Coches autónomos y pizza: la combinación perfecta

pizza

Ford y Domino’s pizza han sellado un acuerdo que podría cambiar por completo el sistema de reparto de comida a domicilio. Ahora, estamos acostumbrados a realizar un pedido, bien por teléfono, o bien a través de diferentes aplicaciones, y que un repartidor venga hasta la puerta de nuestra casa para traernos la comida. Sin embargo, ¿qué pasaría si dejamos esta tarea a los coches autónomos? ¿Ganaríamos en efectividad o perderíamos comodidades?

Precisamente es lo que estas dos empresas se han estado planteando en los últimos años y, por ello, han decidido iniciar pruebas reales para ver cómo se pueden incorporar las ventajas de este tipo de vehículos al reparto de pizzas a domicilio. Una proyecto piloto que, por ahora, solo tendrá lugar en la localidad de Ann Arbor (Michigan, EE. UU.).

Así es el reparto de pizzas con los nuevos coches autónomos de Ford

pizza

Para el cliente, el modo en que pide su pizza no variará, podrá seguir haciéndolo a través de su teléfono móvil, pero lo que sí cambiará será la forma de recibirla. El proceso será el siguiente:

Una vez realizado el pedido, un trabajador de Domino’s Pizza colocará la comida en el vehículo y el coche autónomo seguirá una ruta programada hasta la casa del cliente. En todo momento, el usuario podrá hacer un seguimiento de su pedido desde la aplicación del restaurante y, cuando el vehículo se encuentre cercano a su vivienda, recibirá una alarma para que pueda salir a buscar su pedido a la calle.

pizza

Es importante señalar que son automóviles preparados específicamente para este servicio. Es decir que cuentan con un compartimento especial en los asientos traseros que permite conservar el calor de la comida y facilitar su entrega.

Cuando el automóvil llega a su destino, es el cliente quien debe introducir un código (que le facilita el restaurante) en un dispositivo que está insertado en el exterior. Sin él, no se abrirá la ventanilla y no se podrá recoger el pedido. De este modo, se garantiza que solo el cliente pueda recibir la pizza, igual que si fuese un repartidor hasta su casa.

Fase de pruebas

pizza

Como decimos, todavía no es un servicio muy extendido. Solo se puede disfrutar en Ann Arbor (Michigan, EE.UU.) y, ni siquiera hablamos de todos los clientes de esa zona; se eligen al azar, por cuestiones de demanda. El vehículo utilizado es un Ford Fusion híbrido y autónomo que, mientras se encuentra en periodo de prueba, se desplaza con un conductor en su interior.

Por ahora, el objetivo es ver si esta tecnología está realmente capacitada para realizar los desplazamientos y las entregas con éxito. Pero, al mismo tiempo, intentan estudiar cuál es la reacción de los clientes ante este tipo de servicio a domicilio, pues ahora tendrán que salir al exterior de su vivienda para recoger su comida e interactuar con un automóvil.

Además, con este proyecto también tratan de buscar solución a algunos problemas relacionados con el reparto de comida, como por ejemplo, cuál sería el procedimiento a seguir si nuestro pedido está equivocado. Eso sin contar con las cuestiones económicas, pues no es lo mismo contratar repartidores que adquirir una flota de vehículos autónomos para realizar los pedidos. Por tanto, el reto también será obtener rentabilidad en esa apuesta.

Déjanos tus Comentarios