Claves para conducir un coche híbrido de forma eficiente

como conducir un híbridoConducir un coche híbrido de forma eficiente implica aprovechar la energía del motor eléctrico, generada por el propio coche.

Conducir un coche híbrido no difiere mucho de hacerlo con un coche convencional de gasolina o diésel automático. Las diferencias se centran en unas rutinas específicas de conducción que permitirán aprovechar la energía que no cuesta dinero, es decir, la del motor eléctrico. Gracias a él se puede obtener el ahorro de combustible (y de emisiones de CO2) deseado.

Antes de enumerar estas rutinas para conducir un coche híbrido de manera eficiente, es importante recordar que, a diferencia de los híbridos enchufables (PHEV), que cuentan con baterías recargables mediante cargador externo, los híbridos o HEV poseen baterías que se recargan automáticamente.

Aprovechan, por un lado, la transformación de la energía cinética, de soltar el acelerador o pisar el freno, en eléctrica, alimentando las baterías. Por el otro, la propia energía del motor de combustión, que se transforma en eléctrica y se almacena en las baterías.

1. Arranca en modo eléctrico

Modos coche híbridoHay que conocer de antemano qué modos de conducción posee el vehículo, ya que del uso de uno u otro en determinadas situaciones dependerá el aumento de la eficiencia. Como norma general, la mayoría de coches híbridos cuentan con cuatro modos de conducción: normal (por defecto al arrancar), eléctrico (EV), ECO y Power (o Sport).

Al arrancar, aprovecha la energía almacenada en la batería para empezar a moverte sólo con el motor eléctrico. Pero recuerda que únicamente lo podrás hacer a muy baja velocidad o con una autonomía limitada (40 km/h por hora y en torno a 5 km en los Toyota). Al superar una velocidad concreta o al llegar la batería a un porcentaje de carga determinada, sustituye en la transmisión el motor de combustión.

2. Usa el ECO para ciudad

indicador coche híbridoEl modo EV o eléctrico puede usarse para callejear, buscar aparcamiento, hacer maniobras o circular por zonas residenciales (siempre y cuando la batería tenga carga eléctrica). Sin embargo, en el resto de situaciones dentro de la ciudad es conveniente circular en modo ECO, aunque esto pueda conllevar una velocidad de circulación más suave de la deseada.

También es posible usarlo en carretera. El problema lo encontraremos cuando queramos que el vehículo sea reactivo en situaciones como al adelantar. El modo ECO es el más eficiente en velocidades bajas y medias (hasta 75 km/h, aproximadamente) y en entornos urbanos.

3. Modo Power en aceleraciones y subidas

kia niro hibridoHay modelos en los que al necesitar más potencia para superar repechos, puertos de montaña o adelantar, ambos motores, eléctrico y térmico, podrían combinarse para aumentar la capacidad de aceleración y también la seguridad. En esos momentos, el motor eléctrico haría las veces de turboalimentación, es este el concepto que emplean los vehículos microhíbridos. Emplean una batería y un pequeño motor que apoya al térmico en momentos concretos.

Si uno quiere un coche que no le limite su respuesta, la mejora opción será conducir con el vehículo en modo Power. Cada marca ha diseñado su vehículo híbrido para que aproveche todas las ocasiones que nuestra conducción le permita para ahorrar en energía. Sin embargo, las cifras de consumo será muy diferentes al modo ECO antes visto.

4. Recupera energía en los descensos

Al iniciar una bajada, soltando el acelerador y frenando suavemente, podrás aprovechar para regenerar el indicador ‘Charge’ o nivel de carga de las baterías. Algunos híbridos como los de Toyota (Auris, Corolla, Yaris, C-HR o Prius) poseen en la palanca de cambio la posición B, que es la del freno motor, que evitará usar en exceso el freno y aumentar la seguridad y el confort de marcha.

5. Motor de combustión para altas velocidades

En carretera, circulando a velocidades superiores a 100 km/h, el motor de combustión toma protagonismo por su mayor eficiencia respecto al motor eléctrico. Además, si activas sistemas de ayuda a la conducción como el control de crucero, se mantendrá una velocidad constante sin variaciones, lo que ayuda a ahorrar combustible, debido a la ausencia de aceleraciones.

6. Frena suave y de forma progresiva

toyota yaris coche híbridoCon un coche híbrido es recomendable frenar suavemente. Por eso es muy importante actuar con mayor anticipación que un coche convencional para obtener la máxima eficiencia. Soltando el acelerador en primer lugar, el sistema híbrido comienza a recargar la batería, lo que se denomina freno regenerativo. Después, si frenas suavemente seguirás recuperando energía, gastando mucho menos que si dieras un frenazo. Cuanta más carga reciba la batería, más tiempo podremos utilizar el motor eléctrico, reduciendo así el consumo de combustible.

7. Anticiparse, clave para conducir un híbrido

Conducir un coche híbrido implica actuar con previsión, para conseguir regenerar las baterías en todas las situaciones. Así, los expertos recomiendan aprovechar los trayectos conocidos, sobre todo urbanos, para recuperar la energía. Prever las paradas en los semáforos, los cruces con pasos de peatones, las intersecciones con prioridad, para aplicar este freno regenerativo. En lugar de esperar al último momento para frenar, anticipa esa frenada y deja que el coche pierda velocidad por sí mismo para frenar en el último momento. Déjalo ir hasta llegar al semáforo o el Stop.

También es recomendable aumentar la distancia de seguridad en carretera. Habrá más margen y tiempo para soltar el acelerador y frenar de forma progresiva. Son pequeños cambios que automatizarás rápidamente si los conviertes en rutina.

Déjanos tus Comentarios