Austria amplía el límite de velocidad a 140 km/h

El debate sobre cuál debe ser el límite máximo de velocidad en las carreteras está a la orden del día en la mayoría de países, ya que no todo el mundo piensa que reducirlos sea el mejor camino para lograr que los accidentes de tráfico disminuyan. En Alemania, por ejemplo, son famosos por tener vías sin límite de velocidad y ahora, son los austríacos quienes también han demostrado ser partidarios de este pensamiento.

Lo último en salir a la luz ha sido la decisión del gobierno de Austria de ampliar el límite de velocidad 10 km/h  en dos tramos de una de sus vías principales. Por tanto, a partir de ahora se podrá pisar el acelerador hasta llegar a los 140 km/h sin recibir una multa. Aunque es importante señalar que esta medida podría ser solo temporal.

Construir “autopistas y no carreteras lentas”

Como exponen en Caranddriver.es, este nuevo límite de velocidad ha logrado imponerse gracias, sobre todo, a Norbert Hofer; un partidario de extrema derecha FPOe que ha sido su mayor defensor en el parlamento. Argumentó que su labor era construir “autopistas y no carreteras lentas” y  propuso que deberían seguir el ejemplo alemán para mejorar en cuestiones de tráfico.

Sin embargo, para quienes no apoyan esta iniciativa esto no ha sido más que un acto político. Algo que Hofer ha impulsado para ganarse el favor de los votantes y no porque de verdad sea beneficioso para los ciudadanos. No obstante,  se trata de una nueva norma que se pondrá a prueba por un periodo de un año, en las autopistas que unen Salzburgo y Viena, por lo que su continuidad se basará en los resultados.

España, la otra cara de la moneda

Autopista Madrid

En nuestro país, en cambio, es más probable que los límites de velocidad se reduzcan antes de que se amplíen. Una de las razones es el mal estado de nuestras carreteras. Pues según informó hace unas semanas la Asociación Española de las Carreteras, hasta el 50 % de nuestra red viaria presenta defectos que podrían aumentar el riesgo a sufrir accidentes de tráfico y reducir el límite de velocidad legal ayudaría a impedirlo.

También, la contaminación acústica es otro de los motivos que incentivan reducir estos límites en algunas ciudades. Por ejemplo, es el caso del Paseo de Extremadura en Madrid, una de las vías más transitadas de la capital que hasta ahora se limita a 70 km/h, pero que debido a las quejas por el ruido de los vehículos, el Ayuntamiento ha decidido declararlo Zona de Protección Acústica Especial y reducirlo a 50 km/h.

Asimismo, con el regreso de Pere Navarro a la presidencia de la DGT , cabe esperar que esta situación no se revertirá, dado que fue él quien lideró la iniciativa de reducir de 120 a 110 km/h la velocidad máxima de las autovías.  

Déjanos tus Comentarios