Cómo recurrir una multa de aparcamiento

Hoy en día, acceder con un vehículo privado a las zonas más céntricas de las grandes ciudades tiene ciertas limitaciones. Sobre todo, en aquellos lugares donde el aparcamiento está regulado como zona de pago y existe un tiempo limitado para estacionar. Se denominan áreas de Servicio de Estacionamiento Regulado o zonas SER, aunque comúnmente también se conocen como zona azul y zona verde.

Cada una de ellas está sujeta a unas restricciones diferentes por precio y tiempo, aunque la multa por omitirlas es la misma: 90 €, reducibles a 45 si se recurre al pronto pago. Desde que se instalaron estas zonas en la ciudad, son muchos los que, al regresar a su vehículo, se han encontrado una multa de tráfico, ya sea por no haber pagado por estacionar o por otras causas como exceder el tiempo limitado para ello.

No obstante, lo que realmente llama la atención es que muchas de ellas podrían haberse evitado. En otras palabras, muchos de los infractores podrían haberse librado de la sanción si hubiesen conocido los requisitos para anularlas ¿Quieres saber cómo puedes recurrir una multa de tráfico? Nosotros te enseñamos todo lo que debes tener en cuenta.

1. Multa vs. Denuncia

¿Prefieres pagar una multa o realizar trabajos a la comunidad?

Lo primero que debes saber es que los papeles que encuentras en el parabrisas no son multas de tráfico. Se trata de denuncias que realizan los diferentes trabajadores que controlan estas zonas de aparcamiento. En este caso, no se entienden como sanciones porque las personas que las llevan a cabo no tienen la autoridad necesaria para multar a otros conductores. Es decir, no cuenta con la veracidad legal que tienen las autoridades, ya sea la Guardia Civil de Tráfico o la Policía Nacional.

Eso sí, en caso de que esta denuncia contenga la firma de algún agente de estos cuerpos de seguridad, la administración sí podría acogerse al principio de veracidad, por lo que recurrir la multa será una tarea muy difícil.

2. ¿Se cumplen los plazos?

multas

En estas cuestiones es fundamental conocer cuál es el periodo de tiempo reglamentario para iniciar el recurso. Legalmente, debemos recurrir la multa antes de que pasen 20 días desde el momento en el que te notificaron la sanción.

Asimismo, la Administración cuenta con un plazo de tres meses para comunicar la infracción grave a través de una carta certificada en el domicilio. En caso de que esta sea leve, el plazo se establece en seis meses máximo. Si esta notificación no le llega al conductor o responsable del vehículo antes de que venzan estos plazos, la multa no será válida.

3. Hechos constatados

Si recibes una multa o denuncia y quieres empezar los trámites para librarte de ella, lo primero es pedir pruebas. Más bien, hay que reclamar para que te expongan los motivos por los que se considera una infracción. En caso de que no exista ninguna evidencia, se puede decir que es la palabra del trabajador de la zona SER contra la nuestra.

4. Cómo recurrir

Recurrir una multa a la administración

Para completar este proceso, debemos rellenar un escrito con nuestras alegaciones. Es decir, exponer nuestros argumentos de manera oficial y presentarlo en el lugar que corresponda. Este será el Ayuntamiento siempre que quien haya impuesto la multa sea un agente de la Guardia Civil, por ejemplo. En cambio, si la sanción proviene de la DGT, las alegaciones deben presentarse en la Jefatura Provincial de Tráfico que corresponda.

Si quieres saber más sobre esta cuestión, haz click en el siguiente enlace. Te explicaremos cómo recurrir una multa de tráfico en cinco pasos más detallados.

Déjanos tus Comentarios