Las 10 claves del Toyota de Alonso en el WEC (y en Le Mans)

Las 10 claves del Toyota de Alonso en el WEC (y en Le Mans)

El Toyota TS050 Hybrid LMP1, el coche de Alonso en las 24 horas de Le Mans, es, básicamente, el mismo que llevó la firma japonesa la temporada pasada, aunque con numerosas mejoras de fiabilidad. Y es que la mala suerte persigue a la firma nipona que no consiguió terminar la prueba en 2017 y que en 2016 perdió en la última vuelta una carrera que tenía ganada. Estas son las claves del vehículo con el que Fernando Alonso competirá en el Mundial de Resistencia que comienza este fin de semana en Spa y con el que disputará las 24 Horas de Le Mans.

Las 10 claves del Toyota de Alonso en el WEC (y en Le Mans) en fotos

  • Vehículo híbrido

Tal y como sucede en la actual Fórmula 1, el Toyota TS050 Hybrid LMP1 es híbrido. Bajo la cúpula trasera se combina un motor de gasolina V6 de inyección directa de 2,4 litros sobrealimentado por dos turbocompresores, que está unido a dos motores eléctricos. El conjunto es capaz de generar más de 1.000 CV de potencia.

  • Consumo

Una de las claves para el Mundial de Resistencia (WEC) de este año, y uno de los motivos por los que Toyota tardó tanto en confirmar su presencia en esta temporada que durará dos años. Para animar la entrada de nuevos equipos privados con mecánicas que no necesiten de tanta inversión como la híbrida, desde la Federación Internacional de Automovilismo decidieron cambiar los consumos, ajustando la de los híbridos y dando mayor libertad a las mecánicas solo de carburación. De esta manera se pretenden igualar prestaciones y los cambios realizados no son demasiado buenos para los intereses de Toyota.

La nueva normativa otorga a los equipos privados de LMP1 (la máxima categoría en la que está encuadrado el equipo de Fernando Alonso) que no utilizan tecnología híbrida la posibilidad de utilizar 210,9 MJ por vuelta de Le Mans, en comparación con los 124,9 MJ de los que dispone el TS050 HYBRID, además de 8 MJ de energía eléctrica híbrida.

El gasto de combustible de los TS050 HYBRID también se ha restringido a 80 kg por hora en comparación mientras que los no híbridos pueden emplear hasta 110 kg/h, una diferencia que se suma a que estos últimos pueden tener un peso mínimo 45 kg inferior a los de los de los híbridos.

  • Baterías y alimentación

Las claves del Toyota de Fernando Alonso

En una carrera de resistencia como las 24 horas de Le Mans es clave la eficiencia en los consumos para reducir el número de paradas de repostaje en boxes, mientras más se apoye el coche la parte eléctrica menos empuje exigirá a la parte de carburación. Las baterías que alimentan los motores eléctricos son de ión litio de alta capacidad y se cargan gracias a generadores que aprovechan diversos momentos de la marcha como las frenadas. Hay dos, uno sobre cada eje.

Toyota protagonizó una de las derrotas más crueles de la historia del automovilismo

  • Chasis de fibra de carbono

Su chasis es de fibra de carbono, un material que se ha buscado para reducir el peso y aumentar la seguridad. El registro en la báscula es uno de los grandes hándicap que encuentra un vehículo en una prueba de resistencia pues su efecto sobre el consumo obliga a un mayor número de paradas en boxes.

Lejos de llegar a este registro mínimo, los equipos prefieren hacer coches con un peso muy bajo y alcanzar el mínimo establecido mediante lastres que sitúan en diferentes zonas del coche para mejorar el paso por curva y rebajar el centro de gravedad.

  • Aerodinámica

La aerodinámica es muy similar a la del año pasado, según se ha pudo observar en el prólogo de 30 horas que los equipos del Mundial de Resistencia que realizaron los equipos en el circuito francés de Paul Ricard entre las 10:00 horas del viernes 6 de abril y las 16:00 horas del sábado 7 de abril.

El monoplaza híbrido desarrollado por Toyota Gazoo Racing cuenta con un poderoso alerón trasero y una aleta de tiburón para una mayor estabilidad en curva, al mismo tiempo que adelanta la unión del morro con las luces laterales. Además, mantiene los colores de guerra, aunque el rojo aumenta su presencia.

Ford es una las marcas que basa su éxito internacional gracias a pruebas como las 24 Horas de Le Mans. Aquí repasamos su relación

  • Tracción total

Las claves del Toyota de Fernando Alonso

Será la primera vez que Alonso compita con un vehículo de tracción total pues, hasta ahora, solo había conducido coches con propulsión trasera. El paso por curva es diferente, permite que sea a más velocidad, pero exige un buen balance en la entrega de potencia entre el eje delantero y el trasero para evitar subviraje y sobreviraje.

Este balance lo puede cambiar el piloto durante una misma vuelta según la curva y la zona en la que se encuentre. Una vez más no será solo cuestión de acelerar, frenar y girar el volante, tendrá que interactuar con los botones y el display del cockpit.

  • Equilibrio entre compañeros

En las 24 Horas de Daytona ya tuvo que compartir coche con compañeros, aunque aquella vez corrió para probarse ante una nueva disciplina y ahora lo hace para ganar. A su lado tendrá a dos pilotos expertos, dos voces autorizadas que con mucho más tacto para el desarrollo del coche y la puesta a punto.

Cada piloto tiene sus propias sensaciones y preferencias y ahora se ha de entender con otros para encontrar un vehículo equilibrado según las preferencias de los tres. En su intento por lograr el título tendrá como compañeros de equipo al suizo Sébastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima y llevarán el número 8. Mientras que en el otro coche, el número 7, estarán el británico Mike Conway, el japonés Kamui Kobayashi y el argentino José María López.

Andy Priaulx nos enseña cómo se prepara para una prueba de 24 horas

  • Un equipo de 300 personas

Hasta 300 personas conforman el equipo que ha desarrollado y evolucionado el coche, aunque hasta Le Mans solo acudirán unos 130. Cada uno tiene su función y la de algunos, aunque pase desapercibido, resulta de vital importancia, pues hay personas, como los controladores, que están 24 horas sentados en una silla revisando datos y evoluciones, y no solo de carburante, sino de niveles de líquidos, frenos o temperaturas. Que uno de ellos se quede dormido puede acabar con las aspiraciones de uno de los coches.

  • Solo 2 coches

Toyota no ha conseguido nunca la victoria y en cinco ocasiones ha quedado a las puertas con sendos segundos puestos. El año pasado ninguno de sus 3 participantes llegó a la meta y venció Porsche en una increíble remontada. En esa ocasión no tendrá rival de envergadura, tan solo una buena ristra de equipos privados que se ven beneficiados por la normativa.

Esto le permite aumentar sus aspiraciones a la victoria, aunque en una prueba de 24 horas en cualquier momento puede llegar un fallo mecánico que elimine a uno de los coches. Ahora, el margen de error es menor y su mayor rival puede ser él mismo.

Es habitual hablar de la derrota de Toyota en las 24 horas de Le Mans de 2016, aunque las hubo mucho peores, algunos equipos protagonizaron fracasos estrepitosos

  • Único equipo oficial

La retirada de Porsche y Audi y que Peugeot haya apostado por el Mundial de Rallycross en lugar de la resistencia tras cumplir con su proyecto del Dakar, deja a Toyota como único equipo oficial en el Mundial de Resistencia y en las 24 horas de Le Mans, al menos en la categoría máxima LMP1.

Así fueron los entrenamientos de Fernando Alonso en Motorland Aragón con el Toyota TS050 Hybrid

Déjanos tus Comentarios