Audi A8 L vs. Mercedes-Benz S 350 d L, de poder a poder

Audi A8 vs Mercedes-Benz Clase S

Cuestión de lujo. Audi A8 L y Mercedes-Benz S 350 d frente a frente.

No son los únicos, pero sí dos de los exponentes más poderosos de la moderna automoción. El Mercedes-Benz S 350 d, algo más veterano aunque bien actualizado, resiste en buena forma el envite de un súper Audi A8 L cargado hasta los topes de tecnología.

Durante mucho, la joya de la corona en la marca de la estrella, la Clase S de Mercedes-Benz, cambiaba por completo una vez por década. Epítome de la máxima tecnología, solo en 1980 introdujo el primer airbag de conductor y en 1988, el frontal de pasajero. Eran tiempos en que, excepción hecha de los consabidos Rolls-Royce y Bentley más o menos equivalentes, era el rey, incluso por encima de la Serie 7 de BMW.

Cuestión de historia

Mercedes-Benz Clase S

Desde su quinta generación (código W116, original de 1972) contó además con variantes de carrocerías estándar y, como en el caso que nos ocupa, alargada, con mayor longitud y distancia entre ejes, sobre todo para ser manejada por un chófer.

Marcas como la cada vez más pujante y ambiciosa Audi tomaron buena nota de estas claves, y de ahí su A8, desde el original íntegramente fabricado en aluminio, para contener peso, ganar prestaciones y mejorar eficiencia. Hoy es un automóvil sencillamente sublime.

Audi A8 L

Una alternativa en toda regla a los grandes paradigmas de su tipología, Clase S incluida. Sin ir más lejos, el presidente del Gobierno se traslada en una flamante unidad adecuadamente blindada por un departamento al efecto del fabricante de los cuatro aros.

Lucha muy igualada

Mercedes-Benz Clase S

Por no abrir mucho más el abanico (BMW Serie 7, Jaguar XJ, Lexus LS…), hemos querido comparar la excelencia que arrojan para tratar de dilucidar qué compra es, en conjunto, más satisfactoria. Y es que con presupuesto suficiente (las facturas de estas unidades rondan fácilmente los 150.000 euros, a nada que las equipemos con algunos extras de conveniencia) son adquisiciones seguras y acertadas.

Comparamos sus versiones con mecánica diésel de acceso, sendos 3.0 turbo de seis cilindros. Sí, porque, nos pongamos como nos pongamos, este carburante casa a la perfección con automóviles que pasan de largo las dos toneladas, que cumplen la última normativa de emisiones y que ofrecen prestaciones de primera con gastos de dos o tres segmentos inferiores.

Mercedes-Benz Clase S

Devuelven medias de 8-9 l/100 km, pero se plantan en 100 km/h en menos de seis segundos, asumen cruceros muy solventes y fijan sus máximas en 250 km/h. Empuje y respuesta (la del A8 algo torpe al salir de parado, con un leve desfase) son casi simétricos, como potencia (286 CV) y par (900 Nm).

Idénticos

Audi A8 L

Por calcar calcan hasta la tara: 2.075 kilos en estas alternativas de carrocería alargada, como digo ideadas para viajar con chófer, aunque si el propietario se sienta al volante disfrutará de lo lindo.

Y es que un mérito de estos modelos es que, por mucho que rebasen cinco metros de largura (ojo, hay plazas de garaje donde se salen) se manejan con un dedo, con la facilidad de un utilitario. Direcciones rápidas pero progresivas, frenos potentes y dosificables…

Audi A8 L

El Audi A8 50 TDI quattro Tiptronic puede equipar dirección a las cuatro ruedas (2.385 euros), de gran ayuda al maniobrar (y cambiar de carril yendo fuerte). El S 350 d L disfruta de suspensión neumática electrónica (también el Audi) Airmatic, que incluso lo eleva para facilitar carga y acceso (las puertas traseras son gigantescas en ambos).

Por pisada y calidad de rodadura en general, el de la estrella está un paso por delante. En esto es un fuera de serie, capaz de anticipar baches para adaptarse a ellos, con un filtrado propio de alfombra voladora. Un diez.

Agarre total

Audi A8 L

El Audi es también muy confortable, pero sus maneras son algo más firmes y técnicas, siendo, como es, sensacional. Son matices, pero conducir uno y luego hacerlo en el otro revela ese pequeño salto, menos sutil de lo imaginable, que en cierto modo determina la excelencia en un producto de este nivel.

También acoplan tracción total, excelente aliada para digerir la energía mecánica dispuesta, sobre todo con suelo falto de agarre. Y cambio automático, de ocho relaciones el de los aros y de nueve, el de la estrella, uno y otro tan sedosos como efectivos, con levas de volante para actuarlos de forma secuencial.

Complementos

En fin, un océano de facilidades que se completa con todos los asistentes de ayuda a la conducción y tecnologías, disponibles de serie o como complementos opcionales: faros hasta con láser para largas (el A8), modos de marcha seleccionables, Head-up display con toda clase de indicaciones, grandes cuadros completamente digitales y configurables (las pantallas hápticas del A8 son, a la postre, menos intuitivas que los mandos físicos del Clase S).

A esto añade lector de ángulos ciegos, mantenimiento de carril con intervención sobre la dirección y asistencia en atascos, para que el vehículo frene y avance parcialmente por sí mismo, efectivos sistemas de visión nocturna, aproximación automática de puertas (en el Audi con apertura también eléctrica) y portones motorizados, asistentes de aparcamiento…

Primera clase

Audi A8 vs Mercedes-Benz Clase S

La espaciosidad interior, dentro de un ambiente de calidad intachable, es soberbia, sobre todo configurados para cuatro pasajeros (sus maleteros, de unos 500 litros, no son para ‘tirar cohetes’, pero cumplen). Los ocupantes traseros viajarán, si así lo desean, casi tumbados, a partir de butacas de ajuste eléctrico que permiten fijar el desplazamiento de la banqueta y la inclinación del respaldo, con reposacabezas que parecen la almohada de casa.

No faltan espejos de cortesía, infotainment hasta con televisión de pago… ¿Más? Lo que sea: toda clase de cueros, nevera, techo panorámico, climatización de cuatro zonas con ambientador e ionizador. El listado es tan exhaustivo que exige un detallado repaso de lo que hace falta o no al configurarlos, para no dejarse nada al azar.

Audi A8 L

El Mercedes-Benz es más caro y cómodo, con una impronta que se abre paso a kilómetros. Por su parte, el A8, si cabe un punto más firme pero dinámico, simboliza ese vanguardismo técnico que la marca atesora desde hace años.

Fotos: Paloma Soria

Ficha técnica: Audi A8 L 50 TDI quattro tiptronic

Audi A8 L

TIPO DE MOTOR Diésel, 6 cilindros en V turboalimentado
CILINDRADA 2.967 cm3
POTENCIA 286 CV entre 3.750 y 4.000 rpm
PAR MÁXIMO 600 Nm entre 1.250 y 3.250 rpm
V. MÁXIMA 250 km/h (limitado elec.)
ACELERACIÓN 5,9 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO 5,6 l/100 km (mixto)
MEDIDAS 5.302 / 1.945 / 1.488 mm
NEUMÁTICOS 235/55 R18
PESO EN VACÍO 2.075 kg
MALETERO 505 l
PRECIO 100.360 €
GAMA DESDE 100.360 €
CUOTA RENTING 2.596 €/mes
LANZAMIENTO Agosto de 2017

Equipamiento: Audi A8 L 50 TDI quattro tiptronic

Audi A8 L

De Serie: Alarma; botiquín; airbags laterales traseros; Audi smartphone interface (Android auto y Apple CarPlay); doble pantalla táctil del MMI (superior 25,6 cm, inferior 21,8 cm); Interfaz táctil MMI Touch; MMI navegación plus; Audi connect (licencia 3 años); tapizado en cuero; faros LED todo clima; cámara de visión trasera; asistente de arranque Audi Hold Assist; sensores de luces y limpiaparabrisas; Audi drive select; Audi pre sense basic, pre sense city y pre sense front; aviso de salida de carril y sensores de aparcamiento.

Audi A8 L

Opcional: Pintura metalizada (1.355 euros); airbag central delantero (535 euros); airbag central trasero en Paquete Safety Plus, con 4 plazas (1.650 euros); pilotos traseros OLED (2.320 euros); faros Audi HD Matrix LED con láser y OLED (6.120 euros); paquete de asientos traseros individuales con consola central continua fija (9.450 euros); paquete de asientos traseros individuales con asiento de relax y consola central continua fija, 4 plazas (13.750 euros); mesa plegable en asiento trasero, con 4 plazas (2.650 euros); radio digital (585 euros); cambiador de 6 CD/DVD y reproductor de video DVD (820 euros); TV digital (1.565 euros) con sistema de pago (1.830 t); audio Bang&Olufsen Premium (1.465 euros); llantas 20’’ (desde 3.235 euros); localizador vehículos robados (880 euros) y nevera (1.345 euros).

Ficha técnica: Mercedes-Benz S 350 d 4matic L

TIPO DE MOTOR Diésel, 6 cilindros en V turboalimentado
CILINDRADA 2.925 cm3
POTENCIA 286 CV entre 3.400 y 4.600 rpm
PAR MÁXIMO 600 Nm entre 1.200 y 3.200 rpm
V. MÁXIMA 250 km/h (limitado elec.)
ACELERACIÓN 5,8 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO 6,2 l/100 km (mixto)
MEDIDAS 5.255 / 1.899 / 1.491 mm
NEUMÁTICOS 245 / 45 R 19 (del.) y 275 / 40 R19 (det.)
PESO EN VACÍO 2.075 kg
MALETERO 510 l
PRECIO 110.000 €
GAMA DESDE 101.300 €
CUOTA RENTING 3.064 €/mes
LANZAMIENTO Julio de 2017

Equipamiento: Mercedes-Benz S 350 d 4matic L

Mercedes-Benz Clase S

De serie: Faros MULTIBEAM LED (84 LED) con luz de carretera ULTRA RANGE; luz de giro con función rotonda; dirección directa con servodirección variable según velocidad y desmultiplicación variable; cámara marcha atrás; control de velocidad TEMPOMAT con limitador de velocidad variable; ESP con asistente de viento lateral y control de dinamismo en curva; alerta por cansancio de conductor ATTENTION ASSIST; y alerta de distancia con advertencia de colisión y frenada autónoma ante riesgo de colisión.

Mercedes-Benz Clase S

Opcional: Pack asistencia conducción: incluye control ángulo muerto, de velocidad Distronic, de cambio carril, Pre-Safe Plus y servo de emergencia y asistente de cruce (3.308 euros); Pack Premium Plus: incluye control ángulo muerto, Distronic, cámara 360, detector cambio carril, Head-up display, Pre-Safe Plus, servo de emergencia y asistente de cruce, asientos delanteros climatizados Plus con masaje, multicontorno activo, memoria (y de dirección y retrovisores), Air-Balance (con ionización, filtrado de aire mejorado y ambientador), pack Keyless Go (Keyless-Go y Hands-Free Access) servocierre de puertas, techo corredizo panorámico (fijo en parte trasera), tapicería de napa y audio Burmester (14.317 euros).

Déjanos tus Comentarios