Así son los coches-cámara que revolucionan el cine

coche cámara

Cámara-Car/ Imagen de www.cccar.es.

Este artículo va especialmente dirigido a los que se declaren amantes del cine y del motor a partes iguales. Hoy en día, ver cómo las estrellas más famosas de Hollywood ponen al límite los últimos modelos de las marcas de automóviles parece fácil. Pero, en realidad no lo es. El trabajo de los técnicos y la infraestructura necesaria para grabar se ha actualizado tanto que, en la actualidad, son los propios coches los mejores soportes para las cámaras de cine.

Antes, los expertos del rodaje utilizaban pantallas y reproducían, en ellas, las carreteras mientras filmaban lo que sucedía en el interior del habitáculo con el coche estático. Después grababan algunos planos del exterior en movimiento para dar continuidad a las imágenes. Aunque, bien es cierto que esta técnica no aportaba ningún realismo a la película.

Cámara Cars, vehículos modificados para la gran pantalla

coche cámara

Cámara-Car/ Imagen de www.cccar.es

Ahora las cosas han cambiado. Las persecuciones y las escenas más atrevidas se pueden rodar en movimiento y ofrecer los planos más innovadores, sin importar la velocidad a la que se graben. De este modo, se ha conseguido que las películas ganen en credibilidad a pesar de que todos sabemos que se trata de ciencia ficción… ¿Quieres saber cómo lo hacen?

Existen empresas especializadas en modificar o crear nuevos vehículos para adaptarlos a las exigencias de los rodajes. Para ello, les instalan grúas y numerosos soportes directamente en el chasis; algo que reduce las vibraciones de la cámara, al mismo tiempo que ofrece mayor comodidad y facilidad para su manejo.

El coche cámara más rápido del mundo

coches cámara

Este Lamborghini se posiciona como el coche cámara más veloz del mundo./ Imagen de Instagram

Cualquier vehículo es apto para este tipo de actividad, aunque hay algunos modelos más utilizados que otros. Por ejemplo, los SUV son los grandes aliados del cine, ya que ofrecen la resistencia de un todocamino y la practicidad de un turismo. Pero esto no quiere decir que sean los únicos. De hecho, para las escenas más rápidas, pueden utilizar superdeportivos potentes; como el Lamborghini Huracán, el Porsche Cayenne o un Ferrari 458. No se trata, por tanto, de reutilizar vehículos viejos o en desuso para convertirlos en una cámara móvil de cine. Los diseños más lujosos también sirven, aunque es posible que su precio de alquiler no se ajuste a los presupuestos de la película…

El caso que nos ocupa lleva en el capó un brazo estabilizado conocido por los expertos como “gimbai”; y, según informan en Diariomotor el precio de este accesorio oscila en torno a los 60.000 dólares. Pero, además, utiliza una cámara denominada Red Epic 8K; un objetivo de última generación que soporta hasta 320 km/h. Ante esto, es importante señalar que no todo el mundo puede usarlo. Por lo general, son operarios profesionales quienes conducen el vehículo y controlan las grabaciones.

¿Cómo se consiguen estos vehículos modificados?

coche cámara

Cámara-Car/ Imagen de www.cccar.es

Las compañías que desarrollan estos coches se reparten por todo el mundo. Por ejemplo, en España encontramos Cámara Car (CCCAR), una empresa con sede en Madrid que ha participado en numerosos largometrajes. Entre ellos, destacan Fuga de Cerebros, 23 F, Kamikaze o La herida.

Déjanos tus Comentarios