Un hombre se queda atrapado 13 horas en su Cadillac por un fallo de la puerta eléctrica

atrapado 13 horas dentro de su coche

El Cadillac XLR del 2006 donde se quedó encerrado Peter Pyros.

La vida de Peter Pyros, un estadounidense de Cleveland de 75 años, ha estado plagada de contratiempos y retos. Al haber superado un cáncer, un derrame cerebral y nueve operaciones quirúrgicas se suma salir ileso de su propio coche, un Cadillac XLR de 2006 con apertura eléctrica de puertas, después de que este sistema fallara y se quedara atrapado sin poder recibir ayuda durante la friolera de 13 horas.

La odisea de Peter, narrada en el Washington Post, sucedió el pasado 31 de agosto, cuando se dirigió a su garaje para coger el coche y darse un paseo con él, aprovechando el buen tiempo. Pyros estaba solo en casa y no dijo a dónde iba, y se olvidó de coger su teléfono móvil. Abrió con normalidad la puerta, se metió en el vehículo, cerró y pulsó el botón de arranque, que no funcionó. A partir de ahí se desencadenó una agonía que a punto estuvo de costarle la vida.

A la desesperada

La puerta se había bloqueado y Pyros no encontró la forma de desbloquearla, tras numerosos intentos. Según avanzó la mañana, el calor aumentó y comenzó a sentirse mal, llegando a desmayarse. “Fue la experiencia más espeluznante de mi vida”, declaró. “Llegué incluso al punto de aceptar que no había solución, que iba a morir dentro de mi coche”.

Tanto es así que el hombre escribió en un papel una especie de epitafio, explicando las circunstancias de su fallecimiento, para quien lo encontrase no pensara que se había suicidado. Muchos pensaréis que podía haber roto la ventanilla con algún objeto o con su cuerpo, pero a él no le funcionó. Lo intentó con su puño y con las piernas pero no consiguió romperlas; tampoco contaba con ningún objeto contundente para reventarla y encontrar una salida.

Final feliz

Cadillac XLR gris

El hombre desconocía la existencia de una manija en el suelo del coche que desbloqueaba la puerta.

Agotado y desfallecido, Peter Pyros, asumió su destino y se calmó, no sin antes intentar hacer ruido a la desesperada para ver si algún vecino le oía. Surtió efecto. Casualmente, su vecino escuchó los ruidos y le envió un mensaje de texto a su móvil. Al no recibir respuesta, saltó la verja de la casa, creyendo que habían entrado ladrones y vio la puerta del garaje abierta.

Una vez distinguió a su vecino dentro del vehículo, llamó rápidamente al 911 y los bomberos se presentaron para liberar al septuagenario, encendiendo el motor desde fuera para desbloquear el sistema.

Desbloqueo de emergencia

Llave Cadillac XLR

Con el paso de los años, el sistema eléctrico del cierre de puertas se va deteriorando.

La historia, de la que se han hecho eco multitud de medios estadounidenses, obligó a General Motors, matriz de Cadillac, a emitir un comunicado explicando por qué falló el sistema de cierre eléctrico del XLR. “Los sistemas de apertura eléctricos pueden perder potencia con el paso de los años”, aseguraron. “No obstante, el fabricante siempre incorpora un sistema de desbloqueo en caso de que la puerta no se abra, cuyo funcionamiento está explicado en el manual de uso del vehículo”, añadieron.

En el caso del XLR, existe un mango de liberación de la puerta situado en el suelo del coche, al lado de los asientos. Preguntado por si sabía de la existencia de este sistema, Pyros afirmó que no lo conocía, aunque asegura que en esa situación, con mareos, desmayos y un calor asfixiante dentro del coche, no habría podido leer bien el manual de instrucciones. Afortunadamente, con o sin mango de desbloqueo, el hombre pudo salir a tiempo de su ataúd sobre ruedas.

Déjanos tus Comentarios