Citroën C5 Aircross 2019: primera prueba en Marruecos

La marca francesa continúa su ofensiva de producto con el nuevo Citroën C5 Aircross 2019. Este nuevo SUV, que hemos tenido la oportunidad de probar en Marruecos, llega a los concesionarios en enero de 2019 aunque desde ya se admiten pedidos en nuestro país.

Se trata de un todocaminos que se integra en el segmento denominado SUV-C, uno de los más competidos del mercado. No obstante, por sus dimensiones se posiciona en la parte alta de la categoría. Mide 4,50 metros de largo y aporta soluciones innovadoras como un espacio interior modulable y un esquema de suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos.

Identidad propia: el diseño

Como los últimos lanzamientos de la marca, el Citroën C5 Aircross 2019 abraza el nuevo ADN estilístico de la casa. Como elementos diferenciadores respecto a la competencia, adopta los protectores de la carrocería, conocidos como Airbump.

El frontal tiene mucha fuerza y gana enteros en vivo, aunque no todo el mundo comulga con la particular firma luminosa, divida en dos niveles. Estos faros pueden ser Full LED en los acabados más altos, mientras que detrás toda la gama incluye unos atractivos pilotos LED 3D.

El diseño original del nuevo C5 Aircross también mejora con tres paquetes de color que añaden inserciones en diferente tono en paragolpes, airbumbs delanteros y barras de techo. Además, el cliente puede personalizar su vehículo con siete colores de carrocería, junto a la posibilidad de montar el techo en negro.

Citroën apuesta por la modularidad

Con la fuerte rivalidad que hay en su clase, el nuevo modelo galo trata de sumar valor añadido con características singulares. Entre estas, y en su afán por captar clientela incluso del segmento monovolumen, ofrece una zona trasera flexible, precisamente al modo de aquel sector.

En concreto, el Citroën C5 Aircross 2019 propone tres asientos independientes de la misma medida. Es una delas principales diferencias respecto al modelo que se vende en el mercado chino, en configuración trasera convencional.

La amplitud en la zona posterior, y en general en todo el coche, es generosa; tres adultos viajan muy bien, mejor que en la mayoría de SUV de este tamaño del mercado. Además, estas tres plazas se pueden mover longitudinalmente (150 mm), abatir o reclinar los respaldos en cinco posiciones.

Más atrás, el maletero tiene una capacidad muy buena. De inicio da 580 litros, que se amplían a 720 con las tres butacas en su posición más adelantada o a 1.630 litros con los asientos plegados. Entonces queda una superficie útil de 1,90 metros de largo. Otros 33 litros se reparten en prácticos huecos, como en puertas, consola…

Puesto de conducción: prima lo digital

El interior del C5 Aircross presenta materiales no especialmente complejos o elaborados, aunque el aspecto es moderno y luce bien. Entre los mandos a mejorar encontramos, por ejemplo, la ruleta de inclinación del respaldo delantero, de tacto frágil.

Con todo, presume de un puesto de control vistoso y actual. La instrumentación es digital en toda la gama. Su pantalla de 12,3 pulgadas es configurable y puede mostrar diferentes vistas. La información está bien ordenada y no distrae demasiado la conducción.

Otra pantalla, sobre el salpicadero y de 8,0 pulgadas, da continuidad a la experiencia visual del C5 Aircross. Es de serie para toda la familia. Bajo la misma se acompaña de una barra de controles táctiles de acceso directo a algunas funciones; en general el uso es bueno, pero sigo echando en falta mandos específicos para la regulación de la temperatura de climatizador, integrados en el propio display.

Confort y facilidad de conducción

Son dos características importantes del nuevo modelo francés. La primera se aprecia inicialmente en el mullido de los asientos Advanced Comfort, equipo de serie según nivel de acabado. Gracias a una primera capa de espuma flexible de 15 mm, complementada con otra de alta densidad en el centro, estos asientos resultan especialmente cómodos.

A ello contribuye también otra de las tecnologías relevantes del Citroën C5 Aircross 2019: la suspensión de amortiguadores progresivos hidráulicos. El sistema, estrenado en el C4 Cactus, proviene de la competición. Estos amortiguadores hidráulicos favorecen una mejor capacidad de absorción ante grandes compresiones y extensiones del muelle; a la vez, ante pequeñas oscilaciones del terreno, el esquema de amortiguación convencional queda más liberado y hay más libertad de movimientos.

En la práctica, esto repercute en un filtrado de las irregularidades del pavimento especialmente benévolo con los ocupantes. Así lo pude comprobar en la primera toma de contacto desarrollada en Marruecos. Allí, en general, las carreteras tienen un firme cambiante con baches pronunciados y arcenes muy rotos; el C5 Aircross demostró un excelente comportamiento en este sentido: pese a un acusado cabeceo del tren delantero ante fuertes cambios de dirección, la estabilidad se mantiene en un alto nivel y, con ello, la confianza al volante.

Motores contrastados

Para esta primera prueba tuve acceso a los motores más potentes de la gama. En gasolina la oferta contempla dos versiones: 1.2 PureTech de 130 CV y 1.6 PureTech de 180 CV. En diésel, también dos bloques: 1.5 BlueHDi de 130 CV y 2.0 BlueHDi de 180 CV. De momento, salvo el propulsor pequeño de gasolina, el resto pueden asociar cambio automático de ocho marchas; montaje único en las mecánicas de 180 CV probadas.

La combinación de la nueva caja automática EAT8, sustituta de la anterior EAT6, con el motor de gasóleo me ha gustado más que con la opción de gasolina. Las transiciones son más suaves y naturales, y el motor tiene mucho par (400 Nm) para circular cómodamente en relaciones largas. Por su parte, el PureTech 180 muestra un rendimiento igualmente bueno; de hecho, es más rápido (219 km/h y solo 8,2 segundos para hacer el 0 a 100 km/h). Pero ante una arrancada inmediata, o cuando demandamos la máxima potencia desde una velocidad constante,  la gestión de la transmisión no es tan eficaz y hay algo más de retardo en su actuación. Buena, en todo caso, en un vehículo sin pretensiones deportivas.

Como dato adicional, la marca declara haber reducido un siete por ciento el consumo con la caja EAT8 en comparación con la EAT6, valor que no he podido corroborar en este primer contacto.

Además, en 2020 la familia recibirá la versión Plug-in Hybrid. Este Citroën C5 Aircross PHEV se convertirá en el primer coche de la marca impulsado por esta tecnología. En total, entregará una potencia de 225 CV y tendrá una autonomía en modo eléctrico de hasta 50 km, homologando unas emisiones de CO2 de solo 50 g/km.

Para carretera y algo más

Tanto esa futura variante como el resto de gama adoptan tracción delantera, si bien en mercados como el chino el híbrido será 4×4. Con esta configuración, queda clara la concepción asfáltica del C5 Aircross.

Sin embargo, la suspensión trabaja muy bien también en caminos, y a partir del segundo nivel de equipamiento se ayuda del Grip Control. Este sistema, a través de un selector ubicado a la derecha del cambio, dispone de cinco modos que adaptan la motricidad a diferentes terrenos. No es un dispositivo tan avanzado como el que existe en todoterrenos más evolucionados, pero mejora la capacidad de tracción ante superficies poco adherentes. Además, se complementa con el control de descenso. La firma gala ofrece en opción neumáticos Mud & Snow.

Precios Citroën C5 Aircross 2019

La comercialización del nuevo Citroën se inicia con un precio de salida 23.150 euros, antes de aplicar descuentos. El cliente puede beneficiarse de una rebaja de 1.800 euros, como promoción, además de otros 2.700 euros de financiarlo. Así, el coste final se queda en 18.590 euros.

Hay cuatro acabados: Start, Live, Feel y Shine. A ellos se suma la edición especial de lanzamiento exclusiva para España denominada Comfort Class Edition. Está limitada a 300 unidades y se basa en la dotación más alta Shine asociada al motor BlueHDi 180.

En su dotación destacan los faros Full LED, navegación 3D, asistente de aparcamiento con cámara de 360 grados, conectividad con móviles y carga por inducción, junto a otros elementos. Por ejemplo, en el apartado de seguridad incorpora las últimas tecnologías de la marca, como el Highway Driver Assist; posibilita una conducción semiautónoma en autopista adaptando la velocidad del vehículo a las limitaciones de velocidad y el tráfico, y asiste a la dirección para mantener el centro del carril. También incluye apertura eléctrica del portón trasero, asientos Advanced Comfort y el sistema Connected Cam (cámara integrada bajo el retrovisor para captar vídeo y foto del exterior. Esta versión cuesta 32.499 euros.

Déjanos tus Comentarios