Steptronic de 8 velocidades. Esto le permite unas aceleraciones de entre 4,4 y 4,8 segundos en el 0 a 100 km/h, dependiendo del tipo de cambio que tenga, y una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h.

Ford Focus RS 2.3 Ecoboost 350 CV – 42.015 euros

BMW M140i

Una de las opciones más divertidas de conducir de cuantas se incluyen en la lista y con una particularidad especial, el Ford Focus RS cuenta con un motor de 2,3 litros y 350 CV se fabrica en de Ford en Almussafes. Su imagen rezuma deportividad, y eso que no pierde el perfil del modelo del que parte, aunque le suma unos nuevos paragolpes delanteros y traseros, taloneras, un alerón trasero de nuevo cuño y un largo etcétera de elementos que radicalizan su imagen. No podía ser de otra manera pues desde su lanzamiento se ha posicionado como uno de los mejores integrantes de la estirpe RS, los modelos más destacados, o al menos los más deportivos, de la historia de Ford.

Es tracción total y, en marcha, su motor transmite una agradable rumorosidad que nunca molesta, de hecho invita a viajar con el equipo de audio apagado. Otro sonido que uno termina amando es el del autoblocante cuando se cambia de marcha conduciendo sobrado de revoluciones. Por lo demás, es lo más parecido a un vehículo de rallyes que compone esta lista. Y para demostrarlo un ejemplo, dispone de un botón llamado Launch Control, que identifica una opción para la salida lanzada desde parado.

BMW M2 Coupé 370 CV – 65.300 euros

BMW M2

Si te supo a poco el BMW M140i de 340 CV, la firma bávara dispone de un vehículo superior, de un tamaño similar y con un perfil de sedán, aunque su carácter es el de un roadster. La mecánica del BMW M2 sobrealimentada está compuesta por un bloque de 6 cilindros en línea que se exprimen hasta generar 370 CV y 465 Nm de par que se transmiten al eje trasero, lo que supone que este portento mecánico necesita de buenas manos para controlar tal potencia. Aunque en realidad no es tan fiero el animal como lo pintan pues también dispone de modos de conducción más confortables.

Estamos ante un nuevo caso de sobriedad alemana que no expone en su carrocería su potencial interior. Solo algunos elementos como sus llantas de 19 pulgadas, sus paragolpes más estilizados y bajos, y los escapes distintos hacen sospechar que no es un deportivo más.

Y eso, teniendo en cuenta lo que llega de serie, pues si quieres que tu BMW M2 llame la atención, el fabricante ha dispuesto todo un catálogo de mejoras con la firma M Performance para afinar aún más su potencial y estética. Y esto, en lenguaje mundano, se traduce en un buen montón de miles de euros a sumar a su precio de salida.

Mercedes-AMG A 45 4Matic 381 CV – 58.325 euros

Mercedes-AMG A 45 4matic

Sí, algo está pasando en Mercedes-Benz, como bien decía su publicidad de hace no demasiado tiempo. En ese giro que ha dado a su imagen, ha generado modelos como este Mercedes-AMG A 45 4Matic con un perfil que no difiere demasiado de su original. En la actualización que vivió el modelo el pasado año, elevó la potencia de su mecánica, de cuatro cilindros y 2.0 litros, de 360 CV a 381 CV, por si resultaban escasos, y que permiten realizar el 0 a 100 km/h en solo 4,2 segundos gracias, entre otras cosas, a su tracción total.

Sí que afila sus formas y añade detalles especiales, aunque para que destaque en un aparcamiento público habrá que incorporar un paquete aerodinámico AMG (2.209,68 euros) que añade un portentoso alerón que se sitúa sobre la luna trasera y que se deja ver por encima del techo, así como unos aletines en los laterales del paragolpes.

La firma de la estrella le ha incorporado un programa de conducción denominado AMG Dynamic Select, que hereda de los C63 y GT, y que ofrece diversas opciones para encontrar la entrega de potencia que más te guste (Comfort, Sport y Sport+). Y sí, dispone de función ECO con Start & Stop para ahorrar en el consumo (homologado en 6,9 l/100 km) aunque también un ESP con tres niveles de ajuste (conectado, desconectado y Sport).

Lo que está pasando en Mercedes-Benz es que, entre todos los cambios realizados, la edad media de sus clientes ha bajado unos diez años.

Audi RS3 2.5 TFSI quattro S tronic 400 CV – 64.330 euros

Audi RS 3 Sportback

Lo que Audi ha creado es simplemente un misil, pues supera ampliamente a buena parte de los coches presentes en el mercado y que presumen de deportividad y prestaciones. En esta competición por superar los límites de la lógica, al menos la de un ciudadano medio, la firma de los cuatro aros elevó este año la potencia del Audi RS3 en 33CV alcanzando la barrera de los 400 CV, con un par motor de 480 Nm que entrega desde muy abajo (1.700 rpm) hasta las 5.850 rpm, lo que demuestra que tiene fuerza desde pronto y una gran elasticidad. Y más allá de lo que cabría esperar, este acabado no está disponible para las versiones de tres puertas y sí para las carrocerías de 5 puertas, denominada Sportback, y sedán.

La mecánica es una auténtica obra de ingeniería pues dispone de todo tipo de mejoras para afinar su rendimiento, tales como inyección doble (uno de ellos es indirecta) o un sistema de apertura variable de válvulas Audi valvelift que las abrirá dependiendo del modo en cómo se pise el acelerador.

Cuenta con un selector de modos de conducción (comfort, auto y dynamic) mientras que la tracción es a las cuatro ruedas gracias al sistema quattro. Una centralita gestionará el cambio automático y el reparto de par en la entrega de potencia en cada eje.

Todo lo dicho anteriormente le sirve para acelerar en el 0 a 100 km/h en solo 4,1 segundos para detener el velocímetro en 250 km/h, aunque opcionalmente se podría aumentar esta máxima hasta los 280 km/h.

Déjanos tus Comentarios