Alergia y conducción: 5 consejos a tener muy en cuenta al volante

Alergia y conducción: 5 consejos a tener muy en cuenta al volante

Inmersos en plena primavera, las alergias afloran, sobre todo las relacionadas con el polen, por lo que desde Norauto han decidido ofrecer las 5 claves que tienes que tener en cuenta dentro del binomio alergia y conducción.

Los síntomas nos los sabemos de memoria: picores en piel, ojos y garganta, congestión nasal, estornudos, lagrimeo e incluso posibles hinchazones, perturbaciones todas ellas muy molestas a la hora de ponerse al volante.

Por ello, la empresa de mantenimiento del automóvil ha establecido 5 pautas muy efectivas para combatir este tipo de dolencias tan incómodas, que pueden llegar a originar un accidente. ¿A quién no le ha pasado aquello de soportar varios estornudos mientras circula por la carretera? Durante ese tiempo, cerramos los ojos… y puede costarnos un disgusto.

Recomendaciones para la conducción durante los meses primaverales:

1) Lleva los cristales del vehículo cerrados. Haciendo esto, evitaremos que entre una buena cantidad de polen dentro del habitáculo.

2) Es muy importante tener los filtros que regulan la entrada de aire hacia el interior del coche en buen estado, ya que su cometido es retener la entrada de partículas de polvo y polen, muy perjudiciales para nuestra alergia.

3) Limpia el automóvil con asiduidad, puesto que en él se establecen ácaros y otro tipo de partículas que acrecientan la sintomatología de la alergia. Si puedes usar productos desinfectantes, mejor que mejor.

4) Evita conducir durante el ocaso y en el crepúsculo, también en zonas húmedas, puesto que en dichos momentos y lugares la concentración de polen es mayor. Además, se pueden encontrar fácilmente en internet páginas que informan sobre los niveles de esta sustancia procedente de las flores.

Si conduces, estos medicamentos dan positivo en un control antidroga

5) Por último, sería muy conveniente comprobar de forma periódica el sistema de climatización de nuestro vehículo. Así, se aconseja una revisión anual como mínimo y un mantenimiento cada dos años.

Déjanos tus Comentarios